Algunos apuntes para la historia de la teoria de la interpretación de los contratos en el civil law

AutorEmilio J. Urbina Mendoza
CargoProfesor de Filosofia del Derecho de la Universidad Católica del Táchira
Páginas81-97
8/-9
8
A
ceptado
:
1
9-0
9
-2005
/
SS
N.
·
/8
56
-
0/
2
/
R
eci
b
ido: 07-07-2005
iu
rid
ic
a
n
º
2
1
2005
BATIFFOL,
Henri.
"La
<
d
u
contrat
>
>
et
sa
portée",
En:
Archives de Phllosophie du
Droit
París,
Dalloz
n
º
13
(1966) 13-30.
2
ALLANO,
Denis
.
"
Ouvert
u
re:
Le
contrat dans tous
ses
états".
En:
Droits (Revue
Fra
n
;aise de
Theoriejuridique).
Pa
r
ís,
Press
Univers
i
talres de
France
1
2
(1990) 2-3.
3
BATIFFOL,
Henr
i.
Ob.
cit,
pág
.
15
.
4
Sobre
el
Estado del bienestar,
Cfr.
PICÓ,
Josep.
Teorías
sobre el Estado del bienestar.
Madrid,
Editorial Siglo XXI
(1999)
.
También,
CASTILLO
VEGAS,
Jesús
Lu
i
s.
"La Sociedad Civil,
el
Estado social
y
las
organizaciones
no
gubernamentales"
.
En:
Revista
Táchi
r
ense de Derecho.
San
Cristóba
l
(Venezuela)
Un
i
versidad católica
de
l
Táchira
n
º
12
(2000)
19-20
.
Si n
embargo,
en
l
a
medida
en
q
u
e
el
prop
i
o
Batiffo
l
va disertando acerca
d
e
l
fin de
la
hegemonía del contrato dentro del
De
r
echo privado,
la
calificación
inicia
l
como fuente
se
torna cuestionable durante
e
l
devenir
h
istór
i
co.
La
i
rrupción
agresiva del Estado de Bienestar de
posquerra
"
,
afecta
r
á
la
arqu
i
tectura del
Derecho europeo, cuando no
en
nuest
r
as
i
ncipientes tradiciones legales
l
atinoamericanas
.
Las
progresivas y cada vez
más
acuciantes intervenciones del
E
l
contrato, como
b
i
en
lo
ha
sugerido Batiffol bajo
e
l
t
í
tulo sugestivo de
u
n
trabajo publicado hace
más
de 30 años',
es
la
fuente por
exce
l
encia del
D
erecho. Afirmación que
a
simple vista luce pacífica
e
incuestionable,
e
incluso,
c
omo un dístico casi
a
la
a
l
tura
de
l
princip
i
o
de
l
a
legalidad.
Un
enunciado
i
m
perativo cónsono con
el
i
ndividual
i
smo políticamente triunfante del siglo XIX
qu
e
de alguna forma vencerá
la
natural desconfianza entre
l
os
hombres
2
Es
en
s
í
"e
l
"
i
ns
t
rumento insignia del
De
r
echo común3,
e
l
cual, poco
o
nada
sería sin
u na
complementación exacta
de
l
os
ri
betes sobre
su
interpretación.
1
.
C
on
t
rato
e
h
i
storia
hermenéutica.
1
.
Contrato
e
historia
hermenéutica
.
A.
¿E
x
iste una teoría de la intepretación para
los
contratos?
B
.
L
a
interpretación contractual en el Derecho
Romano
.
C.
Interpretación contractual en la edad
media
.
D
.
Modernidad
jurídica
,
contratos
e
interpretación
.
2.
¿Contractualismo hemenéutico en el siglo
XXI?
.
Profe
so
r de
F
il
os
ofi
a
del Derecho de
l
a
Unive
rs
id
a
d
Ca
t
ólic
a
d
e
l
c
hira
E
m
i
lio J.
U
r
bina Mendoza
A
lg
un
o
s
apuntes
para
la
historia
de
l
a
teoría
de
la
interpretación
d
e
lo
s
contratos
en
el
civil
law
Sumario:
82
5
ALLANO,
Den
i
s.
O
b
.
Cit.,
pág
.
3
.
6
GHESTI
N
,
Jacques. "La notion de
contra
t
".
En
:
D
r
oits (Revue Fran~aise de
Theor
i
e Juridique).
Par
í
s,
Press
Universita
i
re
s
de
Fr
a
nce
n
º
12
(
1990
)
10
.
FRISON-ROCHE,
Marie-Anne
.
"
Le
droit des
deu
x
mondial
i
sations
".
En
:
Arch
i
ves de
Philosoph
i
e
du
Droi
t
.
Pa
r
ís,
Dalloz
n
º
4
7
(2003
)
1
7-23
.
8
BATIFFOL, Henri.
Ob.
Ci
t.
,
pág
.
1
8.
g
MADURO
LUYANDO,
E
l
oy y
PITT
I
ER
SUCRE,
Emilio. Curso de
Ob
l
igaciones
.
Derecho Civil
!JI.
Ca
r
acas, Universidad
Cat
ó
lica
Andr
é
s
Bel
l
o
Vol
II
(2004)
799
.
L a
doct
r
ina
sobre este
ú
lt
i
m
o
punto
s
e
en
c
uentra div
i
dida. Dos métodos
-
p
r
esen
t
es
d
en
t
ro del discurso de
los
civ
i
listas
ve
n
ezolanos-
se
d
i
s
p
utan
el
reino
int
erp
r
eta
t
iv
o
d
e
l
os
p
actos
.
U
n
o,
deno
m
i
n
ado clásico,
ext
r
ae únicamente
la
Desde sus mocedades
ro
m
an
as,
el
con
t
rato, es un acto
suscept
i
ble de
ser
i
nte
r
p
r
e
t
ado
.
Fundamentalmen
t
e
las
r
eg
l
as
ope
r
ativas
d
i
scern
i
das por los
jueces
a
través de
l
a h
isto
ri
a
hermenéutica, van más o menos enfiladas hacia
la
indagación de
la
voluntad de las partes. Dichas
regu
l
aciones, bautizadas por
Bat
if
fo
l
como
supletí
v
as8
i
nvest
i
gan las
mot
i
vaciones pormenorizadas que
motor
i
zaron
la
vo
l
untad de los cont
r
ata
n
tes
invo
l
ucrados
9
Al
i
r
se
arrin
c
onando
l
a
capac
i
dad
i
ndiv
i
dua
l
de
au
t
oregulación durante
las
décadas de
los
50
,
60 y 70 del
sig
l
o
XX,
lo
q
ue
hacía
que
un
contrato
fue
r
a
un
co
n
tra
t
o
se
t
orna inestable.
Ese
elemento
caracter
í
st
ic
o,
emplazado
a
la
teluridad,
es
la
v
oluntad,
fu
ndamen
t
o y fuerza
q
u
e
i
mprime
obliga
t
oriedad
al
contrato
6
Si
n
e
l
reconocimiento
d
e
l
ele
m
en
t
o
vo
lit
i
vo
,
el
contrato
se
r
á
una mera ritualidad
prepactada
,
un
a
especie de
ce
l
ebración cubierta por un halo de determinismo
fatal
i
sta.
Y
,
p
o
r vía de
ra
z
onam
i
en
t
o
consecuente,
s
i
la
voluntad sufre un aprieto
ese
n
cial
t
am
bién
ent
r
ará en
cr
i
s
i
s
el
universo hermenéutico que
ha
operado
so
b
r
e
la
ma
n
era de
d
i
sce
rn
i
r
la
oscu
r
idad de
sus
cláusulas
.
Una
insolvencia que,
a
p
rim
ie
facie, nos
pa
re
ce
un
p
r
oble
m
a
pendu
l
ar
en
l
a
historia hermenéutica
contractual, por lo menos, desde
l
a
ir
r
up
ci
ón
d
el
Derecho Romano hasta nuestros
d
í
as
d
ond
e
r
eina
,
se
g
ún
lo
acu
ña
Fr
i
son-Roc
h
e,
un nuevo Derechd.
l
egis
l
ador sobre
e
l
principio de
la
autonom
í
a
de
l
a
voluntad
,
reducirán
el
poder
de
las
partes para
au
t
oconfeccionar
las
normas de
sus
relaciones
económicas
.
El
contrato
se
d
i
lu
i
en
m
ed
i
o
de
clá
u
s
ulas
e
x
orbitantes,
l
i
mitaciones
reglamentar
i
as,
objetos
y
t
ransacc
i
ones
vedadas
,
r
es
t
ricciones
po
r
causa de servicio público
y
amenaza
e
x
propiatoria. Muestra por
e
x
celencia de
la
capítís demínutío sufrida
por
el
individuo en
su
poder autoregulatorio,
la
encontramos
en
la
subespecie
conoci
d
a
como contrato de
trabajo
.
Dentro de esta categoría
e
s
pecial de
convenc
i
ón,
la
i
ntenc
i
ón de los
co
n
tratantes, por más conteste que sea, no
puede
vulne
ra
r los mínimos prestacionales
(vacaciones
,
afiliación sindical, salario,
rég
i
men de
i
ndem
n
iza
c
iones por
t
ermi
n
ación de
la
r
elación
laboral
,
etc
.
)
gara
t
izados por
la
legislación
.
Una
de
l
as
p
ruebas que
apunta
l
a
hacia
la
desapari
c
ión
de
lo
realme
n
te
mág
i
co
de
l
cont
r
ato
5
Emilio J
.
Urbina Mendoza
83
10
MADURO
LUYA
N
DO,
Eloy
y
PITTIER
S
U
CRE,
Em
ili
o.
Ob.
ar,
pág
.
8
0
1.
11
El
profesor José Castán
Tobeñas
,
esgrim
e
que
l
a
te
o
ría
de
l
a
"ob
j
et
i
v
ida
d
de
l
a
le
y"
(m
e
ns
leg
i
s),
-aquel
l
a
que pretendió dar
respuesta
s
a
t
odo
s
l
o
s
casos
oscur
o
s-
r
esult
ó
demasiado
i
ngenua
y
falsa
a
l
a
hora de concretar
un
problema
jurí
d
ic
o
.
Cf
r
.
CASTÁ
N
TOBEÑ
A
S,
José.
T
e
oría de la
A
plicación e Investigación del
De
r
e
c
h
o.
M
a
drid
,
Edi
t
orial
Re
u
s
(1947)
1
5.
La
t
e
sis subjetiva
Incluirá
la
frase
inte
r
pretar según
e
l
"
e
spí
r
it
u
,
propós
i
t
o
y
r
a
zón
"
,
tran
sfor
mando
al
ju
e
z
intérprete
en
un
indagador de
la
ps
i
cología
r
econstru
c
ti
v
a
de
l
pensa
m
ient
o
o
vo
lun
t
a
d
or
iginal del
legislador
.
Cfr
.
DUCCI
CLARO,
Carlos
.
Interpretac
i
ó
n
Juríd
i
c
a.
Santiago
de
Chil
e
,
Editorial Jurídica de
Chi
l
e
(1997)
14.
12
MADURO LUYANDO, Eloy y PITTIER
SUCRE,
Emili
o
.
Ob
.
Ci
t
.
,
pág
.
801
-
802.
13
Ibíd.
14
!bid.
15
Cfr
.
PETZOLD
PERNÍA,
He
r
man.
Refle
xi
o
ne
s
s
obre
la
s
relac
io
ne
s
en
t
re la lógica Jurídica
y
la
adividad
Judicial.
En:
AAVV
.
Racc
ol
ta
d
i
scritt
i
i
n
m
emo
ri
a
d
i
Raffaele Moschella.
Perugia
,
Uni
v
ersitá degli studi
di
Perugi
a
(19
8
2
)
42
9
.
Sobre
e
l
pu
nto,
re
c
ordamos
la
e
x
pl
i
cación que nos
fo
r
mula Spinoza: "Las
acc
io
ne
s
y
apetit
o
s
humano
s
d
eb
en
an
a
li
z
arse como
si
s
e
tratase de
líneas, de
superf
i
c
i
es
y
de cuerpos
l
ido
s"
.
SP
I
NO
ZA
,
Baruch
.
Étic
a
.
Buenos Aires, Editorial
Aguilar (1973) 161.
16
REPÚBLICA
DE
VENEZUELA-CORTE
SUPER
IO
R
P
RIMER
A
DEL
D
I
S
T
RITO
FEDERAL
.
Sentencia del 20 de
ene
r
o de 1966
(Caso
:
Alfredo Sthory
Vs. Te
x
as
Petrolium)
.
"(.
..
)
En materia
de interpretación de contratos,
la
cienci
a del
Derecho
,
reconoce dos sistemas acogidos distintamente
por
las diversas legislaciones, que son: El de la
vo
l
untad declarada que se atiene a la voluntad
manifestada
por
los contratantes sin más
i
n
v
est
i
gación,
y el
de
l
a voluntad real que se
atie
n
e a
la
in
tención de las
partes
.
Uno
y
o
tr
o
s
iste
m
a
, han merecido
crí
t
ica
s
de la doctrina.
A
cerca de
ésta última se dice que ella puede
fa
v
o
r
ec
e
r
l
o
s
f
raudes
y
que ocasiona
i
n
convenientes
a
los
contratantes o los terceros que se han
fiad
o
s
olamente en la
volu
n
tad
declarad
a
, que son las que
ellos pueden conocer. Que abre
la
s
pu
e
rta
s
a
l
a
f
an
t
asía
y
convierte
al
Jue
z
e
n un
a
divino
.
Nuestro derecho
positi
v
o consagra
el
s
i
stema de la
v
olu
ntad
real(
...
)
'
'.
También en
doctr
i
na,
Cfr.
MADURO LUYANDO,
Elo
y,
PITT
I
ER
SUCRE,
Emilio. Ob.
C
it.
,
pág.
80
1.
El
segundo esquema metodológico
e
s
e
l
o
bjeti
v
o.
De
manera categórica
critica
al
anterior catalogándolo de
art
i
ficial1
2
,
porque en
teo
a
,
la
i
ntención de
cada una de
las
partes
es
di
f
erente.
Al
e
x
isti
r
u
na
ambigüedad o
de
fi
cienc
i
a
del
contrato
-
apunta Maduro Luyando- cada
u
n
a
de
las
pa
rt
es
habrá pensado
en
la
sol
u
ción que
le
sea
más
favorab
l
e
1
3
De
e
st
a
forma
,
el
j
uez, en
ve
z
de buscar
una común intención de
las
partes,
deber
á a
t
ene
r
se al
< común>>,
a
la
buena fe,
a
los
usos contractuales y
a
la
eq
u
i
dad
1
4.
Esta
v
ers
i
ón
int
e
rp
retativa
dirige
sus
desvelos hacia
la
v
i
s
i
ó
n
es
t
atista
don
de
l
os
j
ue
ces
no son convidados
de piedra,
y
los
actores,
p
i
ezas
soc
i
a
l
es
suj
e
t
a
s
a
p
remisas de
la
an
t
i
g
u a
voluntad
general, cacareada por los primeros filósofos
de
la
modernidad.
Poco
importa
la
exactitud matemática de
la
interpre
t
ac
i
ón
15
-
t
ipo
mo
re geometrico
cartesiano
-
así
como
el
r
esbaladizo
cam
i
no de los
l
a
b
eri
ntos
ps
i
col
ó
g
ic
os
q
u
e
i
nfr
i
ngen una
t
iranía
volit
i
va sobre
el
j
uez
.
En
V
enezuela
,
s
i
gu
i
e
nd
o
l
a
tr
a
dición histórica
europea,
se
asume los dos
m
étodos
d
escr
i
t
os
,
c
o
m
p
l
e
mentá
nd
olos
1
6,
para
así
intenció
n
común de
las
partes mediante
un
e
x
amen
históri
c
o o
psicológico de lo
que persiguen esas partes
a
l
c
ontr
a
t
a
r"
.
M
etodolog
í
a
que fija
parale
l
o con
las
tesis
-ho
y en franco desuso- de
la
mens
/egisla
t
or
i
s
o teoría
sub
j
eti
v
a
de
la
interpretació
n
11.
Algun
os
ap
u
ntes
p
ara la
h
i
stori
a
de la teoría de la
inte
rpre
t
ación de los
. . .
84
17
"SHYLOCK: Cuando
a
tenor del trato esté
cumplida
.
Al
parece
r
,
sois juez leal y digno; sabéis
la
ley; habéis expuesto el caso con tino recto: yo os exijo ahora
en
virtud de
esa
le
y,
de
la
que
probo y firme arrimo
soir,
que
s
i
n
ta
r
danza paséis
a
sentenciar
.
Por
m
i
a
l
ma
os juro,
q
u
e
no hay
poder en el acento humano capaz de hacerme
v
acilar un
punto
.
De
mi
co
n
tr
a
to exijo el
cumplimiento".
SHAKESPIARE,
William. El mercader de
Venecia.
Barcelo
n
a,
Editorial Océano
(1999) 47-156 (Acto
IV,
Escena 1°).
ia
Cfr.
AARNIO,
A.
Lo racional como razonable. Madrid, Centro de Estudios Constitucionales
(1991).
ALEXY,
Robert
.
Teoría
de la argumentación
Jurídica
.
Madrid, Centro de
Estud
i
os
Constituc
i
onales (1989). ATIENZA, Manuel.
Tras
la Justicia. Barcelona,
Ed
i
torial Ariel
(1993)
.
ECO,
Umberto. Interpretazione e sovrainterpretazione. Roma, Editorial
Pomp
i
ana (1995).
HABERLE,
P.
Verfassunginterpretation als 6ffentlicher Prozeb -eln Pluralismuskonzept-
En:
AAW. Verfassung als 6ffentlicher
Prozeb
.
Materialien zu einer Verfassungstheorie de offenen
Gesellshaft
.
Berlín, Duncker
&
Humblot
(1978)
.
PÉREZ
ÁLVAREZ,
M
.
A.
Interpret
a
ción
y
Jurisprudencia. Navarra, Editorial Aranzadi (1994). PRIETO 5ANCHÍS, Luis.
·
Ideología e
interpretación Jurídica. Madrid,
Editoria
l
Tecnos (1987). WESTON,
A.
Las claves de la
argumentación.
Barce
l
ona, Editorial Ariel (1994).
19
RECASENS
SICHES,
Luis. Tratado General de Filosoftá del
Derecho
.
México
D
.F.,
Editorial
Porrúa (1961)
13.
'lll
V..~"\J\é.R,
Mam
.
""\m?'í1ca".101\
\1\
\actas al\
\ns'tai\tl:!
ti\
ttit1\1aél.\la\
\t1\1cw11c\o.'tlt>"l'I'.
't:.t1·.
Cambrióge
Lawlournal
.
Cambridge vol. 63-2 (2004) 384-411.
Para
adentrarnos
al
universo conceptual de
la
interpretación, valdría
la
pena hacer
la
misma advertencia que formula
la
literatura jurídica sobre
hermenéutica enfocada hacia una rama o acto del
Derecho
18
La
doctrina nos
señala
la
aversión contemporánea que sienten los
tratadistas
por
fijar
compartimientos estancos
a
la
i
nterpretación jurídica, comenzando por autores
tan emblemáticos como Luis Recasens Siches, quien formularía serios reparos
a
cada uno de
l
os profesores que mantenían
l
a
tradición de consagrar sus primeras
lecciones de clase para clarificar conceptos fundamentales y criterios de
interpretación para sus cátedras, produciéndose
al
final un estado de desorden
y
confusión
19
Desorientación que debemos desechar de antemano,
tamb
i
én
en este tema de interpretación contractual que hoy nos ocupa por más reglas
del sentido común sacralizado nos
lo
aconsejen"
,
A.
iExiste una teoría de la interpretación para los contratos?
Ahora, dejando esclarecido
la
interaplicación de
los
métodos interpretativos
en materia
contractual,
subyace una interrogante válida:
é
qué
significa
<> un contrato
a
la
luz de
la
historia hermenéutica?. lSerá una
mera calificación
judicia
l
del pacto?
lO
rep
r
esenta una intervención judicial hasta
la
médula volitiva
privada?
.
lEs simplemente un reconocimiento de cláusulas,
al
mejor estilo de un quejoso Shylock sobre dos clásicos deudores como Antonio y
Basanio
11
?
lograr una cabal interpretación.
Emilio
J.
Urbina Mendoza
85
21
OST,
Franc;ois
y KERCHOVE
,
Miche
l
Van
de
.
"lnterprétation".
En
:
Archives de Philosophie du
Droit
.
París, Dalloz nº 35 (1990)
165-190
.
22
OST,
Franc;o
l
s
y
KERCHOVE
,
Miche
l
Van
de.
Ob
.
at
;
23
VER
N
E
N
GO,
Robert
J.
Interpretación de
l
Derecho
.
En
:
AAVV
.
Enciclopedia Iberoamericana de
Filosofía
.
M
adr
i
d,
Editorial Trotta-BOE-CSIC
V
ol. 11: El Derecho
y
la Justicia (1996) 239.
24
R
ODRÍGUEZ
GREZ,
Pablo
.
Teoría
d
e
l
a Interpretación jurídica. Santiago de Chile, Editorial
Jurídica de Chile
(
1
995) 50.
25
L
EGAZ
Y
LECAMBRA,
Luis
.
Filosofía del
Derecho
.
Barcelona, Editorial
Casa
Bosch (1979) 541.
26
BROEKMAN,
Jan.
Ob
.
cit
.,
pág
.
57
.
'lJ
N
INO, Carlos
S
.
Introducción
al
Análisis del Derecho
.
Buenos Aires, Editorial Astrea (1995)
246
.
El
párrafo anterior nos
int
r
oduce
var
i
os
e
l
ementos y
aspec
t
os que
se
incluye
n
dent
r
o de
l
a
inter
pr
e
t
ación
,
s
i
en
d
o pa
r
a
n
osotros éste
t
érm
i
no como la
E
n
tonces,
si
el
precep
t
o
es
simp
l
e
y
n
os
t
opa
m
os
co
n
un <>
sent
i
do único parece que no
encon
t
ra
r
emos
m
ayo
r
difi
cul
tad.
En
caso contrario,
entra en juego un
comple
j
o de
d
ispos
i
cio
n
es
consti
tu
cionales y legales para
la
reso
l
ució
n
del caso concreto,
así
co
m
o
e
l
bue
n
se
nt
i
d
o
de
l
juzgador,
su
páthos,
la
t
écnica
procesa
l
y
e
l
arte
de
ju
zga
r.
La
i
nte
r
pretación
e
n
tonces
t
end
un
a
v
i
s
t
e
n
des
c
r
i
ptiva del mensaje
j
ur
í
dico encrip
t
ad
o
den
tr
o
de
l
a n
o
rm
a
abstra
ct
a
26
,
t
r
atando de atribuirle
sign
i
ficado
a
cada
s
í
mbolo
li
ng
ü
ístico como
dic
e
Nin
o
27
Y s
i
h
a
b
lamos de
l
enguaje o
te
r
m
i
no
l
ogía
encr
ip
tada
n
os
int
roduce al
e
f
ectivo
so
fi
s
m
a ,
d
e
que sólo aquellas
nor
m
as oscuras
de
be
n
ser
s
o
m
et
i
das
a e
s
ta
s
qu
ed
a
del
se
n
tido y
signi
fi
cado
,
dándole apariencia de
veracida
d
a
l
ant
i
gu
o adagio
ro
m
ano
i
n claris non
fit
interpreta
t
io
.
Etimo
gicamente
<<
i
nterpretar>>
es
u
n hacer entre o mediar.
De
esta
forma, en
u
n
pr
imer
plano
,
interpreta
r
es
determin
ar el
verdadero sentido
contenido en una fórmula. Pablo
Rod
r
íguez Grez vá más
a
lla
.
Dirige
el
concepto
de
i
nterpretación
h
acia un sentido mucho más
r
ico que desentrañar el sentido y
alcance de una norma jurídica
a
sec
a
s
",
p
ues como esgrime
e
l
profesor Legaz y
Lecambra
,
las
normas
j
u
d
i
cas no
so
n u
nívo
c
as
y
r
equieren
t
odas
l
as
averiguaciones
posibles25
La
interpretac
i
ón -en general-
ti
ene sus
o
r
ígenes
semánticos
21 en
la
forma
part
i
cular
de
l
ve
r
bo
i
n
t
erpre
t
ari
(
i
n
te
r
p
reta
ti
o
,
i
nterpres
,
...
)
el
cual
se
compone
del
p
r
efijo
l
at
i
no ínte
r,
que sugiere
siemp
r
e
l
a
id
ea
"
en
tr
e
algo" o "en calidad de
mediación
de"
.
La
otra sílaba
-p
r
es-
fun
ge como
un
a
forma nominal de un verbo
latino con
d
i
fer
entes
sig
n
ificados tales
co
mo
"e
n
cargar" o
"
ven
i
r
"
,
en aparente
cone
x
ión
co
n
l
a n
oció
n
de
pret
i
um
(pr
ix
)2 2
Así
,
l
a
inte
r
p
r
etac
i
ón sería asociada
al
es
t
adio
h
istórico antiguo como
un
a
idea
i
n
t
e
r
mediaria encargada para una
negociación
23
Algunos apuntes
pa
r
a
l
a
histo
r
ia de
l
a
t
e
orí
a
de la
i
n
t
e
r
pre
t
ación de
l
os
...
86
28
ARCE
Y
FLÓR
E
Z
VALDÉS,
Joaquín
.
Los principios generales del Derecho
y
s
u
form
u
la
ció
n
constitucional.
M
adrid,
Ed
i
to
r
ia
l
Civitas (1990)
12
.
29
Cfr.
STEIN,
F
riedri
c
h.
El
conoci
miento privado del Juez
.
Bogotá, Edito
r
ia
l
T
em
i
s
(1988) 122 y
SS
.
30
La
e
x
p
r
es
i
ón "Derecho
Roma
n
o
de los
R
o
manos" encierra
l
a
exper
i
e
n
c
i
a
r
ea
l
de
l
fe
n
óm
e
no
ju
r
íd
i
co
n
ominado
ba
jo
la
e
x
presi
ón
"
D
e
recho
Romano
",
v
igente desde
l
os
o
r
íge
ne
s
d
e
Ro
m
a
hasta Justiniano (7
35
a.c.-565
d.c)
.
Pa
r
a
más detal
l
es
,
Cfr
.
ORES
T
ANO,
Ricc
ar
do.
Introd
uc
ción
al
estud
i
o del Derecho Romano
.
M
adrid,
Un
i
vers
i
dad
Ca
rl
os
III
(1997)
14
5
y ss.
31
CRISTÓBAL
MON
T
ES,
Ánge
l.
Curs
o de Derecho Romano: Derecho de
Obligacion
e
s
.
C
a
ra
cas
,
Unive
r
s
i
dad
Cent
r
al
de
Vene
z
ue
l
a
(
1
964)
73
y ss.
Formuladas estas
adve
rt
encias,
e
l
tratamiento
in
terpretativo dado
a
los
cont
r
atos comienza propiamente
co
n
l
a
activ
i
dad
d
el
"
De
r
echo Romano de
los
R
omanos?".
En
Ro
m
a
se
c
o
n
fe
ccionaron
regulacio
n
es
totalmente
di
s
persas
atinentes
a
los
magistrados que
deb
í
an
r
esolver disputas relacionadas con
los
con
t
ratos
,
sean
nom
i
nados
o
i
nn
ominados
31
B
.
La
interpretación contractual en el Derecho Romano.
L a
d
isti
n
ción
se
r
á
d
e
gra
n
v
al
ía
en
e
l
momento de
o
b
s
ervar
a
la
i
n
te
r
p
r
etació
n
co
m
o
un
un
i
ve
r
so
co
n d
if
ere
n
tes enfoques pero
su
j
etos
a
l
principio
de
l
a u
ni
dad
i
nterpre
t
ativa.
E
l
Derec
h
o
es
uno
y
ún
i
co.
Y
la
interpre
t
a
c
ión
t
ambié
n
o
será
.
Por
est
a
razón, estamos
en
cont
r
a
de
la
óptica que
enf
a
tiza
en
colocarle
pr
edicados
a
la
hermenéu
t
i
c
a
desde cada
una
de
sus
ramas
pedagógi
c
as
(
vgr
.
Inte
rpr
etació
n
de
l
D
erecho
Civil
,
Administrat
i
vo, Constitucional, etc.).
B.
Sentido amplio
.
Comprende además
de
la
i
nterpretación strictu
sen
s
u,
la
i
n
tegración de
l
as
denominadas lagunas de
l
a
l
ey con
los
principios
gene
ra
les
del
Derecho, como
no
r
mas
básic
as
reve
l
adoras de
l
as
creencias y
c
o
nvicc
i
on
e
s
de
la
comunidad
28 y otras
f
u
en
t
es
de
l
sistema
jurídico
.
En
determinados casos
autor
i
za
d
os,
la
integración
i
nt
e
r
p
r
etativa
debe
r
á n
ecesariamente echarle mano
a
las
fuentes
extraj
u
r
í
dicas, como
p
o
r
ejemplo
l
a u
tilización por
e
l
juez
de
s
u
prop
i
o
saber
,
llama
d
as
por
la
doctr
i
na
las
x
imas
de
e
x
periencia
29
A
.
Sentido
r
estri
n
gido.
La
int
er
p
re
t
ac
i
ó
n
co
n
sis
ti
r
í
a
en
determinar
el
sentido de
l
os
t
extos
o
i
nstru
me
nt
os
norma
t
i
vos.
D
educiendo
d
e
n
ues
t
ra
definic
i
ó
n
de
l
a
exp
r
esión
interpr
e
ta
ci
ón del
Derecho
,
podemos
co
n
s
i
de
r
a
r
c
omo
he
r
ra
m
ienta eficiente las
sigu
ie
nt
e
s
acepciones o
sent
i
dos
:
determinación del sentido, alcance
y
terminología certera de la
n
or
ma
ap
licada
en cada caso concreto frente a una pregun
t
a
del
Derecho
, ello con el fin de
responderlo bajo la mirada
éti
c
a
.
Em
ili
o
J
.
U
rbina
M
endoza
87
32
U
RÍA,
Jos
é
M.
Der
e
cho
Romano
.
S
an
Cr
i
stóba
l
(Ve
ne
zue
l
a),
Un
i
ve
rs
i
da
d
Ca
t
ó
li
ca
de
l
chir
a
Vo
l
.
II
(198
4
)
46
·
47
.
33
Las
cate
g
o
as
contra
c
tu
a
l
es
d
i
se
ñadas
en
Roma
se
r
es
u
men
en
c
uat
ro,
a
saber:
a
Contratos
ver
bis
(St
i
pu
l
atio)
.
b.·
Contratos litteris
(
E
xp
en
s
i
l
atio
,
Nom
in
a
arcar
ía,
N
om
i
na
t
ran
sc
r
ipt
ici
a,
Ch
ir
ogr
a
ph
a,
Syn
gr
ap
ha).
c
.
·
Contratos
reales(M
utu
um,
C
ommo
datum, Precarium,
Dep
osi
tum)
.
d.
·
Cont
r
atos consensuales
(Ernptlo
-
vend
l
t
l
o,
Lo
c
atio
-
conduct
l
o,
M
andatum,
Soc
i
etas).
34
"In
c
onve
nt
ion
ibus
co
nt
rahentium
v
ol
untas
po
t
ius
qu
am
verba
spectar
i
plac
ui
t
"
,
D
ige
sto
L.
219,
Tít.
16,
l
ib
.
50.
3
5
"Sempe
r
i
n
d
ubi
is
ben
i
gn
i
a
pra
ef
e
r
en
da
s
unt", Digesto
L.
9
,
Tít
.
17,
lib.
50
.
36
"
In re
obsc
ur
a,
me
li
us
est
f
a
vere
rep
e
t
i
t
i
on
i
quam adventit
i
o
lucro'; Digesto L.
41
,
Tít.
17,
lib
.
50
.
3 7
"Quotie
ns
in
s
t
i
pulat
i
oni
b
us
a
m
b
i
g
u
a
or
a
t
í
o
est,
co
mm
odiss
i
mum est
i
d
a
cci
pi,
q
u
e
r
e
s
de qua
ag
itu
r
i
n
tute
s
i
t
",
D
ig
esto
L.
80,
Tít.
1
",
lib
.
45
.
D
.-
Los
términos
amb
i
guos deben
en
t
e
nd
e
r
se
d
e
m
o
d
o
q
ue
el
contrato
p
roduzca
al
gún
efecto
,
más bien que
e
n
el
sentido por
el
cual
n
o
p
r
oduciría
ninguno
37
C.
-
Cuan
d
o
e
l
contrato
es
osc
ur
o
,
e
l
ju
ez
d
ebe
deter
mi
narse más
b
i
en
a
favor de
la
parte que
ha
de
s
u
f
r
i
r
una
p
ér
did
a,
qu
e
en
a
q
uella
qu
e ha de
realizar alguna
gana
n
cia
con
su
demanda 36
B.-
E
n
caso de
d
uda,
de
be
siempre
o
p
tarse
po
r
lo
m
ás
b
e
n
igno
35
A
.-
En
los contratos debe
i
n
dagarse
cuá
l
ha
s
i
do
la
i
ntenci
ón común de
l
as
partes
cont
r
atantes, más
b
i
en
q
ue
ate
n
erse
al se
nt
i
d
o
li
te
ral
de
l
as
p
a
l
abras
3
4.
Según
las
fuentes
co
n
sultadas
en
esa
monu
m
enta
l
ob
r
a
justineanea,
e
l
Corpus
Iuris
Civ
ilis, y tomando
e n
cuent
a
las
ca
li
fica
d
as
a
d
verte
n
c
i
as
fo
r
muladas
por
l
a
ca
t
edrática
Esthe
r
V
e
r
ónica
F
i
gueredo
Vigil
,
r
e
l
ativas
a
l
a
sospecha
sob
r
e
la
origi
na
l
idad
tota
l
del corpus
po
r
las in
ter
m
inables interpolacio
n
es
y demás
a
l
terac
i
ones
al
texto or
i
gina
l;
las
r
e
g
las
ac
u
ñadas para
la
in
terp
r
etación de
los
cont
r
atos en Roma serán
m
ás
q ue
to
d
o
un
a
n
ormació
n
de
e
m
inente
na
t
uraleza
procesa
l.
Éstas
eran
:
La
actividad
i
nte
rpreta
t
i
v
a
co
n
t
r
actual romana -tomando
en
cuenta claro
está
l
as
d
i
fere
n
tes
e
t
apas
de
l
so
r
p
r
en
d
e
nt
e
De
r
echo Romano por
l
o menos
a
n
tes de
la
introducción
de
l i
us
ge
n
t
i
u
m
-
centró
su
atención
en
la
prec
i
sión de
l
a
calificación.
Depe
n
diendo
su
revest
imi
e
n
to,
el
De
r
echo romano
co
n
figuró
el
principio de que no basta
e
l
consent
i
m
i
e
nt
o
y
la
v
ol
u
nta
d
de
l
as
part
e
s
para que
exista un
verda
d
ero
y
est
ri
cto
contra
t
o
,
po
r
lo
me
nos
du
r
ante
e
l
lapso
d
onde
l
a
bonai
fid
e
s
y
l
a
equidad
n
o
ju
gaba
n
u
n
papel
decisivo
e
n
las
resolucio
n
es
de
los
m
agistrados
.
Era
necesario
-e
x
p
r
esa
e
l
j
es
u
i
t
a
Ur
í
a-
encuadrar
esa
vo
l
untad
dentro de
u
na
c
l
asi
fi
cación
de
c
a
tego
ría
s
de
t
ermi
n
adas,
s
egún
la
divers
i
dad del
eleme
n
to
comp
l
ementa
rio
para
e
l
ac
u
erdo
lega
l
ment
e
l
ido
de
las
vo
l
untades
32
En
pocas
palabras
,
se
privi
l
eg
i
aba
n
o
tanto
l
a
voluntad
,
sino
las
prestaciones
casuíst
i
cas
p
rop
i
as
del cont
r
a
t
o3
3
Algunos apuntes para la
h
i
stor
i
a
de la
t
eo
a
de
l
a
in
terpretación de los
.
..
88
38
"
Ini
q
uum
e
s
t
perim
i
pacto
,
i
d de
qua cogitatum non
est
",
Digesto
L.
9
,
Ti
t.
15,
l
ib
.
2
.
39
"
Quod
I
n
g
ra
t
iam
alicu
i
us
i
ntrod
u
ctum
est
,
n
on
debe
t
durior
i
in
te
r
p
r
etation
i
vert
i
i
n
e
iu
s
pern
ici
em",
D
e
Leg
i
bus
L.
25.
40
Digesto
,
L.
21.
41
P
au
l
o
.
Ad
p
la
u
t
.
L.
114
.
42
U
l
p
iano.
Ad
Sabin.
L.
34.
4
3
"I
n
s
tipulat
i
on
i
bus cum
quacri
tu
r
q
ui
d
actu
m
sit,
ve
r
ba
co
n
t
r
a
s
t
i
p
ula
t
or
e
m
i
nter
pr
e
tan
do
s
u
nt",
Digesto
L
38,
Tit
.
1,
lib
.
4
5.
44
P
aul
o.
D
e
ob
l
igat
.
etact
.
L
4
7
.
45
M
E
R
E
L
L
O
ARECCO,
Íta
l
o
.
La
interp
r
etación
de
l
Derecho en los Ju
r
istas
r
oman
os.
E
n
:
AAVV
.
Interpr
e
tación
,
Integ
r
ación
y
razonami
e
ntos
jurid
i
cos
.
S
ant
iag
o de Chil
e,
U
n
ive
rsida
d
de Chile·
Univers
i
d
ad
Ado
l
fo
I
báñ
ez
(1991)
2
7
-28.
Como puede
nota
rs
e,
l
a
inte
r
aplicac
i
ón de estos dispositivos
hermenéut
i
cos
en
la
mayo
a
de los casos nos
ll
evarían
a
situa
ci
ones claramente
c
o
ntradictorias
,
e
inc
l
uso,
ahistór
i
cas
.
La
resp
u
esta
al
acert
ij
o
pa
r
ece
encontra
r
asidero en lo
q
ue Merello Arecco
argum
e
nt
a
sob
r
e
l
a
cla
r
a
i
ne
xi
stencia en Roma
d
e
una teoría
de
la
i
nterpretación
co
m
o
la
en
t
endemos
modernamente
45
B
u
ena parte de
aqué
ll
os mandatos fue
p
r
oducto
e
x
clusivo de
l
a
inte
n
sa
actividad
p
r
etor
i
ana,
plena de
he
urí
stica y
se
n
tido de
ju
sticia
.
Una
pr
í
stina
ob
r
a
de
j
ur
i
sprud
e
n
c
i
a
que
t
odavía nos
sorpre
n
de en
p
l
eno
sig
l
o
XX
I.
K.
-
Cuando
se
t
r
a
t
a
de
ve
r
s
i
ha
y
obligac
i
ón,
el
i
n
t
érprete debe estar más bien
en
el
sentido de
l
a
negat
i
va
,
p
o
r
pe
q
ueños que
se
a n
l
os motivos; y cuando
s
e
trata de decidir
si
un
d
eudor
se
h
a
libertado
,
d
ebe
s
it
uarse en
el
de
la
añrmatíva
=
.
J.
-
Cuando
se
trata de saber lo que
ha
sido
estipulado
,
la
convención
se
interp
r
eta
contra
el
que estipuló y
a
favor del
qu
e
contrajo
l
a
obligación
43
I.
-
En
los
contra
t
os debe considerarse siempre
lo
que
ha
sido
hech
o
4
2
H
.-
Cuando hay
oscu
ri
dad, los términos
de
l
contrato deben
tomar
s
e
en
el
sentido
más
verosímil
,
o asignarle
el
que
son
ord
i
nar
iamen
t
e
usados
4
1
G
.
-
Cuando hay ambigüedades
,
l
o
que
se
presume haberse debido
dec
i
r,
se
presume haberse
dicho
,
o
sea, que debe seguirse
l
a
interpretación más conforme
con
l
o que
l
as partes quisieron más probablemente
hace
r"
,
F.-
Lo
que
ha
sido puesto en
el
contrato
a
favor de alguna de
las
partes, no
debe convertirse en daño suyo por una rigurosa
i
nterpretación
39
E.
- Es
injusto hacer producir
a
una convención un efecto en
el
cual
n
o
pen
s
aron
las
partes
al
celebrarla
38
Emilio
J
.
Urbina Mendoza
89
46
Co
n
formada por los juristas Azzon, Accursio,
P
l
acent
i
no,
Pil
l
io
,
Odofredo,
Baca
r
i
u
s
y
sus discí-
p
ul
os Bassianus,
Roge
r
io,
A
l
bericus, Otton, Arezzo, Hugolino, Passegieri
y
Giu
li
ano
Da
Sesso.
4 7
Donde
resa
l
tan Jacques de
Reveg
n
y,
Cino
de
Pisto
i
a,
Barto
l
o
de Sassoferrato, Baldo de
Uba
l
d
i
y
sus discípulos
Du
r
anti
s
,
Fulgos
i
o, Luca
Dapenne, Nicolo de Tudeschi,
F
i
lipo Decio,
Barto
l
om é
de
Sa
l
ice
t
o,
Barto
l
omé Cepolla, Francesco Zabarella, Ricardo de Malombra, Andrés de Isern
i
a,
Alessandro
Tartag
ni
,
Ángelo
Aret
i
no, Antonio
M
i
ncucci, Johannes
Fab
r
e,
Jason de Mayno
y
Paolo
Di
Castro
.
Para
u
n
a
comprensión más detallada de
l
a
es
c
ue
l
a,
Cf
r.
ENGELMANN,
Wo
l
demar. Die Wiedergeburt der Rechtskultur in italien durch die wissenschaftliche Lehre.
Leipzig,
K
.
H
.
Koehlers (1938) 128
y
ss
.
'18
Encontrará su explendor con
Irner
i
o
y
G
r
aciano
,
éste último
l
ebre por
se
r
el
precursor de
l
a
codificación
ca
n
ónica, cuyo instrumento
de
c
retal más
fa
m
oso
lle
v
a
su
nomi
n
ativo
.
49
JARAMILLO, Carlos
Ig
n
acio. El Renacimiento de la Cultura Jurídica en
Occidente
.
El Derecho
en el medievo, siglos
XI-XV.
Bogotá, Pontificia
U
n
iversidad
Javer
i
ana
(2004) 301.
so
J
ARAMILLO,
Ca
r
los
Ignac
i
o.
Ob
.
cu,
pág
.
302
.
51
TROPLONG,
M.
La influencia del cristianismo en el derecho civil romano.
Bue
no
s
Aires,
Ed
i
c
i
ones Desclée de Brouwer (1947)
84-87
.
Superadas
las
sutilezas del distingue frequentur, plagada de
un
abuso
desmesurado de
l
a
d
i
aléctica
o
lógica formal centrada
en
las objeciones y
El
sentido propio, venía dado por
el
uso preciso que
la
ley
le
confería
a
esa
estipulación
l i
ngüística.
El
impropio
,
al
contrario,
se
extraía
de
l
uso común
de
l
habla
r
(communis usus loquendñ. Ambas construían lo que
se
conoció
como
el
aperta significatio verborum
(significac
i
ón abierta
de
las
palabras) para
as
í
señalar
la
evidencia del sentido y
su
ind
i
scut
i
b
il
idad.
Los
comentaristas
medieva
l
es
no
l
o
se
contentarían
en
la
compl
e
ta
c
ión
d
e
l
os fragmentos conservados del Corpus
Iur
i
s
Civilis, sino que
real
i
zarán
un
e
sfuerzo rudimentario por
s
i
stematizar
las
reglas hermenéuticas.
Así,
construirían
t
oda una teoría, donde,
en un
primer
r
mino,
el
i
ntérprete debía distinguir
d
entro del texto legal (ordo legalis)
su
tenor literal (littera)
y
su
sentido (sensus,
i
n
tellectus legis).
La
littera era enfrentada
po
r
el
i
ntérprete
al
momento de
l
eerla.
Ella
consistía
en
la
determinación del sentido de cada término particular
de
la
l
ey.
Posteriormente,
se
encuadraba dentro de
l
a
clasificación del sentido
d
iseñado por
los
medieva
l
es:
sensus proprios
et
sensus improprius.
En
gran
medida
,
los
dispositivos explicitados anteriormente pasarán
a
:
o
r
m
ar parte de los grandes comentarios
de
glosadoreS16,
postglosadoreS'
7
y
cs
nontstss»
medievales.
Si b
i
en
durante
el
período medieval éstas escuelas de
u
r
i
stas no contribuyeron notablemente en
la
creación de otras formas
o
n
ro
cedimlen
t
os de
interpretac
i
ón, por lo menos flexibilizarían el prototípico
'or
ma
l
ismo
romano
49
Lo
morigerarían
5
º
hasta
el
punto
de
construir
-
lo
reconocerá
u
n
exégeta moderno como Troplong-
u
n
mejor derecho romano
en
la
época
cr
i
stiana que
en
las
edades
anter
i
ores
más
brillantes
5
1
e
Interpretación contractual en la edad
media
.
gunos apuntes para la historia de la teoría de la
interpretación
de los ...
90
52
M
ASSI
N
I, Carlos
I
gnacio. La desintegración
d
e
l
pens
a
r
Jurídico en la edad moderna. Buenos
Aires, Editorial Abeledo Perrot
(
1980
)
18-2
4
.
53
GARCÍA
DE
E
N
TERRÍ
A,
Eduardo
.
Refle
x
iones
s
obre
l
a
l
ey
y
los principios generales del
Derecho.
M
adrid, Editorial
C
i
v
itas
(198
4)
18.
54
HOBBES,
Thomas
.
Tratado
s
obre el
ci
u
d
a
dano
.
M
adrid
,
Ed
i
torial Trotta (1999) 54.
55
M
ASSIN
I
,
Ca
r
los Ignac
i
o
.
Ob.
Cit
.
,
pág
.
3
7
.
La
modern
id
ad
traerá como consecuencia
l
a
negación del
princip
i
o
de
la
finalidad remota,
mu
y
p
re
s
ente entre los juristas
medievales
.
L a
te
le
o
l
ogía
ca
e
en
desg
r
acia,
y
el
juez
(
l
o
j
u
sto animado
e
n
S
u
mma
Theo
l
ogica
Q.
58, 5),
pasa
de guardián de
l
a
justicia
a
mero
á
rbitro de ejecución
for
z
oza
de
obl
i
gaciones pactadas.
56
Prescribe
el
artículo 1156 del Código
Ci
v
i l
francés
de
1804
:
"On
doit dans les conventions
rechercher que/le a été la commune intention des parties
contrscteo
t
es.
plutót
que s'arreter au
sens littéral des
t
ermes
'
:
Una
alusión clara de
la
idea
supraexpresada
.
sr
VILLE
Y
,
M
ichel. La
forma
t
ion de la penseé
J
uridique.
París,
St.
Ja
c
ques
Édit
i
ons (1968)
635
.
58
Artículo
113
4 del Código
Ci
v
il
francés de
1
8
04
:
"Les conventions légalement formées tie
n
nent
lieu de loi
a
ceu
x
qui les
on
t
faltes':
(subray
ado nuestro)
.
La
codificación
n
apo
l
eónica
escr
i
birá
e
l
r
es
t
o
de
la
historia en medio del
car
á
cter
a
fi
na
l
í
st
ico del
nu
evo
derec
h
o
moderno
55
Sistematizará
el
patrimonio
h
e
r
me
n
éu
ti
co
co
n
tract
u
a
l
s
in
descuidar que
l
a
finalidad de
los
jueces
al
momento
de
escla
r
ece
r cláusulas oscuras
es
saca
r
a
r
e
l
uci
r
l
a
voluntad de
l
as
partes porque
de
alg
u
na
m
a
n
e
r
a,
e
ran eq
u
iparados
a
pequeños
l
egisladores
56
Las
leyes serán
l
os
fi
nes en ellas mismas sin
i
nvocar
los
valores o destinos
específicos
57
Así,
al
cons
id
erarse
al
cont
r
ato como
u
n
equ
i
polente referencial mínimo de una ley
f
o
rmal
58
,
lo único que
de
b
ía
resg
u
ar
d
a
r
se
e
ran
l
as
causas eficientes que originaron
L a
m
odernidad
j
u
ríd
i
ca
reemp
l
a
z
ará
la
casuística por un sistematismo
raciona
l
-deductivo
52
más
decantado
.
El
juez,
en
la
defensa de
un
normat
i
vismo
ex
acerba
d
o además
de
l
ce
l
o en
r
esguardar
l
a
ciencia jurídica lógicamente
blindada
53
;
procede
r
á
co
m
o
u
na
máquina
s
i
logística.
El
contrato
será
traspolado
a
l
lu
g
a
r
de
l
a
prem
i
sa
mayor
p
orque
a
l
fin y
al
cabo
es
una verdadera norma o
le
x
in
t
e
r
pa
rt
es.
E
n
l
ugar de
establece
r
condic
i
ones
de
ju
sticia entre
los
sujetos que
celeb
r
aban
el
mi
smo
,
f
ung
i
como
i
nstrumento de autolimitación de libertades
e
n
t
re
los
contra
t
an
t
es
.
Un
ancla
j
e
perfecto de seguridad
jurfdica>'
.
D
.
M
odernidad jurídica, contratos e interpretación.
d
i
stincione
s
hasta
el
infinito;
será
en
la
época de
la
primera modernidad cuando
l
a
interpretació
n
cont
r
actual tome
rel
i
eve como
pu
n
to
i
ndiscutible de
lo
que
se
d
enominar
í
a
el
nuevo
"
de
r
echo de
los
contratos". Como hicimos referencia en
l
as
pági
n
as que
p
r
eceden
,
l
a
mo
d
ernidad impulsará
a
l
contrato como una
superfuente.
El
reino de
la
iusmodernidad tomará
en
se
r
io
a
l
a
interpretación
de estos
disposi
ti
vos porque de
a
l
guna
f
o
r
ma
,
l
as convenciones interpartes
manifestarían
l
a
robustez en
la
idea
del
se!fbuilding o construcción del
in
d
ividuo
subo
r
dinado
a
l
a
regla del sapere aude
kant
i
ano.
Emilio J.
Urb
i
na Mendoza
91
(E)
E
xp
lan
and
um
Esto
e
x
p
li
ca
que
fren
te
a
ta
l
con
j
unt
o
de
leyes y
c
ondici
o
nes
i
n
icia
l
es
q
u
e
c
on
f
orman
l
as
pr
e
misas
del
razon
a
m
i
ento
,
s
e
l
e d e
n
omina
E
x
planan
s(lo
qu
e e
x
plic
a) y
e
n
l
a
con
clusió
n
E
xp
la
n
andu
m(lo
que
de
be ser
e
xp
l i
c
a
do
).
P
a
r
a
más
d
e
ta
lles
,
Cfr
.
MENDO
Da
ni
el.
A
plicación del Derecho
.
En
:
Enciclopedia
Iberoamerica
na
d
e
Filos
of
ía
.
M
adr
i
d,
E
dit
o
ria
l
Trott
a
-BOE·
CSI
C
V
ol. 11: El
De
r
echo
y
l
a
Justic
i
a
(
1996) 272.
61
BETT
I,
E
mil
i
o
.
Int
erpretaci
ó
n de
l
a
l
ey
y
d
e
l
o
s
acto
s
Ju
ríd
ico
s
.
Madrid
,
E
ditor
i
al
R
ev
i
sta de
D
e
r
echo
Priv
ado
(
19
71)
3
45.
Expl
ana
n
s
Ll,
L2
Ln
Cl
,
c2
e
n
5
9
B
ATI
F F
OL,
H
enr
i
.
Ob
.
Cit
.
,
p
ág
.
19
y
SS.
so
S
e
gún
la
d
o
c
tr
in
a
c
ont
e
mpor
á
n
ea,
lo
s
dos
únic
os
m
ode
l
os
ha
s
t
a
ah
ora
ex
per
i
m
e
ntados
pa
r
a
l
a
justificac
i
ó
n d
e
l
a
s
se
nt
e
n
c
i
as
son
el
subsuntivo(s
il
ogísti
co
)
b
a
sad
o
e
n
l
a
su
b
sunc
i
ó
n g
e
ri
ca
o
esp
e
cífic
a
d
e
un
h
ech
o de
ntro
de
una
p
r
em
i
s
a n
o
r
m
at
i
va
may
or.
E
l
o
tro modelo será
e
l
nomológico
,
ap
li
c
ad
o
con mucho
ah
í
nc
o
en
l
a
s
c
i
e
n
ci
a
s
e
m
r
i
c
as.
É
ste
ú
l
tim
o
método
conc
i
b
e
u
na
e
x
pl
i
cac
i
ó
n
com
o
un
razona
mi
e
n
to
de
d
u
ctivo
c
uya
s
pr
em
i
s
as
s
on
l
eyes
uni
v
e
rsa
les
(Ll,
L2
. . .
L
n) y determinados
en
u
n
c
iados
s
i
n
g
ula
r
es
,
deno
minados
con
d
icio
n
e
s
iniciale
s
(Cl,
C2
..
.
Cn),
que
e
xpr
es
a n
a
fi
r
maci
o
n
es ac
e
rc
a
de
he
chos
c
onc
r
eto
s,
y
c
uy
a
conc
lus
i
ó
n
e
s
un
enunc
i
ado
(E)
,
que
de
s
cr
i
be
a
l
fenóm
en
o
qu
e
s
e
p
re
t
en
de
ex
plic
ar.
Esquemá
t
i
c
amen
t
e
se representa mediante
l
a
s
i
guien
t
e
figura
:
"
(
. .
.
)
E
l
precep
to de
a
ut
onomía privada que
l
os
ne
goci
o
s
a
ctúan
no
es
La
pregunta
es
c
ap
i
tal para
la
teoría de
l
a
interpretación,
p
orque
dep
e
ndiendo
s
u
re
s
puesta,
s
e
enfocaría
la
hermenéutica
c
ontractual
de
d
iv
e
r
s
a
man
e
ra.
E
s
muy
d
i
fer
e
nte
interpre
t
ar
a
l
contrato como
s
i
fuera
un
a
ley,
q
ue
int
e
rpretarl
o
co
mo
un
a
mera
e
stip
ul
ación
subo
r
d
i
nada
a
ley,
autorizado
p
ara
pl
e
nar
laguna
s
de
l
a
legi
s
lación.
E
l
primero resulta más
s
e
nci
ll
o
qu
e
el
segun
d
o
porque
la
tradición civilista
con
s
ol
i
una
m
anera de
abordar
l
os".
El
s
eg
undo,
p
o
r
e
l
contrario,
abri
r
ía
l
as
puertas para que
el
juez pueda
ut
i
l
izar
t
odo
e
l
arsena
l
he
rmenéuti
c
o
contemporáneo, sometiendo
a
una interdicción solapada
y
cont
i
nua
a
las
parte
s
c
ontratantes.
Sob
r
e é
s
te
ú
l
timo punto
no
s
dice
e
l
jurista
B
e
tti
6
1
lo
sig
ui
e
nte:
E
s
te
act
o
de
j
e
ra
r
quización
mo
l
deará
l
a
int
e
rpre
tac
i
ó
n
de
l
o
s
con
tr
ato
s
h
asta
l
a
i
r
ru
p
ción
de
l
Es
tado
d
e
Biene
s
tar
d
o
nde
se
cuest
i
onará lo
ha
s
t
a a
h
or
a
e
x
pues
to.
Di
c
h
a
con
c
e
p
c
i
ón aut
o
rizará
al
leg
i
sl
a
dor para
qu
e
s
om
e
ta
l
a
c
a
s
i
omnipot
en
t
e
cap
a
ci
d
ad
para
cont
r
at
a
r
de
l
os
c
i
udadano
s
.
Su
in
tromisió
n
intr
o
du
c
irá
d
e
ntro
la
teoría de
l
a
i
nterpr
e
ta
ci
ón
de
lo
s
n
e
goc
ios
juríd
i
cos
pr
ivad
os
,
un
probl
e
ma
adici
o
nal,
no
l
o
dentro
del
orden
d e
los
e
l
e
m
e
n
tos
savi
g
nya
nos
li
n
g
ü
í
s
t
icos
,
siste
t
i
c
o
s
,
hi
s
tór
i
co
s
,
s
o
ci
ológ
i
c
o
s
o
éti
c
os
;
sin
o
,
d
es
de
l
a
m
is
s
ima
n
a
t
u
ra leza
de
l
as
normas
contractuales
.
En
fin,
l
as
preocupa
c
io
ne
s
de
Bat
i
ffo
l
59
tr
das
al
inic
i
o
de
es
te
capítu
l
o
s
e h
arán
real
i
dad:
iEs
e
l
con
t
rato
u
na n
o
rma
Ju
dica?.
l
a
ce
l
e
br
aci
ón
de
l
mi
s
mo.
Al
gunos apu
nt
es
p
ar
a
la
hi
s
toria
d
e
la
te
oría
d
e
la
interpr
e
tación d
e
los
. . .
92
62
REPÚBLICA
BOLIVARIANA
DE
VE
N
EZUELA-TRIBUNA
L
SUP
R
EMO
DE
JUST I
CIA.
Sala
Constituciona
l.
Sentencia:
Aso
d
e
vi
prilara
V
s
.
Superin
t
endencia Nacional de Bancos
y
otras
instituciones
fina
ncieras
.
Carac
a
s
, 2
4
/
0
1/
2002
E
x
p.
n
º
01-127
4.
Magist
r
ado-Ponente:
Jesús
Eduardo Cabrera Rome
r
o
.
E
n
pri
m
er
luga
r
,
como
herenc
ia
de
l
a
dispers
i
ón
reg
l
amentaria romana,
i
nt
erp
r
e
t
a
r
u n
con
t
rato
es
esenc
ia
l
m
ente
califi
c
arl
o
dentro de
l
a
gama de
i
n
st
r
umentos
obligac
i
onales
vigen
t
es
,
b
uscándo
l
e
s
u
nat
u
raleza jurídica. Esto
quiere
deci
r
q
u
e
el
j
ue
z,
en
un
pr
i
mer estadio de
indagac
i
ón
,
necesariame
n
te
Hac
i
e
n
do una
r
ecap
it
u
l
ac
i
ó
n
de
l
o
e
x
puesto
h
asta
e
l
momen
t
o
,
la
his
t
o
ri
a
herm
e
n
é
uti
ca
co
n
tract
u
al
se
d
i
me
n
todo
u n
siste
m
a
que
e
n
tenderá sobre
el
c
o
nce
p
to de
<<
in
ter
p
retar un contrato>>,
al
g
o
m
ás
q
ue
u
na
mera disputa
sobre
el
co
n
sentimiento entre dos
partes
,
r
esumi
da
si
se
quiere,
en los
siguientes
c
u
a
t
ro grandes
b
loques
:
Esta
últim
a
postura
a
p
arecida
du
r
ante
el
s
i
glo
XX
,
n
os
ll
evaría
a
entender
al
co
nt
rato como
u n
acto
a
ut
orizado por
el
legislador,
en
el
cual
,
el
Estado
,
o
m
ejor
dic
h
o e
l
juez,
pod
a
escudri
ña
r
más
allá
de
la
médu
la
v
olitiva de
las
partes.
E
s
dec
ir,
q
u
e
co
m
o
potestad delegada
a
los
pa
rt
ic
u
la
res
,
el
E
stado podría
reasum
i
rla
e
n
c
ua
l
quie
r
mo
me
nt
o
si
dic
h
o
nego
c
io
p
ri
vado
,
d
entro
de
s
u
s
cláusulas
,
vio
l
a
precep
t
os c
o
n
sti
tu
cionales
me
di
atos
,
modifica
a
lgú
n
mecan
i
smo
garant
i
zador
de
l
bi
e
n
co
m
ún,
o
si
mpl
emente
me
n
osca
b
a
d
e
rec
h
os
fundamentales
.
Total
,
el
Estado
Soc
i
a
l
de Derecho
int
rod
u
cir
í
a
p
ode
r
es
h
e
r
me
n
é
u
t
ic
os
e
x
orb
i
tantes hasta
e
l
p
u
nto de
q
ueb
r
a
nt
ar
e
l
do
gma
mod
e
rn
o
de
la
a
u
t
o
nomía de
la
vo
l
untad
de
l
as
p
artes.
La h
e
r
me
n
éutica
cont
r
ac
tu
al
socia
l
se
t
orna
negado
r
a
bajo esta
conce
p
ción
.
Destr
u
ct
i
va
de
l
a
pres
un
c
ión de
l
egal
i
dad
ab initio
de
contratos
qu
e
fue
r
on
conce
rt
ados
ba
j
o
pa
r
á
m
etros aut
ori
zados
,
per
o,
q
ue en
razón de
u
na
t
e
l
u
r
idad
sobreve
n
ida
,
d
i
cha
l
egali
d
ad
i
nicial
q
u
e
d
aría
suspendida por otras
l
egali
d
ades de
las
conven
i
encias
bl
icas o socia
l
es.
L
a
mater
i
alización
de
la
v
olu
nt
ad
c
ontr
ata
n
te compartirá con otros fines
n
o
pa
ct
ados
ni
p
r
ev
i
stos
p
or
las
partes
,
al
mo
m
en
t
o
de someterse
a
la
l
upa
a
un
que
sea
una
mer
a
cl
áus
ul
a,
co
mo
de
h
echo
ha
ocurr
i
do
en
la
jurisprudenc
i
a
const
i
t
u
cio
n
al
venezo
l
ana
62
propiamen
t
e
un precep
t
o
ju
ríd
i
co
,
sino un
p
r
ecepto que tiene relevancia
jur
í
dica
.
Según la
net
a
di
stinc
i
ó
n
ya
d
e
lin
e
ada y que ha
s
i
do
mantenida
,
el
negoc
i
o
no es
<<
f
uent
e
de
normas>
>
ni
siquie
ra
<
o
complementa
ri
as»
,
ni
c
onsis
t
e
en
a
ctuac
i
ones
legales
,
como
la
resoluc
i
ón
,
sino
autor
r
egulación de
inte
r
eses
q
u
e
se
ope
ra
en la vida
socia
l
po
r
espon
t
ánea
iniciat
i
v
a
de
lo
s
m
ismos
su
j
e
t
os que son sus
gestores
;
actividad
precept
i
v
a
q
ue el
o
r
den
j
ur
ídi
co
es
tat
al
for
m
a
bajo
s
u
protección
,
acogiendo
sus
precep
t
o
s
e
n
su
prop
i
a
ó
rb
ita mediante
r
ecepción y
t
r
aduciéndoles en
r
elaciones
jur
í
dicas
d
i
sc
i
plinadas y
r
eguladas por sus normas
(
...
)"
Emilio
J
.
Urb
ina
Mendo
z
a
63
El
establece
:
"La
venta es un contrato
por el
cual el
vendedor se obliga a transferir la
prop
i
edad de una cosa
y
el comprador a pagar el precio":
64
LABRADOR
SUÁREZ,
Jesús
Alberto
.
"Anotaciones sobre algunas facultades
y
deberes del juez
en
el
proceso
venezolano"
.
En
:
Revista Tachirense de Derecho.
San
Cristóbal (Venezuela)
Universidad Católica del Táchira nº 5-6 (1994) 51.
65
SAVATER,
Fernando
.
Sin
contemplaciones
.
Buenos Aires, Editorial Espasa-Calpe (1994)
13.
93
Los aportes anteriormente
desc
ri
tos parecen quedarse estáticos frente
al
desafío que tenemos por delante.
La
r
ea
l
idad palpada nos
ind
i
ca
una vivencia
de tiempos donde lo más sólido de
l
a
modernidad hace
aguas
65
Los
rasgos de
la
hermené
u
tica
contractua
l
conocida, son
tr
astocados otra vez por
la
clepsidra
de los cambios, quebrando
la
r
i
gidez
interp
r
e
t
ativa del Estado de Bienestar para
En
cuarto lugar,
l
a
irrupción de
un
estado más intervencionista, derogará
temporalmente
cualquie
r libertad
om
n
ímoda para
con
t
rata
r.
El
contrato sufrirá
un eclipse
jur
í
dico en
la
medida que
el
Estado social de Derecho desplaza los
últimos reductos del
l
iberalismo decimonónico, degradación que
se
complicará
con los procesos de
decod
i
ficación
progresiva
.
De
fuente pasará
a
ser tratado
como un acto sometido a la voluntad del legislador. Dicha interdicción ampliará
los
poderes de interpretación de
los
jueces
,
extendiéndose más
allá
de
la
voluntad
declarada o real de los contratantes
.
En
tercer lugar,
la
modernidad confeccionará como un hito estelar un
derecho de los contratos.
Es
t
e
réd
i
to
exclus
i
vo de
la
iusmodernidad coincidirá
con otros procesos paralelos como
la
codificación y
la
cientificidad del derecho
procesal.
El
proceso codificador sistematizará
las
reglas interpretativas, ahora,
claras para todos
l
os
suje
t
os involucrados.
De
la
naciente ciencia procesal,
el
problema de
la
interpretación contractual
será
tratado como un tema procesal
atinente
al
elemento jurisdiccional de
l
a
relación procesal, estudiado bajo
el
acáp
i
te de "los poderes del
juez"
64
En
segundo lugar,
la
consolidación
de
l
Derecho romano en
la
edad media
cristalizará
la
futura organicidad de las reglas interpretativas romanas supra
descritas.
Se
limará toda contradicción y
se
subordinará
a
los
nuevos esquemas
teóricos provenientes de
la
glosa
o
postglosa de
la
obra
justinianea
.
Las
multiplicaciones de
las
objeciones y distinciones hasta
el
infinito,
si
bien trajeron
consigo
la
causa del derrumbamiento del orbe medieval, aportarán
a
la
h
ermenéutica de
l
os contratos las categorías generalizadoras necesarias para
procedimenta
l
izar
su
interpre
t
ac
i
ón
.
Algunos apuntes para la historia de la teoría de la interpretación de los
...
debe calificar
el
contrato interaplicando
l
as
normas legales referidas
a
esa
tipicidad
con
las
cláusu
l
as.
S
i
una de
las
partes,
o
ambas inclusive, defienden que
el
negocio pactado era una vente",
el
juez precisará
si
lo
estipu
l
ado responde
a
lo
que válidamente
es
prescrito por
e
l
legislador como venta.
9
4
66
CASTILLO VEGA, Jesús
Luis
.
Ob
.
cu;
pág
.
19.
67
ALLANO,
Denis
.
Ob
.
Cit.
,
pág
.
4
-5.
68
BEC K,
U
r
lich
.
La
s
oci
e
d
a
d
de
l
r
ie
sg
o
g
l
o
b
al
.
Madrid
,
S
i
glo
XX
I
edito
r
es (2002) 113 y
ss
.
69
CASTILLO
VEGAS
,
Jesú
s
Luis
.
Ob.
Ci
t
.,
pág.
19.
70
Cfr.
PRENDERGAST
,
Christopher
.
"
Modernidad.
L
a
p
alabra
clave"
.
En: New
left
review
.
Madrid,
Edicion
e
s
Aka
l
, n
º
24
(
200
4)
8
7.
7
1
RAL
L
O
ROMERO,
Anton
i
o
.
Un
m
undo
par
a
todos
.
Otra
globali
za
ción es
posible
.
Barce
l
o
n
a,
Ed
i
tor/al
Icar
ia
(2003)
1
7.
ri
Cfr.
NAVARRO,
v
í
cenc.
Global
iz
ac
i
ón económ
i
ca
,
pode
r
pol!t
i
co
y
Estado de Bienestar. Barcelona,
Arie
l
Ed
i
to
r
es
(2000)
.
73
Cfr.
Carta Encíclica Centessimus
A
nnus. Roma
(1991)
.
7
4
BUEN, Néstor
de
.
El Estado del
m
alestar.
M
éx
i
co
D.F.,
Editor
i
al Porrúa
(1997)
.
También,
OFFE, Claudio
.
Co
n
tradicciones
e
n el Estado de bienestar.
Madrid
,
Editor
i
al
Alianza (1990).
E
l
inici
o
de
l
t
erce
r
m
i
l
e
n
io
p
l
antea
l
a
e
x
p
a
nsión incuestionable y
h
egemónica
69
del
m
o
d
e
l
o
n
eolibe
r
al
,
por
m
ás
que
sus
detractores lo
t
i
lden como
u
na
doctr
i
na
an
ti
dernoc
r
á
t
ica
,
r
ee
n
cantado
r
a
de
una fenec
i
da
rnodernidad
7
º;
causante del
desa
r
me
ét
ic
o
de
l
a
soc
i
edad"
,
y en
esencia
,
antihumana por
anteponer
l
a
d
i
me
n
sió
n
econó
mi
c
a
de
l
s
u
jeto
"
antes que
la
esfera vital ínsita
c
omo
se
r
es
espiritua
l
es
73
L
os
Estados
de
proc
u
ra
ex
i
stenc
i
al, ayer panacea del
p
r
og
r
eso,
t
e
rmi
na
n
sie
n
do
Es
t
ad
o
s
de
l
rn
alestar
74 sólo abrazados por regímenes
El
sig
l
o XXI
n
os
devue
l
ve
a
la
mesa
de
diseño.
La
osci
l
ac
i
ón pendular
entre
estandari
z
ació
n
y
desregu
l
ación del
cont
r
a
t
o
y
sus
maneras de abordarlo,
en
e
l
decir de
Alland
,
otra
vez
hace
de
las
suyas
67
Lo
que prometió ser
un
éxito
he
r
me
n
é
u
tico
contract
u
a
l
traído
en
l
as
alfo
r
jas
s
o
ciales
de
métodos más allá de
la
trampa gr
a
matical
,
n
os
introdujo
en
un
caos
inte
r
pretativo visto por última
v
ez
e n
la
plenitud
iusnatura
li
sta.
La
tentac
i
ón
neoliberal -liberalismo del nuevo
c
uño-
sur
ge como
alternat
i
va
an
t
e
un
a
sociedad
de
l
welfare,
o
de
riesgo
68
,
amenazada por
la
ru
i
na
económica
estata
l
,
l
a d
i
sto
r
ción
de
l
mercado,
la
ineficiencia
e
n
l
as
prestacio
n
es
p
úblicas,
la
i
n
flac
i
ó
n
,
e
l
défic
i
t
c
r
ónico
y
el
exceso de
bur
ocra
c
ia
.
2.
l
Contr
a
ctu
alis
mo
hermenéutico
en el
s
iglo
XXI?
reinsertar
la
operatividad
contractua
l
de
la
primera modernidad,
e
s
ta vez, con
otros
i
nst
r
umentos y técnicas normativas desconocidos por los primeros
codificadores
l
iberales.
Y
en
el
ínterin,
la
m
e
zcla
de
l
Derecho anticontractual
de
l
siglo pasado
co
n
el
cont
r
ac
t
ual
i
smo
más
rancio
se
encuentran para edificar
un
híb
r
ido cuyo
s
i
gno
co
ntr
a
di
c
t
orio
n
o
es
l
a
rust
i
cidad sincrética tan
acostumb
r
a
d
a
en
el
m
undo de
l
as
i
deas
l
uego de
Co
i
sin.
Su
d
i
visa será
un
neocontractualis
m
o
q ue
oteará
h
acia
el
futuro replanteando
el
pasado
lib
e
ral
que
n
i
ega
morir
.
En
fi
n,
e
stamos
e
n
lo
más
hondo
de
la
república
del
pensamiento
único
,
tal y como
lo
b
a
u
t
iz
an
l
os
an
tili
be
r
a
l
es
66
Emilio J
.
Urb
i
na
Mendo
z
a
75
CASTILLO
VEGAS,
Jesús
Luis
.
"El
neol
i
beralismo
y
las transformaciones del Estado
y
de
l
Derecho en
la
socied
a
d
global"
.
En
:
Re
v
ista
Tachire
nse
d
e
Derecho
.
San
C
r
istóbal
(Venezuel
a
)
,
Uni
v
ersidad Católica del Táchira nº
1
4 (2002)
15
.
7 6
CASTILLO
VEGAS,
Jesús Luis.
.
..
El
neolibe
r
alismo
y
la
s
t
ran
sf
ormac
i
ones ...
pág
.
2
3.
77
Para más
detalles
,
véase
BAU
M
EISTER TOLEDO,
A
lberto
.
A
l
gunas consideraciones de
carácter Jur!dico sobre los reaseguros financieros en
Venezuela
.
En
:
AAVV
:
Estudios
s
ob
re
Derecho de Seguros. Caracas, Asociación
Venez
o
l
an
a
de
Der
e
cho de Seguros
y
Univ
ersidad
Católica Andrés Bello (2003)
1
47
-
175
.
78
MORATALLA
,
Agustín.
"
L
a
intención perfeccionista de
R
a
w
ls
:
lUn puente
ét
i
co entre
l
a
herme-
néutica
y
el
liberalismo?
.
E
n:
Revista
Agustiniana
.
M
adrid,
OAR
n
º 114,
Vo
l.
37 (1996) 1059.
9
5
Si
bien
la
estrategia neoliberal
rep
i
te
e
n
buena
me
d
i
d
a
l
os
pa
t
ro
n
es
liberales
y
a
ensa
y
ados, el
disc
u
rso
h
ermené
u
t
i
co
co
ntr
a
ctu
al
to
m
a
u
n
ru
m
bo
c
ompletame
n
te
dist
in
to y hasta cont
r
adicto
rio
.
Las pa
rte
s
,
por primera
v
ez
en
l
a
historia contractual
,
in
cluyen como
potes
t
ad
propia del
p
rinci
p
i
o
de
la
auto
n
omía
de
la
voluntad la capacidad de diseñar
dentr
o de las
cláusula
s estipulatorias, las
normas
y
procedimien
t
os
i
nt
e
r
preta
t
i
v
os
,
s
u
s
tr
ayé
ndo
se
d
e
esta
m
anera,
a
t
odo
el
bloque
h
er
m
e
n
éut
i
co impuesto por
el
l
e
gisla
d
o
r
.
La
re
l
e
va
nc
i
a
adquirida por
L
os
n
o
v
ísimos ropajes
contrac
t
uales
c
u
r
i
osam
e
nte en vez de innovar
también en
las
for
m
as
de
su
rev
i
s
i
ón,
retorna
n h
ac
ia
concepciones superadas de
u
n
li
beralismo
exagerado
.
Las
jurisd
i
cciones
se
sus
t
rae
n a
la
hora de conocer un
c
on
t
rato para darle pie
al
á
r
bitro
p
riv
ado
q
ue
reso
l
verá
m
ejor
l
as
disputas
.
La
i
nterpretación
contra
ct
ua
l
asu
me
con este
neoco
ntr
actual
i
s
m
o
d
e
l
sig
l
o
X
XI,
e
l
mi
smo talante liberal
de
l
siglo
XIX
,
donde
lo
más
import
a
nte
e
r
a
p
r
eservar los
n
egoc
i
os
y
l
a
estabilidad de
e
ll
os
s
in
me
n
oscabo de
l
a
potesta
d
de
las
p
artes
para resolver sus
prop
i
as
dis
p
utas. Algo
q
u
e
n
os
lo
adv
i
e
rt
e
Agu
st
ín
M
oratalla:
Traspo
l
ando este proceso de
p
r
ivat
i
zac
n
de
l
o
blico
75
hacia
lo
que
ha
c
o
n
vocado estas
refle
xi
ones,
la
versión
n
eol
i
beral
de
l
Der
e
cho
i
n
troduce nuevos
c
ontratos creados no por
las
legislaciones de
l
os
E
st
ados sino
po
r
l
a
práct
i
ca
de
los
me
r
cados
i
n
t
ernacio
na
l
es
76
Vocablos
co
mo
leasing
,
f
a
ct
orin
g,
outsourc
i
ng,
Jo
int
ventare
, finite
risk?
'
, fran
q
uicias
, dinero electrón
i
co
,
justa
time
, cláusulas
ar
bitrajes, etc;
t
oman
ca
rt
a
de
naturale
z
a
en
l
os
est
r
ados
judic
i
ales
.
an
timodernos y soñadores de una
segur
i
dad
intranac
i
onal hecha
icos
po
r
la
g
l
obal
iz
ación
.
Al
gu
n
os
apuntes para
l
a h
is
t
o
ri
a
d
e
l
a
t
eo
a
d
e
l
a
int
e
rpretación de los
. .
.
"(
.
.
.
)
En
la
historia del
libe
r
alismo
,
e
l
conf
li
c
t
o
de las
inte
r
pre
t
aciones es el
resultado
n
a
tural de las
ac
t
ividades
d
e
la
razón
hu
m
ana en un
co
n
texto de
libertad de pensamiento, de
opini
ón
y
de
e
x
pr
e
sió
n.
Par
a
l
os
li
berales
,
el
conflicto
no
se
soluc
i
onar
á
m
ed
i
ante
p
rocedimien
to
s
epis
t
emo
l
ógicos con
l
os que encontrar una verdad
común
,
se
e
l
eg
i
un
p
roce
d
i
mi
ento normativo
que dará como
re
s
ultado el
constituc
i
onalismo liberal. El
liberal
i
smo no
aspira
a
resolver
es
t
e
conflicto
,
l
o
q
ue
h
ace es
es
t
ab
l
ec
e
r
un
marco de
segur
i
dad
y
estabilidad
j
urídica que
l
o
g
e
s
t
ione
(
..
.
)"
78
96
79
Cfr
.
GI
M
É
N
EZ
CORTE
,
Cristián.
"L
e
x
M
ercator
i
a,
garant
í
a
s
independientes y coacción
e
xt
raestatal
"
.
En:
Internacional
La
w.
Re
v
ista
Colomb
i
ana de Derecho
I
nt
ernacional. Bogotá,
Ponti
fi
cia
Univers
i
dad
Jav
e
riana
n
º
3
(
2
00
4)
3
4
3-361.
00
M
ERCADO PACHECO,
P
e
dro
.
Ob
.
Ci
t.
,
g
.
13
3.
81
Sob
r
e
este
punto
,
Cfr
.
OV
EJ
ERO LUC
A
S,
Félix
.
"L
a
s
defensa
s
morales del mercado".
En:
Isegoría
.
M
adrid,
n
º
9
(
1
99
4)
44
.
82
A
mediados de los años 90 del
sigl
o
XX,
se
suscitó una
d
i
sputa académica en Chile sobre
la
inutilidad de
cont
i
nuar
s
osteniendo
la
c
l
ásica
dialéct
i
ca
Der
e
cho Natural-Derecho
Pos
i
tivo.
El
tema fue ampliamente difundido
e
n
l
a
s
diferentes publicaciones de algunas universidades chile-
nas, entre
las
que
r
esa
l
tan
:
SQUELLA
N
ARDUCI
,
A
gustín
.
"LPor qué vuelve
a
hab
l
arse
de
der
ec
h
o
natural?
.
En
:
Re
vis
ta
C
h
il
ena de Derecho. Santiago de Chile, Pontificia Universidad
Católica de
Chi
l
e
Vo
l
22,
n
º
1
(1
995)
79-89
.
Tambi
é
n,
la
c
on
te
stación
al
artículo en
ORREGO,
Cristóbal. "LPodría no
hab
l
ar
s
e
de
De
r
ech
o
N
atur
al
a
lguna
v
e
z
?
.
Réplica
a
l
profesor Squella".
En
:
Re
vi
s
t
a Chilena de Derecho
.
Sa
nt
iag
o
de
C
hile
,
Pont
ifi
cia
Universidad Católica de Chile
Vo
l.
2
4,
1
(
1
997)
1
2
5-
1
50
.
83
Preferimos adherirnos
a
la
tesis de
B
e
ck
donde esgrime
el
fi
n
de
la
modernidad indust
r
ia
l
(primera
modernidad)
y
el
inic
io
de
la
mod
e
rnidad
refle
x
i
v
a
(segunda modernidad) que dará pie
a
la
apar
i
ción de lo que
él
llama
l
a
soc
i
edad del
r
iesgo
.
BECK,
Urlich.
Ob
.
Cit.
,
pág. 113.
Como
nu
nca
a
n
tes
,
la
i
nt
erp
r
e
t
ació
n
de
l
os
con
t
ratos
se
vislumbra tan
r
o
b
usta
co
mo
débil
,
luego de
la
i
nt
erdic
ción
b
reve
de
l
Welfare State.
El
simp
l
e
h
ec
h
o de asumirse
r
eglas
he
r
me
n
é
u
t
i
cas
t
asadas por quienes contratan, coloca
en
p
e
li
g
r
o
t
o
d
a
la
t
r
adició
n
int
er
p
retativa heredada de Roma.
En
un
r
enac
i
m
i
en
t
o de
no
simas
v
ersiones de un
i
njustificado
iusnaturalismoª
2
,
pod
a
t
ras
la
darnos
a
v
i
ejos
p
ro
bl
e
m
as
de
l
caos y erosión solapada del poder
h
e
r
menéut
i
co
j
usta
m
e
n
te
co
nf
erid
o
al
j
ue
z.
He
a
ll
í
el
desafío que parece asomarse
en
es
t
e
cap
í
tulo
h
istórico
de
l
con
tr
a
t
o
qu e
t
oda
v
ía
está
po
r
escrib
i
rse
,
cuando
e
st
r
e
n
a
m
os
un
D
erecho de
nu
e
v
as
m
odern
i
dade
s
8
3
con
m
oldes
v
i
ejos de
liberal
i
smo
s
up
e
r
ado.
To
d
a
esta parafernalia
ind
i
v
i
d
u
a
li
sta
l
e
imprime
al
pr
i
ncipio de
la
autonomía
de
la
v
ol
unt
ad, un sesgo
refinada
m
en
t
e
capr
i
choso, pues,
la
parte o
l
as
partes
a
f
ectadas
e
n
un
p
rob
l
ema
a
ti
nen
t
e
a u n
contra
t
o pactado,
e
x
igen
el
cump
li
m
i
en
t
o
de
l
as
prestaciones
,
o
bien
l
a
r
eso
l
uc
i
ón
de
l
m
i
smo no como
l
egítimas pretensiones
de
un ciudadano de un Estado donde
se
c
onsag
r
a
en
e
l
te
xt
o constitucional
sus
derec
h
os
f
un
dame
nt
a
l
es
cívicos
,
s
i
no
co
m
o
e
j
erci
t
an
t
e
de una Soberanía
C
onst
i
tucional del
Cons
u
mid
o"
,
En
fin,
a
pesa
r de que poseemos una afición
casi frenética por
el
Estado Social y
C
onsti
t
ucio
n
al
de
De
r
ec
h
o, tenemos un
mun
d
o que
ca
d
a
v
e
z
se
afilia
a
las
ma
t
emá
t
icas
l
evia
t
hanísticas,
las
Cortes de
Arb
i
tra
j
e
sin
"
n
acionalidad"
,
r
espa
l
da
el
argumento que sostiene
e
l
re
t
o
rn
o
e
n n
uestros días de
la
ol
v
ida
da pero
r
e
n
o
v
ada /ex
mercatoria
79
,
de
autor
r
eg
ulación basada
en
c
on
t
ra
t
os
internaciona
l
es,
l
audos arbitrales
y
peligrosas
<
n
munidades>>
fr
en
t
e
al
d
ere
ch
o
naciona
º·
Emilio
J
.
Urb
i
na
Mendoza
97
Pa
la
b
ras
cl
aves
:
L
a
int
e
rpret
ació
n d
e
los
c
o
nt
ratos
,
a
s
im
p
le
v
i
s
ta
,
p
arec
e c
on
s
titu
i
r
s
e
en
u
n
a
nu
e
v
a
e
spe
cie
d
e
rama
int
e
rpr
e
tativ
a.
As
í l
o p
arece
se
ñ
alar la
doc
tr
ina
civ
i
li
s
ta que poco
o n
ada
c
on
c
ibe
l
a
un
i
d
a
d
en
l
a
in
terpr
e
t
ac
i
ón
.
S
in
e
m
b
a
r
g
o.
l
a
teo
a de
l
a
in
te
r
p
retac
n
juríd
i
c
a
h
a
c
oncretado
to
da
un
a gama
d
e
for
m
as
ace
r
ca
d
e
mo
He
rrne
s,
e
l
me
n
saj
ero de
l
o
s
dio
ses
,
r
e
hace
l
a
vo
lun
tad
o
r
ig
i
na
l
de
l
as
p
a
rt
es
.
Esa
hi
s
t
oria es
l
a
q
u
e
b
u
s
c
a
m
os
re
c
o
ns
t
ruir
den
tro
de
l
sis
tem
a
rom
a
n
ista
d
e
int
e
rpr
e
t
a
c
ión
d
el
De
r
echo
,
por
m
edi
o d
e
l
a
pe
ri
o
di
z
aci
ó
n
a
tra
v
é
s
de
l
a
h
i
st
o
ri
a
.
R
e
sumen:
Algunos apuntes para la historia de
l
a
teor
í
a
de la interpretación de los
. .
.
O
bligaciones Civil
l
aw
C
ont
ra
t
os
Interp
r
etación
Co
ntr
a
ctu
a
l

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba