Corrupción y derroche detrás de la primera gestión socialista de Valencia

 
EXTRACTO GRATUITO

Dos denuncias contundentes: el cobro de un millón de bolívares para otorgar permisos a una nueva discoteca en el norte de Valencia y la compra de camiones de aseo urbano a comienzos de este año cedidos a una cooperativa bajo un halo de irregularidad fueron los hilos conductores que permitieron al Sebin atar cabos sobre las verdaderas dimensiones de la red de extorsión y corrupción manejada por Edgardo Parra Guardia Edgardito, el hijo mayor del alcalde de Valencia, Edgardo Parra Oquendo.Aunque era un secreto a vo ces las historias sobre el derroche y la vida suntuosa que llevaba Parra Guardia, al destaparse este escándalo, con los detalles sobre la oficina paralela que funcionaba en el piso 1 de la torre B del Centro Reda Building, en El Parral, los alcances de los negocios ilícitos han causado asombro.Incluso para muchos Edgar do Parra Guardia quien días antes de que allanaran su oficina salió del país y se encuentra en Estados Unidos tenía más poder que su propio padre.Hasta diez escoltas le vimos al hijo de Parra, pero creíamos que era un comerciante árabe o musulmán de los que viven en Los Mangos, dijo un vecino del edificio Taguay que aún está sorprendido por el escándalo, pues pensaba que el hombre era un empresario.Parra Guardia no hablaba con nadie en el lugar, solo con sus escoltas que lo acompañaban hasta que subiera a uno de los dos apartamentos que tenía en ese edificio: el 16 E y el 3 C.A su compañera sentimental, la exmiss Victoria Eugenia López-Pando Novoa, de 34 años de edad, detenida por el caso, la veían pero tampoco tenía contacto con nadie. A diferencia de él, que ostentaba con cadenas de oro y gran despliegue, ella vestía muy normal, no levantaba sospecha, narró otro habitante del edificio.Tenía una avioneta mode lo Baron, siglas YV2320, que fue registrada por la Asociación Cooperativa Construsave, constituida por personas en su mayoría ya fallecidas. La avioneta viajaba a islas del Caribe como Aruba, pero allí no solo paseaba Edgardo hijo sino también sus más cercanos amigos. En ocasiones los acompañaban algunas mujeres.La lucha por la basura. A prin cipios de enero de 2013, el gobernador Francisco Ameliach quitó a la Alcaldía de Valencia la competencia del manejo del vertedero de La Guásima, tras un incendio que duró días e imposibilitó la descarga de desechos.La gobernación empezó a di rigir los procesos en ese vertedero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA