Jonathan Jakubowicz: Escribiré la historia de Juan hasta que se recupere la libertad de Venezuela

Que quede constancia de lo sucedido. No es otra la pretensión de Jonathan Jakubowicz, director de cine y guionista, al contar la historia de Juan Planchard, un joven de clase media, hijo de profesores universitarios, educado en una universidad privada de Caracas, que sin llegar a los 30 años de edad se convierte en multimillonario gracias al control cambiario que impuso Hugo Chávez en Venezuela y a los negocios que luego hizo con el chavismo.La historia de Las aventuras de Juan Planchard, la primera novela del realizador de Secuestro express, Manos de Piedra y Resistance, situaba a su protagonista en un mundo de excesos, drogas, prostitución, lujos y derroche pagados con dinero robado producto de sus relaciones con el gobierno que se ufanaba por ser el modelo del "socialismo del siglo XXI". En la segunda entrega, La venganza de Juan Planchard (Epicentral Studios, disponible en Amazon y Apple Books), ese mismo protagonista acaba de salir de la cárcel en Estados Unidos y la CIA, organismo para el que trabaja como informante, le encomienda una misión que no es otra que la de infiltrarse en la organización criminal que se ha convertido el régimen de Nicolás Maduro.Juan Planchard, por supuesto, no es el mismo. Tiene 33 años de edad, pasó 6 años preso, no le quedó ni un dólar de todo lo que robó y comienza a cuestionarse lo que hizo y lo que ha perdido en el camino. Regresa a Venezuela y encuentra un país empobrecido, de gente que lo que más desea es emigrar y donde potencias extranjeras intentan repartirse lo que queda. Un país hambriento, sumido en la más grave crisis humanitaria, donde se violan los derechos humanos y se somete a los opositores al régimen a las más atroces torturas. Un país donde unos pocos harán lo que sea por mantenerse en el poder. Y lo logran.Planchard, un personaje que creía haberlo visto todo, se da cuenta de que no ha visto nada. Que todo puede ser mucho peor. Llega, incluso, a asombrarse. Su objetivo: curarse del chavismo. Y en esa travesía Jonathan Jakubowicz, cineasta nacido en Caracas en 1978, va relatando a un ritmo voraz la historia reciente de una nación que, según el autor, se suicidó.—¿Contar la historia del país a través de Juan Planchard se ha convertido en una necesidad vital?—La primera víctima del comunismo siempre es la verdad. La única manera de lograr volver a ser una nación es que quede constancia de lo sucedido.—¿Cómo defines al Juan Planchard del primer libro y al que protagoniza la segunda parte de la historia? —El Juan del primer libro está viviendo la era dorada del chavismo, ese momento de abundancia económica en el que se repartían guisos de millones de dólares por doquier. El Juan del segundo libro acaba de pasar seis años en una cárcel gringa, y vuelve a Venezuela para infiltrarse en el chavismo como espía de la CIA. La Venezuela con la que se encuentra no es la misma. La rochela caribeña de la era Chávez, en la que el perico y las putas en orgías revolucionarias definían a una nación pendeja que todavía creía en su líder, se acabó para dar paso a una crisis humanitaria en la que potencias extranjeras se reparten lo que queda de país. Es un Juan mucho más amargo, enfrentando una realidad que ya no da risa.—¿En cuanto a la escritura, la manera de concebir la historia y el acceso a fuentes, qué diferenció la primera entrega de la segunda?—La venganza de Juan Planchard requirió de mucha más investigación, pues profundiza en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba