La crisis dificulta el ejercicio profesional

Marisela Bello, ingeniera civil egresada de la Universidad Central de Venezuela, posee una dilatada experiencia: desde 1987 trabaja en el libre ejercicio de la profesión y con empresas privadas de la construcción. Sin embargo, en el último año la situación se ha puesto muy dura, dijo.Bello, de 55 años de edad y con una hija de 24 años a punto de terminar Ingeniería Industrial en la Universidad Católica Andrés Bello, ha desempeñado todas las funciones en obras de construcción civil: ingeniera residente, contratista, inspectora, supervisora y asesora. Nunca ha laborado para el Estado, pero sí indirectamente a través de contratistas privadas.Trabajo por proyecto, pero la crisis dificulta el ejercicio profesional. El primer obstáculo es lograr presupuestos con márgenes adecuados de costo-beneficio porque los materiales, si los consigues, suben semanalmente de precio y debes ajustar nuevamente el presupuesto, lo que no es fácil explicar al cliente, contó.La profesional señaló que hay escasez crónica de cemento y cabilla, pero también enfrenta dificultades para encontrar yeso, pego, baldosas e incluso pintura. En una obra de reparación de un canal que me encargó el condominio de un edificio, el paso por la caminería estuvo restringido mes y medio porque no se conseguían ladrillos caico, dijo.Por atrasos como este, expli có: Recibes más tarde el pago de los clientes con el costo de la obra basado en el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba