Más vivos que nunca, escape en cuatro ruedas a la plenitud

El retiro, esa palabra tenebrosa para muchos.La vida activa, tan ajetreada, pero apasio nante, cuando pasa a formar parte del pasado se recuerda con añoranza. En cualquier hogar donde los abuelos conviven con su descendencia más joven, esta suele escuchar con placer esos momentos gloriosos de la juventud.Esta es parte de la premisa de Más vivos que nunca , película venezolana de Alfredo J. Anzola que se estrenará el viernes. Con guion de Laura Romero, el largometraje se inicia relatando la vida de un grupo de personas de la tercera edad que conviven en un asilo. Rigurosas son las normas que hacen el día a día cada vez más tedioso. No se puede fumar, ni beber ni comer dulces. Pero eso no importa, los más arriesgados tienen su mercado negro que complace vicios y placeres, ese que quita el mal sabor de boca de tantas pastillas y avena por montón.Los domingos son días tris tes. Se supone que es el momento de las visitas, pero muchos se quedan esperando. A pesar de los reveses emocionales, de las penas y los achaques físicos, cada quien encuentra cómo llevar mejor la indiferencia, y hasta el yugo de las normativas del lugar.Paloma Rosario Prieto es la más bonachona. En su mesa reposan las fotografías de sus años como cantante, los viajes y las presentaciones de ensueño. Sus compañeros no se resisten a su encanto y ocurrencias. Es la que tiene la carterita con el licor, las llaves de la gaveta con las galletas y la que encaleta los cigarrillos.Herminia Haydee Favero la decide mudarse al sitio. No resiste más vivir con su hijo atento con ella y quien rechaza esa decisión pues se siente como una intrusa en la intimidad de un matrimonio con hijos.En el hogar también con viven Ángela María Cristina Lozada, el profesor Pedro Durán, Ovidio Gonzalo Chile Veloz y don Lorenzo Eduardo Gadea.Muchos son abandonados por sus familiares. Otros, con mucho dinero, deciden dejar el hogar porque la casona familiar les queda grande. Los hijos se han independizado y hay mucho espacio para atender. La cotidianidad entonces se interrumpe cuando este grupo de amigos decide cumplir uno de los deseos de sus integrantes.Comienza una aventura en carretera en la que buscan recuperar el control de sus vidas.Más vivos que nunca es el pri mer guion para un largometraje de Laura Romero, quien siempre pensó en Anzola para que se hiciera cargo de la dirección. Con él trabajé en otros proyectos en labores de montaje y edición. Me dijo que lo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba