Tendencias irreversibles

 
EXTRACTO GRATUITO

Las deplorables declaraciones de Insulza sobre la democracia en Venezuela obligan a la reflexión sobre la sociedad internacional, su evolución y su incidencia en las relaciones internacionales y en la formación del Derecho Internacional, es decir, las normas y principios que regulan las relaciones entre los sujetos y actores que se desenvuelven en este ámbito. El mundo se transforma en el contexto de una globalización aún indeterminada, al mismo tiempo que el pensamiento y la interpretación de los valores fundamentales que rigen las sociedades; lo que ha dado paso al fortalecimiento y al desarrollo de normativas específicas que protegen las cuestiones de interés común, entre ellas, claro está, las relativas a los derechos humanos. Todos esos cambios inciden en la formación de nuevos conceptos y en la reformulación de otros, hasta ahora absolutos, que respondían a realidades superadas, como la soberanía, elemento intrínseco del concepto de Estado y de su independencia. Viejos conceptos de origen y consideración exclusivamente internos se extraen hoy de las jurisdicciones nacionales. La democracia, incuestionable derecho humano, individual y de los pueblos, único espacio que permite el disfrute pleno de tales derechos, ya no es una cuestión que interesa exclusivamente a las colectividades nacionales, sino que se ubica en el ámbito de competencias de la, a veces, incomprendida comunidad internacional. La soberanía y la injerencia en los asuntos internos del Estado son nociones que están íntimamente relacionadas entre sí, y ellas con el concepto de derechos humanos y de democracia. El pensamiento latinoamericano ha avanzado y la región ha innovado, al definir y regular la democracia como un derecho de los pueblos. La Carta Democrática Interamericana confirma ese avance, a pesar de las posturas inconvenientes y mal intencionadas de gobiernos y de autoridades regionales, como Insulza, quienes esbozan tesis que contradicen las tendencias en curso. Definir la democracia no es fácil. Su origen, con base en elecciones libres, transparentes y honestas; el desempeño de los gobiernos; la independencia de los poderes; el respeto por las libertades y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA