Tecnociencia, vigilancia y sistema penal: la superacion de paradigmas y las nuevas perspectivas bajo el punto de vista tecnologico.

Autor:Hauck, Jo
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen

El texto aborda el avance de la tecno-ciencia y sus consecuentes patologías sociales, sobretodo la intensa vigilancia (ira)puesta por las modernas tecnologías. La intención es demostrar que la actual realidad científica, que guía los fenómenos del mundo contemporáneo, no condice con el arcaico sistema de justicia penal. Al final, se tejen algunos comentarios sobre el control electrónico de infractores una vez que esta tecnología ha sido vislumbrada como una herramienta hábil a contribuir para la "caída de los muros" que dividen los apenados y la sociedad.

Palabras clave: tecno-ciencia, vigilancia, control electrónico.

Abstract

This article considers the advances in techno-science and its accompanying social pathologies, notably the intense scrutiny (surveillance) used or imposed by modern technologies. The objective is to show that current scientific reality, which guides contemporary affairs in the world, does not sit well with the outmoded criminal justice system. The conclusion offers some comments on the electronic control of offenders, given that this technology has been seen as a useful tool for "breaking down the wall" that separates criminals and society.

Key words: techno-science, surveillance, electronic control.

Résumé

Ce texte aborde les avances de la techno-science et les pathologies sociales qui en dérivent, notamment la vigilance extrême (im)posée par les technologies modernes. L'intention est de démontrer que la réalité scientifique actuelle, qui guide les phénomènes du monde contemporain, ne coïncide pas avec le système de justice pénal archaïque. Dans la partie finale, nous tissons quelques commentaires à propos du contrôle électronique exercé sur les infracteurs, dès lors que cette technologie a été ciblée comme un outil idéal qui peut contribuer à > qui séparent les condamnés du reste de la société.

Mots clefs: techno-science, vigilance, contrôle électronique.

Resumo

O texto aborda o avance da tecnociência e suas conseqüentes patologias sociais, sobretudo a intensa vigilancia (im)posta pelas modernas tecnologias. A intenção é demonstrar que a atual realidade científica, que guia os fenômenos do mundo contemporâneo, não condiz com o arcaico sistema de justiça penal. No fim, se tecem alguns comentários sobre o controle eletrônico de infratores, uma vez que esta tecnologia tem sido vislumbrada como uma ferramenta hábil na contribuição para a "queda dos muros" que dividem os penados e a sociedade.

Palavras chave: tecnociência, vigilancia, controle eletrônico.

Techno-science, vigilance et système Pénal: Le renversement de paradigmes depuis la perspective technologique.

Tecno-science, surveillance and the criminal justice system: overcoming paradigms from the technological perspective.

Tecnociência, vigilancia e sistema penal: a superação de paradigmas e as novas perspectivas sob o viés tecnológico.

Introducción *.

La alta proporción de la violencia instiga la producción demagógica de medidas paliativas que simplemente retratan una furia perseguidora del Estado. No reflejan una política criminal, y si una hipocresía criminal, una visión deturpada y restringida a una lectura reduccionista del problema de la criminalidad y de la seguridad pública. Eso representa la negligencia legislativa frente a la responsabilidad social atribuida al sistema normativo, con el objetivo de una actuación condicionada siempre en pro de la sociedad. En este aspecto, es pertinente la observación de Gauer, en el sentido de que el objetivo de cohibir la violencia no ha sido alcanzado por la legislación moderna, ya que la "lengua general de la ley parece no hacer eco en la violencia de la sociedad contemporánea" (1).

Efectivamente, el derecho penal deja de ser usado como ultima ratio y se transforma en un instrumento estatal para imponer el miedo de la transgresión en la sociedad. El Estado con toda la violencia que le es inherente, (ab)usa del "monopolio de la violencia física legítima" (2) como forma de aliviar los clamores sociales generados por la fuerte sensación de inseguridad. "Naturalmente que la violencia no es ni el medio normal, ni el único medio del que el Estado se sirve, pero es realmente su medio específico" (3). En este aspecto, se percibe que el ejercicio de la violencia estatal no es apenas privilegio de las agencias de control, pero tienen su origen en la propia legiferación a través de la institucionalización de una especie de tenor legislativo. La idea de que el criminal siente algún temor proveniente del texto legal--sea este en la forma de tipo o de quantum de la pena--produce un contexto social de neo criminalización en el que se asientan dos fenotípicos fenómenos expansivos: el llamado "derecho penal simbólico" (4) y el "resurgir del punitivismo".

Wacquant (5) apunta hacia la "implantación de una política de criminalización de la miseria" (6). De esta forma, d Estado al encarcelar a los miserables, no reacciona a la violencia con políticas criminales, pero si con una medida que busca auxiliar en la estabilización de problemas sociales. Recuerda Bauman que "en las actuales circunstancias, el confinamiento es antes una alternativa al empleo, una forma de utilizar o neutralizar una parte considerable de la población que no es necesaria para la producción, y para la cual no hay trabajo 'al cual reintegrarse'" (7).

Sucede que la evolución paradigmática causada por el avance de la tecnociencia, rompió con algunas estructuras impuestas por el sistema penal, y como consecuencia del progreso tecnológico, va al encuentro de una necesaria revisión del sistema bajo el enfoque de esas rupturas. Al abstraerse el delito del enfoque dogmatico de la ciencia penal proyectándolo en el campo de la transdisciplinariedad, se toma fácilmente perceptible que el Estado-Represor no es la herramienta mas adecuada, tampoco la más eficaz en el combate a toda y cualquier forma de delincuencia, pero que políticas de inclusión social serían mucho más útiles y eficientes en esa función.

Bajo esta perspectiva, (re)pensar la (re)estructuración de políticas de seguridad publica y justicia criminal debe necesariamente (si se quiere obtener eficacia) pasar por una (re)actualización de las "formulas" de contención de la violencia. Esa "nuestra moderna tendencia a pensar en la 'imposición de la ley' como sinónimo del' control del delito' revela hasta qué punto nos hemos acostumbrado a pensar en el Estado como el mecanismo fundamental para enfrentar el delito" (8).

El análisis del avance tecnológico ofrece un nuevo enfoque que podrá contribuir para la desmitificación de esta premisa y la consecuente ruptura con este paradigma. En las palabras de Boaventura: "tal como Descartes (...) ejerció la duda en vez de sufrirla, nosotros (...) debemos ejercer la inseguridad en vez de sufrirla" (9). El aumento de la criminalidad y la política criminal del conjunto de medidas de emergencia, sumados a una serie de otros factores, propician la generalización de un populismo punitivo que resucita el carácter aflictivo de la pena, identificándola únicamente con la cárcel y despreciando cualquier otra modalidad punitiva que pueda ser implantada en el sistema penal. Con el avance de la tecnociencia y la tecnologización del derecho penal, la penalización debe ser estudiada bajo un nuevo prisma--el advenimiento del monitoreo electrónico de infractores permite el re-examen de la materia, a través del cual, podrán alcanzarse nuevas respuestas para antiguas preguntas.

De este modo, es fundamental para las ciencias jurídicas observar los fenómenos del mundo contemporáneo bajo la visión de la actual concepción científica y estar atenta a las constantes transmutaciones provenientes de la tecnología. Es esencial desvincular la visión jurídica de los antiguos paradigmas de la ciencia -- rotos y superados por la tecnología contemporánea. Frente al gran salto científico y al avance tecnológico de los últimos tiempos, el mundo se ha transformado radicalmente, la vida ya no es más como antes y el binomio tiempo/velocidad ganó una importancia incalculable.Virilio llama la atención para el hecho de que "no existe más 'revolución industrial', y si, 'revolución dromocrática', no hay más democracia y si dromocracia, no hay más estrategia y si dromologia (10)" (11). Al meditar sobre nuevas estrategias provenientes de la violencia de la velocidad "Velocidad y Política", 1977, Virilio incluye una cita del general Fuller: "Cuando los combatientes se lanzaban dardos, la velocidad inicial de tales armas era tal, que se podía prever su trayectoria y evitar sus efectos con la ayuda del escudo, pero cuando el dardo fue sustituido por la bala, la velocidad era tan grande que esquivar el golpe se volvió imposible" ... (prosigue Virilio); "imposible por el esquivo del cuerpo, pero posible por la retirada más allá del alcance del arma, posible también gracias al abrigo de tierra, además de aquel proporcionado por el escudo, es decir, posible por el espacio y por la materia" (12). Aún nos queda por indagar, frente a la actual e indiscutible prominencia tecnológica, si hoy ¿hay espacio o materia capaz de protegemos de las modernas tecnologías de vigilancia? Si aún ¿es posible un "puerto seguro" más allá del alcance tecnológico?

Cada vez más, el creciente índice de violencia demanda más protección, y la tecnología proporciona nuevos mecanismos de seguridad: cámaras de vigilancia, escuchas ambientales y telefónicos, identificadores de voz, lectores faciales, lectores de impresiones papilares, lectores de iris, detectores de metal etc. En la esfera de la investigación criminal, se destacan las pericias técnicas de imagen y sonido, exámenes químicos y sobre todo, el examen de DNA. En el ámbito de la seguridad y del sistema penal, se desmoronan antiguas estructuras y nacen nuevos paradigmas de seguridad, sin embargo la legislación penal no acompaña la velocidad de los cambios y el derecho penal parece quedarse estancado ante el progreso tecnológico. Es indiscutible que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA