Decisión de Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Transito Los Teques de Miranda, de 26 de Mayo de 2003

Fecha de Resolución:26 de Mayo de 2003
Emisor:Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Transito Los Teques
Número de Expediente:22.035
Ponente:Humberto José Angrisano Silva
Procedimiento:Perención De Instancia

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

EN SU NOMBRE

JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRANSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO MIRANDA

193° y 144°

En el presente juicio de RESOLUCIÓN DE CONTRATO seguido por TRANSPORTE E INVERSIONES J. R. 5000 C.A., sociedad mercantil inscrita ante el Registro Mercantil de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, bajo el Nº 9, tomo 115-A Qto de fecha 10 de mayo de 1.997, por medio de su apoderado judicial M.L.D., inscrito en el inpreabogado bajo el Nº 32.620, relativo al contrato de venta de dos mil (2000), metros cúbicos de arena procesada, celebrado con la Sociedad Mercantil ARENERA Y SUS DERIVADOS PECINA C.A. En fecha 01/03/99, la presente acción es admitida, y habiéndose practicado diversas diligencias tendientes a verificar la citación de la demandada sin haberse logrado en forma personal, el juicio llega hasta la designación del defensor judicial a l demandada, cargo que recayó en el abogado A.L..

En fecha 30/04/03 el suscrito se avocó al conocimiento de la causa.-

El tribunal para decidir OBSERVA:

El Código de Procedimiento Civil, utiliza el término instancia en dos sentidos diferentes, uno, como solicitud, petición o impulso, cuando alguna disposición exige que el Juez proceda a instancia de parte, y dos, como proceso judicial de conocimiento, desde que se inicia con la demanda, hasta la sentencia definitiva de fondo. “…La regla general en materia de perención, expresa que el sólo transcurso del tiempo, sin que las partes hubieren realizado actuaciones que demuestren su propósito de mantener el necesario impulso procesal, origina la perención y se verifica de derecho y puede declararse de oficio, como lo prevé el artículo 269 del Código de Procedimiento Civil…”.

El artículo 267 del Código de Procedimiento Civil establece:

Toda instancia se extingue por el transcurso de un año sin haberse ejecutado ningún acto de procedimiento por las partes. La inactividad del Juez después de vista la causa, no producirá la perención... También se extingue la instancia: 1ª) Cuando transcurridos treinta días a contar desde la fecha de admisión de la demanda, el demandante no hubiese cumplido con las obligaciones que le impone la ley para que sea practicada la citación del demandado..

y el artículo 269 eiusdem dispone:

La perención se verifica de derecho y no es renunciable por las partes. Puede declararse de oficio por el Tribunal...

.

En las disposiciones antes transcrita, el término instancia es utilizado como impulso, el proceso se inicia a impulso de parte, y éste perime en los supuestos de la disposición legal, provocando su extinción. La perención es un acontecimiento que se produce por la falta de impulso procesal por más de un año, por treinta (30) días (ordinal 1º)... y la norma que la regula ha sido considerada como cuestión de orden público, es un modo de extinguir el procedimiento producida por la inactividad de las partes en un juicio, presumiendo el Juzgador que si las partes observaren la paralización, deben, para evitar la perención, solicitar oportunamente al órgano Jurisdiccional su activación, puesto que el Estado, por ser garante del proceso, está en la necesidad de evitar que éstos se prolonguen indefinidamente, manteniendo en intranquilidad y zozobra a las partes y en estado de incertidumbres los derechos privados. Teniendo en fundamento que corresponde a las partes dar impulso al juicio y la falta de éste podría considerarse un tácito abandono de la causa, es menester señalar que la pendencia indefinida de los procesos conlleva el riesgo de romper con el principio procesal de la seguridad jurídica.

De acuerdo con el principio contenido en el artículo 11 del Código de Procedimiento Civil, y reiterado por la necesidad del impulso de parte para la resolución de la controversia por el tribunal de la causa, el de alzada o por la Sala de Casación Civil, al no poner en movimiento la actividad del tribunal mediante la pertinente actuación de la parte, se extingue el impulso dado, poniéndose así fin al proceso.

En tal sentido, siendo la perención operable de pleno derecho, es decir, ope legis al vencimiento del plazo de un año, treinta días o seis meses de inactividad y no desde el día en que es declarada por el juez, ya que esta declaratoria no tiene efectos constitutivos, sino declarativos, al verificar el juzgador en las actas procesales las circunstancias que determinan la procedencia de la perención, la debe declarar de oficio, pues es una figura de orden público. Debe determinarse en el presente pronunciamiento que el día 24/10/01, se admitió la presente acción, y desde esa fecha la parte actora no ha efectuado acto de procedimiento alguno para interrumpir el lapso de perención. En consecuencia considera este juzgador que en el presente caso ha operado la perención de la instancia, por inactividad de la parte actora, toda vez que conforme a lo establecido en el artículo 269 del Código de Procedimiento Civil, la perención se verifica derecho y no es renunciable por las partes, y el tribunal puede declararla de oficio. No obstante a ello, una vez firme la sentencia que declara la perención de la instancia, la parte puede proponer su demanda nuevamente transcurridos como sean 90 días continuos.

Por los razonamientos antes expuestos, este Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara, LA PERENCIÓN DE LA INSTANCIA, en el presente juicio, de conformidad con el artículo 267 del Código de Procedimiento Civil.-

No hay condenatoria en costas, debido a la naturaleza de la presente decisión.-

Publíquese y regístrese.-

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despachos del Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda. Los Teques, veintiséis (26) de mayo de dos mil tres (2003).- Años 192º y 143º Independencia y Federación.-

EL JUEZ

HUMBERTO J. ANGRISANO SILVA

LA SECRETARIA

ISABEL CRISTINA BLANCO CARMONA

HAS/icbc/mbr.-

EXP Nº 22035