Reinventando espacios: Ruta de Autor / Trazos de la Ciudad Universitaria

 
EXTRACTO GRATUITO

Recorrer un sitio hermoso u horrible por vez primera es, a veces, una experiencia que nos marca, que tiene consecuencias precisas ecos, resonancias en nuestras vidas. Esa experiencia de lo que se abre de repente ante nuestros ojos cual flor salvaje, recóndita, rara es uno de los impulsos más frecuentes del viaje. Buscamos, en el viaje, repetir la fuerza de esa experiencia perpetuamente fundacional, hacerla siempre honda, viva, primera. Otra historia es la de volver a los lugares en los que ya hemos estado. Como releer un libro: esa vuelta, ese reencuentro, puede ser más decisivo todavía: abrirnos otra dimensión de la mirada, hacernos otros. ¿No es la relectura la verdadera lectura? Pero a fuerza de repetir re gresos, algunos lugares van perdiendo su fuerza, su color.Lo que se nos hace cotidiano, lo que se nos vuelve mero día a día, puede de repente inyectarse de plomo y tedio, hacerse gris. De tanto mirar algo, de tanto recorrer un sitio, ocurre, a veces, que ya no sabemos o podemos mirarlo y recorrerlo más. Sus maravillas primeras se disuelven ante nuestros ojos y el lugar deviene un espacio de la nada, una suerte de no espacio. Devenimos, en algunos casos, completamente ciegos y sordos a su hechizo posible. No repetimos la emoción el sentimiento de lo sublime natural, por ejemplo, al mirar el Ávila, simplemente porque lo vemos cada día; esto es: ya no lo vemos. Lástima grande, tal ceguera progresiva.Ruta de Autor, me parece, se ha venido planteando como una sólida iniciativa contra ese antipático metal de la costumbre. Es una experiencia que nos ayuda a volver a mirar, a volver a recorrer un lugar, acaso como por vez primera. Y que confía la tarea y el poder de ese regreso a la experiencia fresca de la mirada de otro, la mirada de un autor . Entiendo que este hermoso proyecto le ha seguido la pista a ciertos clásicos y a sus miradas: hay una ruta, por ejemplo, de Canaima, que busca hacer mirar al viajante desde el ojo de la ya clásica novela homónima de Rómulo Gallegos: es sólo un punto para redescubrir más de un mágico paisaje acaso olvidado. Creo que hay iniciativas parecidas relacionadas con muchos otros lugares: la isla de Margarita, ciertos barrios madrileños, algunos recovecos de la Cataluña profunda. Pero estas breves notas se quieren referir a la reciente experiencia local y caraqueña de Ruta de Autor: Trazos de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA