Venezuela es la oveja negra en educación media en América Latina

 
EXTRACTO GRATUITO

Juan Maragall es hombre de escuela no solo porque no puede vivir sin el ruido de los ni ños, dice, sino porque además tiene un diagnóstico claro de sus problemas. Tratar de alejar a los escolares del estado Miranda de la pobreza, a punta de educación, fue su propósito y también su logro al frente de la Secretaría de Educación de esa entidad federal, en la que el 11 de noviembre cumpliría nueve años. Seguir incrementando el conocimiento será su reto, añade al referirse al gobernador Héctor Rodríguez, que el viernes, al recibir formalmente el cargo, no había designado aún al sucesor. Él fue ministro del área y aunque solo hizo la consulta nacional en 2014, tiene claro lo que hay qué hacer. La educación está en emergencia.--¿Cuál es el mayor atraso del sistema educativo actualmente? --Esa pregunta tiene dos respuestas: hay un severísimo problema de rendimiento y también de exclusión escolar adolescente. Cuando en 2010 aplicamos las pruebas internacionales Pisa en Miranda, para evaluar a los muchachos de 15 años, 80% tenía niveles no aceptables en matemáticas, y el promedio en el mundo es de 12%. Eso es un aspecto muy crítico porque si no tienes pensamiento matemático, no puedes tener pensamiento científico ni lógico, y tienes muchísimas limitaciones personales y profesionales. El mayor problema está en la transición de sexto grado al bachillerato. Un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo en América Latina muestra los porcentajes de quienes terminan primaria entre 12 años y 14 años, la edad adecuada, y quienes concluyen secundaria entre 17 años y 19 años. Venezuela, aunque tiene 90% de promedio razonable de primaria, bastante por encima de la media latinoamericana, posee apenas 28% de promedio de quienes aprueban bachillerato entre 17, 18 y 19 años; es decir, bastante por debajo de la media aceptable en la región.-¿Dónde están esos muchachos? --En la calle. El problema social más serio en este momento es el adolescente en la calle. Hay entre 800.000 y 1.000.000 de muchachos, de 12 a 17 años, excluidos de la educación. El estadio universitario, que tiene capacidad para 40.000 personas, puede llenarse 20 veces con jóvenes que no están estudiando. Es esa la Venezuela del futuro. La oferta que el gobierno les ha hecho es moto, pistola y misión, cuando debería ser empleo, capacitación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA