La democracia aún es un sueño lejano en el teatro venezolano

 
EXTRACTO GRATUITO

Hablar de democracia desde las tablas ha sido complicado para los autores del teatro venezolano. La visión de un país participativo se presenta en sus textos como un sueño lejano; mientras que las dictaduras y las denuncias aparecen como grandes líneas dramáticas.El tema de la democracia ha sido como un vaivén en nuestra dramaturgia porque siempre ha sido cuestionada, aclara la escritora Karin Valecillos. Con ella coincide Javier Vidal, quien asegura que en el teatro venezolano se han tocado los extremos de los modelos políticos; mientras que Héctor Manrique indica que solo algunos personajes o piezas han tratado el tema en momentos muy específicos.La dramaturgia sirve para reflejar y en nuestro país ha servido para constituir una poética sobre la democracia, dice Vidal. El escritor explica que desde la dictadura de Pérez Jiménez el teatro ha sido muy crítico con los sistemas políticos. Ese es el papel que tenemos que desempeñar los artistas. Nosotros no escribimos odas al poder, afirma.Expresión política. El teatro desde su origen ha sido la representación del pensamiento de la polis. El ciudadano se veía reflejado. Se exponían valores para que los pusiera en práctica, asegura Valecillos.Eduardo Burger, profesor de Comunicación Escénica de la UCAB, señala que el filósofo Alasdair MacIntyre recuerda que es a través de Sófocles como se pueden comprender los padecimientos de los griegos a la hora de pasar de una moral épica, anclada en la competencia y en el mito, a una moral de convivencia política. El teatro es, para mí, uno de los ejercicios más plenos de ciudadanía, añade el docente.En textos clásicos de la dra maturgia nacional como los de José Ignacio Cabrujas, Isaac Chocrón y Román Chalbaud, que retrataron al país, se hace difícil hallar imágenes que se conecten con los valores democráticos.Una noche oriental de Ca brujas se desarrolla el 23 de enero de 1958, cuando la democracia nacía. A los personajes los agarra la transición en un bar, menciona Manrique sobre la pieza y agrega que en realidad no hay tratamiento de valores democráticos sino del proceso de cambio luego del derrocamiento de Pérez Jiménez.El director de Grupo Acto ral 80 reitera que en el teatro de Cabrujas la presencia de referentes democráticos es vaga: En El día que me quieras habla de la dictadura de Gómez y en Acto cultural o El americano...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA