Coincidencias, eructos y la inocultable tos

 
EXTRACTO GRATUITO

La dictadura de Augusto Pinochet duró 17 años y se desvaneció con el voto mayo ritario de la ciudadanía que le dijo al tirano que prefería vivir en libertad y sin tutelajes. Fue el proceder de empleados públicos y modestos campesinos, también de carabineros y choferes de autobús. Incurso en crímenes de lesa humanidad y en actos de corrupción en los que participaban numerosos miembros de la familia presidencial y de la junta militar que lo acompañaba, la transición comenzó sin reclamos ni voces de despecho.Sin necesidad de consultar a los babalaos ni pedir la ayuda de un amigo, ambos bandos en disputa se dispusieron a reinstalar la democracia y rescatar lo que hubiese que salvar del progreso económi co que funcionaba para beneficio del pueblo chileno.Al cumplirse 17 años del triunfo electoral de Hugo Chávez, que murió y dejó en el trono a una comandita que mientras él agonizaba utilizaba un sello de caucho con su firma para legalizar devaluaciones y nombramientos, la voz del pueblo, de manera pacífica, soberana y rotunda manifestó su deseo de cambiar, de no seguir por el camino de la ineptitud y el fracaso, de la restricción de libertades y de crueldades. En voz bien alta manifestó que prefería la vuelta del Estado Social de Derecho y que se le pusiera fin al capricho y las desmesuras de los instalados en el socialismo.Habiendo desmantelado la institucionalidad y destruido el aparato...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA