Sentencia nº 271 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Penal de 20 de Mayo de 2008

Fecha de Resolución20 de Mayo de 2008
EmisorSala de Casación Penal
PonenteEladio Ramón Aponte Aponte
ProcedimientoRadicación

EN SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente Doctor E.R.A.A.

De conformidad con lo dispuesto en el numeral 40 del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia y el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, corresponde a la Sala de Casación Penal pronunciarse sobre la solicitud de radicación de la causa Nº BP01-P-2006-1656, seguida ante el Juzgado Itinerante Vigésimo Primero en función de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Anzoátegui, al ciudadano R.A.O.Z., por la presunta comisión del delito de HOMICIDIO CALIFICADO, tipificado en el artículo 406 (ordinal 1º) del Código Penal en perjuicio del ciudadano J.J. ZERPA GAMBOA.

Tal requerimiento, fue presentado por el ciudadano F.H., abogado defensor del ciudadano antes identificado.

El 10 de marzo de 2008, se dio cuenta en la Sala de Casación Penal del recibo de la presente solicitud y, se designó la ponencia al Magistrado Doctor E.R.A.A., quien con tal carácter suscribe el presente fallo.

FUNDAMENTOS DE LA SOLICITUD

Alegó el solicitante lo siguiente:

“…En fecha 18 de febrero de 2008, introducimos (sic) ante esta Sala que usted dignamente preside SOLICITUD DE RADICACIÓN DEL JUICIO que se le sigue a mi defendido ante el Juzgado Itinerante Veintiuno en función de Juicio de la Circunscripción Judicial del Estado Anzoátegui, la cual cursa como señalamos anteriormente bajo el número 2008-0055, fundamentando la misma en la ALARMA, SENSACIÓN y ESCANDALO PÚBLICO, como está demostrado con las publicaciones de la prensa regional que acompañamos en esa oportunidad (…) y en el estado de salud física y mental de mi defendido (…) para lo cual me permito una vez anexar Examen Médico Psiquiátrico que le fuera practicado por la Dirección Nacional de Evaluación y Diagnostico Mental Forense del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (…)

El 4 de marzo de 2008, esta ilustre Sala (…) declaró SIN LUGAR la solicitud de radicación que planteáramos.

Luego de introducida la solicitud han ocurrido nuevos hechos que ratifican la necesaria e imperiosa de trasladar (sic) el juicio que se le sigue a mi defendido (…) a otra jurisdicción distinta al Estado Anzoátegui y con ocasión a que el Juzgado de Juicio fijó fecha para la realización de la Audiencia Oral y Pública como son la aparición de ‘pintas’ en las paredes ubicadas en la Zona Norte (Barcelona, Lechería y Puerto La Cruz) (…)

(omissis)

También viene sucediendo que el padre de la víctima valiéndose de su condición de docente de la Universidad de Oriente y de su dominio sobre los alumnos los ha llevado a todos los actos procesales para manifestar y exigir la condena de mi defendido R.A. OROCOPEY ZAMBRANO…”.

Así mismo, la defensa agregó a la presente solicitud, seis (6) fotografías donde aparecen escritas en muros las frases “MUERA RAMÓN OROCOPEY”; MUERTE A RAMÓN OROCOPEY; VENGUEMOS LA MUERTE DE YARAE”; “RAMÓN A. ASESINO DEL POBLADO”

Posteriormente, el 31 de marzo de 2008, se recibió en la Sala de Casación Penal, nuevo escrito presentado por la defensa, donde ratifica la solicitud de radicación propuesta ante la Sala.

Adicionalmente a lo antes expuesto, la defensa consignó páginas de diferentes Diarios de circulación regional donde aparece lo siguiente:

  1. Diario El TIEMPO, 28 de mazo de 2008.

    Se pospuso por quinta vez Juicio por muerte de alumno de la UDO

    .

  2. Diario METROPOLITANO, 28 de marzo de 2008.

    Por quinta vez postergan caso de joven degollado

    .

  3. Diario NUEVA PRENSA, 28 de marzo de 2008.

    Por quinta vez

    y “No hubo audiencia”

  4. Diario EL NUEVO DÍA, 28 de marzo de 2008.

    “Suspenden audiencia del supuesto degollador”

  5. Diario LA PRENSA, 28 de marzo de 2008.

    Suspendida audiencia de Caso Los Canales

    .

    FUNDAMENTOS PARA DECIDIR

    Ha dispuesto la Sala de Casación Penal que la radicación como excepción al principio de “forum delicti comissi” establecido en el artículo 57 del Código Orgánico Procesal Penal, procura sustraer del conocimiento del juicio, al juez natural competente por el territorio, con el fin de evitar extrañas influencias que puedan influir en la psiquis de los jueces a quienes corresponda decidir sobre la causa ó de evitar la paralización indefinida del proceso, siendo limitada tal facultad a los requisitos establecidos en el artículo 63 del eiusdem, que dispone:

    Artículo 63. “En los casos de delitos graves, cuya perpetración cause alarma, sensación o escándalo público, o cuando por recusación, inhibición o excusa de los jueces titulares y de sus suplentes y conjueces respectivos, el proceso se paralice indefinidamente, después de presentada la acusación fiscal, el Tribunal Supremo de Justicia, a solicitud de cualquiera de las partes, podrá ordenar, en auto razonado, que el juicio se radique en un Circuito Judicial que señalará…”.

    En efecto, el estado de alarma, sensación o escándalo público a que se refiere este artículo debe ser de tal magnitud, que afecte de manera constante y definitiva el normal desenvolvimiento de las actividades regulares del estado o población donde se lleva a cabo el juicio, entendiéndose que la radicación, no puede otorgarse de manera discrecional o subjetiva, sino que deben imperar razones objetivas y suficientes para considerar que está en peligro la eficacia o imparcialidad del Poder Judicial.

    Ello se debe a que el conocimiento de la causa por el juez natural, es una garantía prevista en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y, su excepción debe estar motivada por razones suficientes, en beneficio de todas las partes y no de una de ellas.

    En el presente caso, se alegó que en la zona norte del Estado Anzoátegui, específicamente en las poblaciones de Barcelona, Lecherías y Puerto La Cruz, extensión territorial que compete al Juzgado Intinerante Vigésimo Primero en función del Juicio, a quien corresponde llevar a cabo el juicio del ciudadano R.A.O.Z. por la presunta comisión del delito de HOMICIDIO CALIFICADO, se han escrito en paredes frases de repudio en contra del acusado.

    Así mismo, se anexó a la solicitud distintos ejemplares de algunos Diarios de circulación regional del estado Anzoátegui, donde aparece una reseña informativa sobre los diferimientos de actos que corresponden al caso.

    Lo alegado por el solicitante, no constituye un motivo apreciable para proceder a la radicación del juicio, por cuanto las reseñas periodísticas anexas a la solicitud, sólo refieren a un único hecho noticioso como fue la suspensión de la audiencia de juicio, ocurrida en un fecha determinada y reseñada dentro de la labor periodística llevada adelante por los profesionales del área, sin que de tales publicaciones se desprenda excepcionalidad alguna para otorgar la radicación.

    En referencia a lo antes expuesto la doctrina de la Sala de Casación ha establecido lo siguiente:

    …Las reseñas periodísticas publicadas en los diarios de circulación regional y nacional, es producto de la dinámica informativa que no reflejan ninguna circunstancia que pueda interrumpir el curso normal del proceso o que logre desequilibrar la administración de justicia, sino que dichas notas periodísticas sólo reflejan el ejercicio propio del derecho constitucional de la libertad de expresión, consagrada en el artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela…

    .

    En relación a las seis (6) fotografías anexadas al escrito, donde se evidencian grafitos con las leyendas: “…MUERA RAMÓN OROCOPEY ; MUERTE A RAMÓN OROCOPEY; VENGUEMOS LA MUERTE DE YARAE”; “RAMÓN A. ASESINO DEL POBLADO”, señala el solicitante que los mismos fueron realizados en lugares públicos de la zona norte de la capital del estado Anzoátegui, en este sentido, la Sala observa que las fotografías por si solas no dan certeza de la ocurrencia del hecho como lo pretende el solicitante, ya que de dichos documentos fotográficos no se desprende ninguna referencia identificable de los presuntos lugares públicos donde se tomaron, aunado a esto, dichas fotografías refieren a espacios semi-abiertos de inmuebles en construcción, en espacios internos de inmuebles en ruina, en estructuras de metal y cartón, donde no se deduce certeza alguna, que las escrituras anónimas que aparecen en ellas se hayan realizado en espacios o lugares públicos del estado Anzoátegui como producto real de una conmoción social de tal magnitud que afecte psicológicamente a los miembros del poder judicial y en consecuencia haga viable la radicación de la causa.

    En consecuencia, al no estar satisfechos los supuestos establecidos en el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, la Sala considera necesario declarar SIN LUGAR la solicitud de radicación propuesta por la defensa del ciudadano R.A.O.Z..

    DECISIÓN

    Por las razones anteriormente expuestas, la Sala de Casación Penal administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR, la solicitud de radicación propuesta por el ciudadano F.H., en su condición de defensor del ciudadano R.A.O.Z..

    Publíquese, regístrese y ofíciese lo conducente

    Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas veinte (20) días del mes de mayo del año 2008. Año 198° de la Independencia y 149° de la Federación.

    La Magistrada Presidenta,

    D.N.B.

    El Magistrado Vicepresidente,

    E.R.A.A.

    Ponente

    La Magistrada,

    B.R.M.D.L.

    El Magistrado,

    H.M.C.F.

    La Magistrada

    M.M.M.

    La Secretaria

    G.H.G.

    EAA/

    Exp. AA30-P-2008-000107.

    VOTO SALVADO

    Quien suscribe, B.R.M. deL., Magistrada de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, salva su voto en la presente decisión, con base en las siguientes consideraciones:

    La mayoría de esta Sala declaró SIN LUGAR la solicitud de radicación interpuesta por el defensor del ciudadano R.A.O.Z., abogado F.H. porque consideró que “... el estado de alarma, sensación o escándalo público a que se refiere este artículo debe ser de tal magnitud, que afecte de manera constante y definitiva el normal desenvolvimiento de las actividades regulares del estado o población donde se lleva a cabo el juicio, entendiéndose que la radicación, no puede otorgarse de manera discrecional o subjetiva, sino que deben imperar razones objetivas y suficientes para considerar que está en peligro la eficacia o imparcialidad del Poder Judicial (…)

    En consecuencia, al no estar satisfechos los supuestos establecidos en el artículo 63 del Código Orgánico Procesal Penal, la Sala considera necesario declarar SIN LUGAR…”.

    Quien disiente ratifica el voto salvado en sentencia N° 121 de fecha 4 de marzo de este año, expediente 08-0055 con ponencia de la Magistrada Doctora M.M.M., en el cual consideró que debía otorgarse la radicación en el juicio que se sigue contra el ciudadano R.A.O.Z., por cuanto se le ha imputado al mencionado ciudadano un delito grave como es el delito de HOMICIDIO CALIFICADO, y la comisión del mismo efectivamente ha causado en la colectividad del Estado Anzoátegui alarma, sensación y escándalo público no sólo por las condiciones en las que se produjo la muerte, sino en virtud de la persona que aparece como víctima (un joven de 17 años de edad, estudiante de Ingeniería de Sistemas del núcleo Anzoátegui de la Universidad de Oriente UDO).

    Como se expresó en esa oportunidad, considera la disidente que para otorgar la radicación, basta que el hecho genere en la colectividad un impacto perceptivo que altere el normal desenvolvimiento y estado de tranquilidad de la misma, y que tal impresión pueda afectar a su vez la decisión que deba emitir el ente jurisdiccional; esta alarma, sensación o escándalo público debe referirse a la inquietud, o temor que pudiese sentirse al no tener un juicio justo por la actitud de la colectividad.

    Esa actitud de la colectividad a la que hacemos referencia, se refleja no sólo en las notas periodísticas que fueron consignadas con la solicitud, sino también por los grafitos que se han escrito en las paredes con frases de repudio contra el acusado.

    Asimismo se prevé, que los órganos encargados de administrar justicia estén fuera del área de influencia inmediata de los elementos de opinión o de presión, es decir de cualquier influencia que los aleje de la Justicia. Sin embargo, en el presente caso como se expresó en esa oportunidad, no sólo se trata de jueces profesionales, sino de jueces escabinos, personas que pertenecen a esa colectividad y que pudiesen verse influenciados por los factores que rodean el caso.

    De los anexos que acompañan a la solicitud de radicación se observa, que estos pudiesen originar en la colectividad del referido Estado una matriz de opinión contra el acusado, siendo capaces de afectar la recta aplicación de la justicia. Por ello, sin menoscabo del buen crédito del cual son merecedores los jueces que componen el Poder Judicial del estado Anzoátegui, así como la confianza que merece la participación ciudadana, estimo que ha debido ser declarada con lugar la solicitud de radicación, presentada nuevamente por la defensa del acusado.

    Quedan en estos términos ratificadas las razones de mi voto salvado. Fecha ut supra.

    La Magistrada Presidenta,

    D.N.B.

    El Magistrado Vicepresidente, La Magistrada Disidente,

    E.A. Aponte B.R.M. deL.

    El Magistrado, La Magistrada,

    H.C. Flores M.M.M.

    La Secretaria,

    G.H.G.

    BRMdeL/hnq.

    VS. Exp. N° 08-0107 (EAA)