Un niño de la patria

Como ya es habitual, la crónica roja informó, hace solo unos días, del linchamiento de otra persona señalada como autor de algún robo o un atraco. Esta vez se trataba de Joise José Farías Miranda, un muchacho de 22 años que fue quemado vivo por robar a tres mujeres. El hecho ocurrió en un barrio de Petare; pero pudo ocurrir en cualquier lugar de nuestra extensa geografía, en donde los ciudadanos se sienten hastiados de la inseguridad y de la impunidad. Ya no tiene nada de novedoso que Venezuela se haya convertido en un Estado fallido, incapaz de garantizar la vida, la seguridad y la propiedad de sus ciudadanos; pero vale la pena detenerse un momento en los protagonistas de esta nueva ley de la selva, decretada por quienes nos gobiernan.Cuando el chavismo se insta ló en el Palacio de Miraflores, Joise José apenas tenía 4 años de edad. Su futuro, como el de todo niño que nace en la miseria, podía ser sombrío; pero Hugo Chávez se prohibió que hubiera más niños de la calle y prometió ocuparse de quienes, a partir de ese momento, serían los niños de la patria.Independientemente de lo que puedan decir las cifras oficiales, dieciocho años después de esa promesa presidencial, lo cierto es que hay más pobreza, más desesperanza, más niños haciendo piruetas en los semáforos a cambio de un mendrugo de pan, y más niños y adoles centes delincuentes.Dieciocho años después de una de esas tantas promesas presidenciales, Joise José, quien fue un niño de la patria chavista, murió brutalmente asesinado, seguramente por otros adolescentes que, como él, han crecido en medio del discurso del odio. Víctima y victimarios fueron abandonados por un gobierno que cuenta con recursos para adquirir armamento militar, pero no para dotar a la policía de los instrumentos necesarios para com batir el delito y garantizar la seguridad de los venezolanos.Al igual que sus victimarios, Joise José vivía en ese país imaginario que nos ha pintado el actual régimen, en donde hay una industria floreciente, con empleos bien pagados, con tiendas en las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba