Los golpes a los estados

E n seis gobernaciones y cinco alcaldías hoy ocupa la silla principal una persona distinta a la que fue elegida por la voluntad del voto popular. Las poblaciones que decidieron sus gobernadores y alcaldes han visto, en cadena nacional, cómo el primer mandatario dispone de un funcionario que pocos meses atrás le había ofrecido en campaña todo su compromiso a esa región pero que de inmediato renuncia para incorporarse al gabinete ministerial.Los votantes también han presenciado la destitución en tiempo récord de sus autoridades electas, quienes han sido desalojados de las sedes públicas para que en su lugar los sustituya un funcionario que representa a la tolda política que perdió las elecciones.La lista de concejales y diputados que no es tán ejerciendo sus cargos también va en ascenso: unos porque obedecen a las movidas del ajedrez que se hace desde el Poder Ejecutivo y otros porque han sido destituidos, detenidos, exiliados e inhabilitados. En ambos casos, los ciudadanos que los eligieron se quedaron sin representación ante las instancias de poder. La voz del pueblo no es quien está dictando la última palabra.La semana pasada, la Asociación Venezolana de Concejales, emitió un comunicado en el que expresan su preocupación sobre desconocimiento sistemático que desde 2013 se ha ejercido sobre los cargos electos y sobre la voluntad popular que se expresó en esas últimas elecciones municipales.Esta actitud antidemocrática, llevada a cabo por quienes de bieran estar garantizando el Estado de Derecho, es una evidencia de la ausencia de instituciones que cumplan efectivamente el rol que les asigna la Constitución y las leyes. Al contrario, basan sus acciones autoritarias en expedientes forjados plagados de mentiras, carentes de evidencias y haciendo uso de testigos falsos; procedimientos que no tienen otro propósito que el de acallar la voz de los representantes del pueblo, quienes ejercen sus funciones en el poder público municipal, precisamente el poder llamado a ejercer sus competencias de cara al ciudadano, fuente de legitimidad de su acción y a su vez órgano básico de control de la gestión del gobierno local, dice el comunicado.En diciembre de 2015 se establece otro hito en esa práctica que quiebra la descentralización, señala el documento, con la desincorporación de los cuatro diputados electos en Amazonas, que no solo le resta a la oposición la mayoría calificada en el Parlamento sino que también deja sin representación a los ciudadanos de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba