El chavismo y Monómeros: corrupción grosera y falta de transparencia

La Asamblea Nacional, a cargo del presidente interino Juan Guaidó, le arrebató en 2019 el control de Monómeros Colombo Venezolano, filial de la estatal Pequiven, al régimen de Nicolás Maduro. La junta directiva ad hoc presentó el pasado 29 de julio ante el Poder Legislativo el balance de la gestión en el último año.En la presentación, la directiva señaló que las ganancias operativas de la compañía alcanzaron los 10 millones de dólares, comparado con una pérdida de 8,9 millones de dólares en los primeros 6 meses de 2019. Según los datos, se lograron revertir las pérdidas ocasionadas en la firma por los personeros del chavismo.Manuel Quevedo, exministro de Petróleo del régimen chavista, había acusado en 2019 a la presidencia encargada de desmantelar y de vender como chatarra la petroquímica, ubicada en Barranquilla. En ese momento, el funcionario aseguró que Monómeros en 2018 estaba en 92% de su capacidad de producción.Carmen Elisa Hernández, presidenta de la junta directiva ad hoc, en una entrevista concedida a El Nacional, afirmó que la cúpula de Maduro convirtió en los últimos años a Monómeros en su caja chica y calificó de grosera la forma en la que, según, los funcionarios chavistas sacaron dinero de la compañía.—Quizá el nombre de Monómeros resulte desconocido para muchos venezolanos. ¿Por qué se debe saber lo que está ocurriendo con esta compañía?—Si bien es cierto que Monómeros está registrada en Colombia, que se rige por las leyes colombianas y que su principal mercado es Colombia, el dueño de las acciones de Monómeros es el Estado venezolano; y, por lo tanto, esa es la importancia, además de que es un activo de la nación, de los venezolanos, que también está licenciado y manejado para el beneficio de sus accionistas. Más allá de su tamaño, de sus mercados y a lo que se dedique, es una empresa que cuyo capital es de los venezolanos. Teníamos que salvarla de la depredación a la que estaba siendo sometida por el régimen. Pero estratégicamente Monómeros está asentada en un país que está llamado a ser una de las despensas del mundo. Es decir, estamos en el país que va a consumir fertilizantes a futuro y que está haciendo crecer su sector agrícola de manera importante. Es decir, tenemos un activo que está sobre un mercado importante, interesante, con una posibilidad de crecimiento. Cuando regrese la democracia, Venezuela necesitará recuperar el campo y la productividad agrícola. Monómeros va a ser ese enlace entre la experiencia, la tecnología y lo que está pasando en Colombia; y la vinculación que podemos hacer para llevar alimentos a las primeras de cambios que, como todos sabemos, Venezuela atraviesa por situación humanitaria.—La funcionalidad de los activos venezolanos será valiosa cuando se recupere la democracia en el país.—En lo que logremos salir del régimen la necesidad de alimentos va a ser infinita y tenemos al lado una despensa importante. Monómeros va a ser un articulador importantísimo en democracia para poder potenciar la productividad del campo venezolano. Creo que allí vamos a radicar la importancia que, además de salvar el activo, haremos un factor de vinculación y de apoyo. Como todos sabemos, el régimen acabó con Agroisleña, que tenía un modelo similar al que estamos planteando para Monómeros, de integración vertical y de articulador con la productividad y el agricultor.—El Estado venezolano tuvo mucho interés en comprar las acciones de Monómeros que Colombia estaba dejando. ¿Cómo es que terminó en números rojos?—Quedó claro que a partir de 2005, cuando la compró el Estado venezolano, comenzó un proceso de abandono y desatención terrible. Enviaron para Monómeros juntas directivas con intereses políticos, militares; y como infraestructura y cultura organizacional el deterioro fue terrible, fue muy fuerte lo que hicieron con Monómeros. Hubo gerentes que no respetaron las normas, gente que se aprovechaba del activo y le...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba