Sociología política platónica

AutorMarco Ortiz Palanques
CargoDPhil Oxford. Profesor Titular en la Universidad de Los Andes. Mérida-Venezuela
Fecha de recepción: 17/2/2020
Fecha de aceptación: 25/4/2020
DIKAIOSYNE Nº 35
Universidad de Los Andes
Mérida Venezuela
Enero-Diciembre, 2020
ISSN 1316-7939
SOCIOLOGÍA POLÍTICA PLATÓNICA
Marco Ortiz Palanques*
Resumen
Este estudio evalúa la utilidad y pertinencia de la sociología política platónica,
sistematizando los conceptos teóricos subyacentes sobre el cambio político presen-
tes en el libro octavo de la República. Analizamos, primeramente, al estado como
idea desde el cual se clasifican las demás formas políticas. Continuamos con la
visión del hombre como un ser anímicamente dividido y sujeto a diferentes fuerzas.
Finalmente, estudiamos los elementos teóricos transformadores de los regímenes
vistos estos desde su forma eidética. Destacamos: la visión cíclico-vital, el cambio
interno y la contradicción. En la conclusión destacamos el valor del modelo teórico
racional y de ver los regímenes como procesos.
Palabras clave: Platón, sociología política, cambio político, estado.
* DPhil Oxford. Profesor Titular en la Universidad de Los Andes. Mérida-Venezuela.
120
Marco Ortiz Palanques
SOCIOLOGÍA POLÍTICA PLATÓNIC A
Revista Dikaiosyne Nº 35
PLATONIC POLITICAL SOCIOLOGY
Abstract
This essay assesses the usefulness and pertinence of Plato‟s political sociology,
systematizing the subjacent theoretical concepts about political change in the book
eight of the Republic. Firstly, we analyze the State as an idea able to measure the
other political forms. We continue with his portrait of man as a being with a divid-
ed soul and driven by different forces. Finally, from an eidetic standpoint, we study
the theoretical elements that bring about the political change. We underscore: the
idea of the cycle, the internal transformation and the contradiction. In the conclu-
sions we reflect on the value of the theoretical model and in the study of the politi-
cal regimens as processes.
Key words: Plato, political sociology, political change, State.
1. Por qué Platón
1.1. Primera observación
Si quisiera clarificar la idea central de este ensayo, comenzaría diciendo que,
como parte de un proyecto más amplio, deseo mostrar la correspondencia entre el
camino conducente al tirano platónico tal como es descrito en la República y
el tránsito padecido por la democracia latinoamericana luego de la llegada de líde-
res populistas (correspondencia seguramente también aplicable a algunos otros
conspicuos ejemplos actuales en otras partes del Mundo). Esta intención didáctica
121
Marco Ortiz Palanques
SOCIOLOGÍA POLÍTICA PLATÓNIC A
Revista Dikaiosyne Nº 35
está precedida por una labor hermenéutica que enfatiza primeramente cómo a la luz
de nuestra perspectiva científica las categorías analíticas platónicas pueden enten-
derse como válidas en lo relativo a la teoría; aun cuando la metodología planteada
no encaje completamente en los planes de la ciencia política contemporánea. Dis-
cutido el alcance hermenéutico, es posible avanzar un paso más hacia lo esencial.
Esto lo logro uniendo el potencial explicativo de la teoría platónica con las obser-
vaciones propias. La conclusión resultante es que, cumplido cabalmente el plan del
dirigente populista tirano en términos platónicos, sólo resta la extinción del
estado. Un presagio tal no pertenece a la panoplia de respuestas de los enfoques
actuales y, empíricamente, su dramatismo es atemperado por otras fuerzas, princi-
palmente la institucional.
Poniendo momentáneamente entre paréntesis las diferencias entre la democra-
cia griega y su versión actual, el líder populista representa el desafío central no sólo
para el alma de la democracia, sino para el sentido más profundo de organización
de la comunidad humana, independientemente de su forma. El éxito del populista
significa el fin de la idea de un poder orientado institucionalmente al logro de cier-
tos beneficios comunes, siendo reemplazado por la mera voluntad individual. Pla-
tón fue el primero que explicó claramente este desafío, que muchos entrevemos
pero que no queremos atender en nombre de la misma democracia a la cual hemos
deificado. En consecuencia, consideramos indulgentemente la tendencia populista
como un exceso pasajero de la democracia; confusamente suponemos que la suma
de las voluntades (cuando se expresa en clave mayoritaria) alcanza el más elevado
grado de humanidad, es signo del progreso y puede superar cualquier amenaza.
Ostensiblemente, Platón no adhirió estos últimos razonamientos. En lugar de pen-
sarla como el mejor régimen posible o uno alterno a los demás, la democracia, en
tanto que enfatiza el valor de la decisión individual sin tomar en cuenta su fuente,
en una suerte de identificación de cuerpo con ser, es ubicada como el penúltimo
desde la mejor forma humana de gobierno. El menosprecio aristócrata del filósofo,

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba