Verdugos camuflados

 
EXTRACTO GRATUITO

Quedan pocos de los periodistas que ejercieron el oficio durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y son los que entonces eran muchachos, como es el caso de Omar Pérez, que sigue siendo un muchacho y gran amigo. Su memoria es prodigiosa, su pluma muy fina y sus anécdotas innumerables, muchas son graciosas, otras verdaderos dramas. Conocido como el Compañerito en el gremio, fue presidente del CNP, pero ha ejercido todas las posibilidades del periodismo, de reportero a jefe; ahora es defensor del lector.Es el autor de la biografía del contralmirante Wolfgang Larrazábal y la de Jóvito Villalba, publicadas en la colección que ideó y dirigió Simón Alberto Consalvi. Nacido en Duaca, estado Lara, comenzó a militar en el partido AD desde adolescente y cuando la dictadura lo ilegalizó y perseguía a sus miembros, los torturaba y asesinaba siguió siendo un activista de la democracia. Para eludir el lápiz rojo de los censores bajo el mando de Vitelio Reyes escribía entre líneas, como lo hacía Ramón J.Velásquez hasta que lo recluyeron en la cárcel de Ciudad Bolívar. No sé qué es escribir entre líneas. Nunca lo he hecho. Todo mi ejercicio profesional ha sido en democracia, aunque no ha sido un lecho de rosas: los cuerpos de seguridad, civiles y militares, no permanecieron con los brazos cruzados. La anécdota de los expedientes es un bache menor, pero con todo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA