Sentencia nº 117 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Penal de 31 de Marzo de 2009

Fecha de Resolución31 de Marzo de 2009
EmisorSala de Casación Penal
PonenteEladio Ramón Aponte Aponte
ProcedimientoRadicación

Magistrado Ponente Doctor E.R.A.A.

De conformidad con lo establecido en el numeral 40 del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia y el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, corresponde a la Sala de Casación Penal, pronunciarse acerca de la solicitud de radicación de la causa seguida ante la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, en contra del ciudadano Sub-Teniente (GNB) T.J.G.H., con ocasión a los recursos de apelación interpuestos en contra de la sentencia dictada el 18 de marzo de 2008, por el Tribunal Primero de Primera Instancia en lo Penal en Función de Juicio del mismo Circuito Judicial Penal, que condenó al mencionado ciudadano por la comisión del delito de Homicidio Calificado perpetrado en la Comisión del delito de Robo Agravado, en grado de cómplice no necesario.

Tal requerimiento fue formulado el 29 de enero de 2009, por el ciudadano abogado A.M.R., Defensor Privado del ciudadano imputado.

El 3 de febrero de 2009, se dio cuenta en Sala del escrito de solicitud de radicación de juicio y, de conformidad con lo establecido en el artículo 20 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, se le asignó la ponencia al Magistrado Doctor E.R.A.A., quien con tal carácter suscribe el presente fallo.

El solicitante planteó su escrito, en los términos siguientes:

…Ahora bien ciudadanos magistrados desde que se dictó la sentencia definitiva en fecha 18 de marzo de 2008, hasta la presente fecha han transcurrido diez (10) meses, los cuales han transcurrido en una serie de excusas e inhibiciones por parte de los Jueces Titulares y Suplentes de la Corte de Apelaciones de la Circunscripción Judicial del Estado Bolívar, D.A. y Monagas, lo cual nos establece que se han agotado una serie de convocatorias a fin de constituir la Sala Accidental para conocer los presentes recursos de apelaciones, afectando severamente la aplicación de justicia expedita en la presente causa.

Todas estas aseveraciones expuestas a esta honorable sala, quedan demostradas con los anexos de diferentes copias certificadas que van a ser agregados al presente escrito de solicitud de radicación y que demuestran que en la presente etapa en la que se encuentra este proceso se ha producido una serie de dilaciones por parte de los jueces que han participado en la constitución de la Sala Accidental y que en estos momentos nos encontramos con un proceso paralizado y sin fecha cierta para poder realizarse la audiencia oral y pública donde se va a decidir sobre los recursos interpuestos por los diferentes actores del proceso y como lo establece diversidad de jurisprudencias los recursos deben resolverse en tiempos razonables para de esta forma garantizar una justicia expedita.

Igualmente en fecha 16 de octubre de 2008 fue presentada ante esta digna Sala una solicitud de radicación y que en fecha 9 de diciembre fue declarada sin lugar, invocando que no se había agotado la lista de suplentes temporales de la Región Oriental integrada por los Estados Bolívar, D.A. y Monagas, cuestión esta que queda evidenciada según oficio 012 de fecha 14 de enero de 2009 suscrita por la Presidente de la Corte de Apelaciones Accidental donde manifiesta que la causa se encuentra suspendida debido a que fue agotada las convocatorias de los suplentes de la Región Oriental y de igual forma esta sala en la decisión de fecha 09 (sic) de diciembre establece que puede replantearse nuevamente en caso de surgir nuevas circunstancias que así lo ameriten, situación esta que determina que realmente las circunstancias han sufrido un cambio al quedar agotada las convocatorias para constituir la Sala Accidental para conocer de los recursos de apelaciones respectivos.

Por último me permito solicitar a esta Sala de Casación Penal, sirva declarar la presente solicitud de radicación con lugar a los fines de que se pueda cumplir a cabalidad con un principio fundamental como lo es el debido proceso e igualmente se aplica una justicia expedita, ya que es bien conocido que una justicia tardía no es justicia y han transcurrido más de diez (10) meses sin poder hasta los momentos poder constituir una Sala Accidental que conozca el recurso de apelación y lo mas perjudicial estando mi representado detenido desde que se dictó la sentencia de primera instancia en la sede de los Patrulleros de Caroní en la Ciudad de Puerto Ordaz…

.

El 5 de marzo de 2009, se recibió en la Secretaría de la Sala, un oficio suscrito por la ciudadana abogada M.C.A., Juez Rectora y Presidente del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, mediante el cual remitió un informe pormenorizado sobre la causa, en el cual se desprende lo siguiente:

…En fecha 18/04/2008, se recibió en la Corte de Apelaciones (…) la causa (…) seguida al ciudadano G.H.T.J. (…) en ocasión a los recursos de apelación de autos(…).

En fecha 06/05/2008, se inhiben los Abogados F.Á.C. y G.Q.G., Jueces Superiores de la Corte de Apelaciones, de conformidad con la causal contenida en el artículo 86 ordinal 8° del Código Orgánico Procesal Penal.

En fecha 06/05/2008, mediante Auto se nombra a la Abog. M.C.A., Juez Presidente de la Sala Accidental, que conocerá de la presente causa.

En fecha 07/05/2008, la Sala Accidental de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, realiza la convocatoria al Primer Juez Suplente titular de esa alzada, Abog. A.J., asimismo al Abog. O.D.J., Juez Suplente Accidental de esta Corte de Apelaciones del Estado Bolívar, presentando este último excusas el día 09/05/2008, por estar incurso en la causal contenida en el artículo 86 ordinal 8° del Código Orgánico Procesal Penal.

En fecha 09/05/2008, la Sala Accidental de la Corte de Apelaciones procede a convocar al Abog. A.L.Q., en su condición de Juez Suplente Accidental de la misma, quien el día 14/05/2008, aceptó conocer de la causa supra indicada, asimismo en esta misma fecha el Abog. A.J., aceptó la convocatoria realizada en fecha 07/05/2008.

En fecha 20/05/2008, se dicta un auto solicitando nueva certificación de audiencias, en razón a que en la misma se evidenció un error en el conteo de los días hábiles e igualmente no consta los días de despacho y de no despacho, por lo que se remitió las piezas que conforman la indicada causa, para que se subsanara el error antes descrito.

En fecha 23/05/2008, se recibió los recaudos que conforman la causa (…) habiendo el mismo subsanado el error en la certificación de audiencias, en fecha 26/05/2008, mediante auto se ordenó notificar a las partes la constitución de la Sala Accidental que conocerá de la misma, siendo integrada por los Abogados M.C.A., A.L. y A.J., respectivamente.

En fecha 11/06/2008, se dicta un auto de admisión de recurso de apelación (…) quedando fijada la audiencia oral para el día 27/06/2008.

En fecha 27/06/2008, el Abogado A.L., se inhibe del conocimiento de la causa por cuanto revisando las actuaciones de la misma observó que la víctima indirecta en el presente caso es un ciudadano al cual atendió en distintas ocasiones cuando fungía como Juez Primero de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, Extensión Puerto Ordaz y él mismo en fecha 11/02/2008, interpuso denuncia en su contra por ante la Inspectoría General de Tribunales, en tal sentido fue diferida la supra indicada audiencia.

En fecha 30/06/2008, se declara con lugar la inhibición planteada por el Abogado A.L. (…).

En fecha 22/09/2008, fue convocada la Abog. Y.C. (…) a los fines que conozca de la presente causa.

En fecha 13/10/2008, la Abog. Y.C. presentó excusas para conocer de la causa en razón de estar incursa en la causal contenida en el artículo 86 ordinal 7°(sic) del Código Orgánico Procesal Penal.

En fecha 20/10/2008, se libró oficio a la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas, a los fines de solicitarle se sirva informar a la Abog. A.E. (…) para que conozca de la presente causa.

En fecha 22/11/08, la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas, informa que esa Presidencia no conoce a la profesional del derecho A.E., en consecuencia se le dificulta gestionar la convocatoria.

En fecha 03/11/2008, se libró oficio N° 234 dirigido al Presidente del Circuito Judicial Penal del Estado deltaA., a los fines de que practique la convocatoria a la Abog. A.E., toda vez de haber tenido conocimiento esta alzada, que la misma estaba adscrita a esa Circunscripción Judicial.

En fecha 12/11/2008, se recibió excusa de la Abog. A.E., la cual manifestó no conocer de la causa en razón que le habían sido acordadas las vacaciones correspondientes, las cuales no disfruta desde el año 2003.

En fecha 13/11/2008, se libró oficio N° 257 dirigido al Abog. Diosnardo Frontado, Juez Presidente del Circuito Judicial Penal del Estado D.A., a los fines de solicitarle la colaboración para que informe al Abog. A.D., en su condición de Juez accidental de la Región Oriental designado por la comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, que esta Corte de Apelaciones lo convoca para que conozca de la supra indicada causa.

En fecha 18/11/2008, se recibió excusas por parte del Abog. A.D., el cual manifestó que por cuanto se desempeñaba como Juez Único de Juicio del Estado D.A. y Presidente de la sala Accidental de la Corte de Apelaciones de ese Estado, no puede conocer de la causa en mención.

En fecha 18/11/2008, se ofició a la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas, a los fines de solicitarle la colaboración para que informe a la Abog. D.M., en su condición de Juez Accidental de la Región Oriental designado por la comisión judicial del Tribunal Supremo de Justicia, que ha sido convocada por la Corte de Apelaciones de este Circuito Judicial, para que conozca de la presente causa, la cual en fecha 25/11/2008, presentó excusas en razón a que presenta problemas de salud lo que le impide viajar con facilidad.

En fecha 25/11/2008, fue convocado a través de la presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas, el Abog. J.F., en cu condición de Juez accidental de la Región Oriental designado por la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, para que constituya la Sala Accidental adscrita a la Corte de Apelaciones de este Estado, para que se encargue de conocer a la supra indicada causa, presentando este sus excusas en razón de que se encuentra desempeñándose como Juez de Primera Instancia en Funciones de Ejecución en ese Circuito Judicial Penal, con sede en Maturín, teniendo un gran cúmulo de trabajo, en tal sentido se le hace imposible trasladarse con facilidad hasta esta Circunscripción Judicial.

En fecha 28/11/2008, se convocó a la profesional del derecho L.L.A., en su condición de Juez Accidental de la Región Oriental designado por la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, para que conformara la Sala Accidental para el conocimiento de la causa que se menciona, excusándose la misma en razón a que reside en el estado Monagas y aun cuando se encuentra activa en un Tribunal Penal de Primera Instancia, actualmente presentaba problemas personales que le impiden trasladarse con facilidad a esta Circunscripción Judicial.

En fecha 08/12/2008, se convocó mediante la Presidencia del Circuito Judicial Penal del estado Monagas, a la Abog. M.I.R., en su condición de Juez Accidental de la Región Oriental designado por la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, quien a su vez se excusó por cuanto se encontraba desempeñándose como Juez Temporal en la Corte de Apelaciones de ese estado.

En fecha 17/12/2008, se convocó mediante la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas, a la Abog. Y.P.J., en su condición de Juez Accidental de la Región Oriental designado por la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, quien a su vez se excusó por cuanto se encontraba desempeñándose como Juez Temporal en la Corte de Apelaciones de ese Estado.

En fecha 06/02/2009, la Corte de Apelaciones oficia a la Presidencia del Circuito Judicial Penal de este Estado, a los fines de solicitarle tramite lo conducente para que sea nombrado un Juez accidental para la constitución de la Sala Accidental que conozca de la causa supra indicada, en tal sentido esta Presidencia ofició a la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, solicitándole la designación de Juez Accidental…

.

Así mismo, se acompañó al referido informe, copia fotostática de todo lo expuesto.

EXÁMEN DE LA SOLICITUD

La Sala, una vez analizadas las actas que conforman la solicitud de radicación, hace las consideraciones siguientes:

El numeral 40 del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, le otorga a la Sala de Casación Penal la competencia para conocer de la presente solicitud, señalando lo siguiente:

… Conocer de las solicitudes de radicación de juicio y de conmutación de las penas…

.

Dentro de esta perspectiva, el Código Orgánico Procesal Penal en su artículo 63, establece los supuestos de procedencia de la solicitud de radicación, señalando lo siguiente:

…En los casos de delitos graves, cuya perpetración cause alarma, sensación o escándalo público, o cuando por recusación, inhibición o excusa de los jueces titulares y de sus suplentes y conjueces respectivos, el proceso se paralice indefinidamente, después de presentada la acusación por el fiscal, el Tribunal Supremo de Justicia, a solicitud de cualquiera de las partes, podrá ordenar, en auto razonado, que el juicio se radique en un Circuito Judicial Penal de otra Circunscripción Judicial que señalará. Dicha decisión deberá dictarla dentro de los diez días siguientes al recibo de la solicitud…

. (Resaltado de la Sala).

La Sala, pasa a decidir:

La radicación, debido a su naturaleza jurídica, instaura una excepción al principio de competencia territorial, establecida en el artículo 57 del Código Orgánico Procesal Penal. Debido a esta excepcionalidad deben cumplirse los supuestos establecidos en la citada ley, con la finalidad de mantener una sana y recta administración de justicia, que garantice a las partes la imparcialidad del Juzgador y el buen desenvolvimiento del juicio.

Ahora bien, en el planteamiento presentado por la defensa, y de la revisión del informe del estado actual de la causa, enviado por la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, se observa que desde el 18 de abril de 2008, la presente causa se encuentra paralizada por las innumerables inhibiciones de los jueces que han sido llamados a conocerla, agotándose de esta forma la lista de los jueces suplentes adscritos a los Circuitos Judiciales Penales de los Estados Bolívar, Monagas y D.A., creando esta situación una paralización indefinida de la causa, tal como lo establece el citado artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, lo que vulnera el derecho a una Tutela Judicial efectiva, en perjuicio de las partes involucradas en el proceso penal.

Al respecto, cabe citar el criterio fijado por la Sala Constitucional de este Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia N° 1329 del 20 de junio de 2002, que es del tenor siguiente:

“...resulta contrario al proceso y a los valores que lo rigen tales como la celeridad y la economía procesal, que un proceso dure (…) sumido en incidencias que impiden llegue a su fin y que tenga lugar la justicia efectiva. Tal situación es contraria a los artículo 26 y 257 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde se establece que el proceso constituye un instrumento fundamental para la realización de la justicia.

A juicio de esta Sala, es un hecho objetivo, sin necesidad de indagar si existía o no derecho correctamente aplicado, que durante 32 años ha existido un juicio que no ha podido ser resuelto por los jueces de una circunscripción judicial, lo que contraría como se dijo antes, los artículos 26 y 257 de la vigente Constitución.

Ante tal violación constatada de autos, y de la intervención de las partes en la audiencia, es necesario un correctivo, que permita la administración de justicia, y en tales circunstancias considera la Sala, que sin ser una violación al juez natural, procede la radicación de la causa con el fin de cumplir los postulados del artículo 26 constitucional que garantiza una justicia accesible, imparcial, autónoma, idónea, transparente y expedita, sin dilaciones indebidas.

Cuando por diversas causas los jueces de una circunscripción judicial no pueden manejar un proceso, como objetivamente ha ocurrido en este caso, y se infringen las garantías del artículo 26 constitucional, produciéndose una dilación judicial excesiva (…) que entre incidencias de diversas índole (…) hay que concluir que los jueces de la circunscripción en el caso concreto, no pueden administrar justicia, y en beneficio del estado de derecho y de justicia, establecido en el artículo 2 constitucional y de la tutela efectiva de los derechos de las personas, lo que involucra obtener con prontitud la decisión correspondiente (artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela) la institución de la radicación debe proceder, y así se declara.

...omissis...

La institución de la radicación, aparecía en el derogado Código de Enjuiciamiento Criminal, así como en el vigente Código Orgánico Procesal Penal (artículo 63).

Se trata de una institución ligada a que se cumplan varios postulados consagrados en el artículo 26 constitucional, tales como:

  1. La tutela judicial efectiva de los derechos, que hacen valer las personas ante los órganos jurisdiccionales;

  2. El derecho a obtener con prontitud la decisión correspondiente, es decir, el derecho de obtener una justicia expedita, sin dilaciones indebidas; y,

  3. La imparcialidad, idoneidad, transparencia e independencia del órgano que juzga.

Cuando es necesario que estos postulados se cumplan, la figura del juez natural que no podría cumplirlos, se debilita, y el legislador ha considerado que otro juez, que originalmente no era el competente, se convierta en juez natural, a fin de que se cumplan las garantías del artículo 26 constitucional.”

Asimismo, es oportuno reiterar el criterio expuesto por esta Sala en las Sentencias Nº 735 del 10 de octubre de 2001y Nº 36 del fecha 29 de enero de 2002, donde se señaló “…que la paralización indefinida de un juicio constituye una causal de radicación, ya que afecta el fin esencial de la justicia en cuanto a la marcha normal de todo proceso…”.

De igual forma, la Sala, en Sentencia N° 638 del 13 de noviembre de 2007, expuso, respecto a la dilación indebida, lo siguiente:

…Tal y como lo ha sostenido la Sala Constitucional, en sentencia N° 557 de fecha 06 de abril de 2004, la conducta de la autoridad judicial es importante a la hora de determinar la ocurrencia o no de la dilación indebida o retardo judicial, toda vez que ‘si se constata que hubo una duración anormal del proceso y que no existe una explicación que la justifique por parte del órgano jurisdiccional correspondiente, puede hablarse de una dilación indebida o retardo judicial’

(…)

El derecho a un proceso sin dilaciones indebidas no solo es un derecho a que se resuelva motivadamente, sino a que se resuelva en un tiempo razonable. De lo contrario, el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas se vería en buena medida desprovisto del contenido que le es propio, y no sería fácilmente reconocible, al quedar la existencia misma de la dilación indebida al destino de la actitud del órgano jurisdiccional, que debe actuar como medio reparador de las lesiones que padezcan los derechos fundamentales que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Código Orgánico Procesal Penal reconocen y garantizan.

El derecho a un proceso sin dilaciones indebidas supone para los órganos judiciales, no la sumisión al principio de celeridad, sino la exigencia de practicar los trámites del proceso en el más breve tiempo posible.

En virtud de las razones expuestas, esta Sala de Casación Penal, declara con lugar la solicitud de radicación, ante el evidente retardo procesal en la realización del juicio oral y público, lo cual sin duda afecta el derecho a la tutela judicial efectiva, con relación a la celeridad procesal, por lo que se exhorta al Juez de Juicio que ha de conocer de la presente causa, a efectuar en un lapso perentorio la Audiencia Oral y Pública…

.

Sobre las consideraciones anteriores, y por cuanto los argumentos que fundamentan la solicitud de radicación, constituyen motivos apreciables establecidos en el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, para radicar la causa penal fuera del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, la Sala de Casación Penal, con el propósito de resguardar la seguridad de todas las partes involucradas en el presente proceso, así como garantizar el derecho a acceder a los órganos jurisdiccionales, de forma expedita, equitativa y con respeto a las garantías constitucionales y legales inherentes al proceso penal; en atención a lo consagrado en los artículos 26 y 257 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, considera procedente declarar CON LUGAR la radicación de la causa seguida al ciudadano T.J.G.H.; y ordena la radicación del mismo en el Circuito Judicial Penal del Estado Monagas. Así se decide.

DECISIÓN

Por los razonamientos antes expuestos, el Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA CON LUGAR la solicitud de radicación interpuesta por la defensa del ciudadano T.J.G.H., y se ordena su radicación al Circuito Judicial Penal del Estado Monagas.

Ordena a la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, remitir el expediente al Circuito Judicial Penal del Estado donde se radicó la presente causa, a los fines de que la Corte de Apelaciones del mismo, conozca de los recursos de apelación interpuestos.

Publíquese, regístrese. Ofíciese lo conducente.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas, a los 31 días del mes de marzo de dos mil nueve. Años 198° de la Independencia y 150° de la Federación.

El Magistrado Presidente,

E.R.A.A. Ponente

La Magistrada Vicepresidente,

D.N.B.

Los Magistrados,

B.R.M. de LEÓN

H.C.F.

MIRIAM MORANDY MIJARES

La Secretaria,

G.H.G.E.. Nº AA30- P-2009-000034

ERAA/

La Magistrada Doctora D.N.B., no firmó por motivo justificado.

VOTO SALVADO

Quien suscribe, MIRIAM MORANDY MIJARES, Magistrada de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, manifiesta su inconformidad en relación con la decisión tomada por mis honorables colegas, sobre la base de los fundamentos que a continuación expongo:

La sentencia aprobada por la mayoría de esta Sala, bajo ponencia del Magistrado E.R.A.A., radicó la causa al Estado Monagas, porque a su juicio se verificó la causal de radicación concerniente a la paralización indefinida del proceso por motivo de recusación, inhibición o excusa de los jueces titulares y de sus suplentes y conjueces respectivos, siendo que en criterio de esta disidente y con mucho respeto, se cometió un error en la decisión “supra”, cuando afirmó la Sala Penal en su fallo, que se había agotado la lista de los jueces suplentes “…creando esta situación una paralización indefinida…”. Con esta afirmación, obvió la Sala considerar y evaluar las solicitudes que hiciera la Doctora M.C.A. (actuando como Presidenta de la Corte de Apelaciones y Presidenta del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar) a la Presidencia del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar y a la Presidencia y demás Miembros de la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, de fechas 14 de enero y 6 de febrero de 2009 respectivamente (ambas constan en el expediente) en las que requiere:

…en virtud de haberse agotado la lista de Jueces Suplentes designados por la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, remitida a este Tribunal de Alzada bajo oficio N° CJ-08-1826, de fecha 01/08/2.008, para cubrir las faltas temporales de los Jueces o Juezas, con motivo de permisos, reposos, vacaciones, inhibiciones y recusaciones a los profesionales del derecho, para la Región Oriental, la cual está constituida por los Estados Bolívar, D.A. y Monagas; razón por la cual acudo ante usted, con el objeto de solicitarle gestione lo conducente a los fines de que se nombren nuevos Jueces Suplentes para conocer del presente asunto, con el fin de dar cumplimiento al debido proceso y en aras de la aplicación de una Justicia expedita…

. (Subrayado de quien disiente).

Con el fallo que declara con lugar la radicación, no se dio oportunidad a la Comisión Judicial de responder a la solicitud hecha y nombrar nuevos jueces suplentes o nombrar un juez accidental para la efectiva constitución de la Sala Accidental de la Corte de Apelaciones que conociera de la causa. Por el contrario, se dio por demostrada (por la misma Sala Penal) la paralización indefinida del proceso.

Es sabido que, la radicación nace de una excepción al principio del “forum delicti comissi” y que la misma ocasiona inconvenientes para las partes. Dificultades que implican gastos, retrasos, angustias personales con el traslado a una ciudad diferente, etc. Bien dice la sentencia: “…la radicación, debido a su naturaleza jurídica, instaura una excepción al principio de competencia territorial…Debido a esta excepcionalidad deben cumplirse los supuestos establecidos en la citada ley, con la finalidad de mantener una sana y recta administración de justicia…”. Por ello, debe ser tratada con el rigor que amerita.

Como corolario de lo expuesto, salvo mi voto en la decisión tomada, ya que considero que no satisfizo la finalidad de la radicación, al no haber un estudio reflexivo del expediente.

Quedan expuestas las razones de mi voto salvado. Fecha “ut supra”.

El Magistrado Presidente,

ELADIO APONTE APONTE

(Ponente)

La Magistrada Vicepresidenta,

D.N.B.

El Magistrado,

H.C.F.

La Magistrada,

B.R.M. DE LEÓN

La Magistrada,

MIRIAM MORANDY MIJARES

(Disidente)

La Secretaria,

G.H.G.

09-034 MMM/VS

La Magistrada Doctora D.N.B., no firmó por motivo justificado.