Teatro UCAB: 40 años de hacer país desde la universidad

 
EXTRACTO GRATUITO

En ese entonces la Universidad Católica Andrés Bello no llegaba a los 10.000 estudian tes. No había compañía teatral, solo un grupo de jóvenes a los que les gustaba las artes y se reunían para ensayos, sin mayor pretensión de continuidad. Uno de los profesores de Comunicación Social, Marcos Reyes, por influencia del decano, reunió a varios alumnos y presentó la obra Proceso de Jesús , del autor italiano Die go Fabbri. Ese fue el detonante de lo que más tarde tomó forma y manifiesto. Finalizaba el año 1975 y allí estaba Virginia Aponte.Arrancaba Teatro UCAB, una agrupación dedicada a los textos contundentes y a la educación a través de la cultura para generar conciencia de país. Hoy celebra 4 décadas con nueva dirección, 50 integrantes activos y más proyectos.Al comienzo fue muy difí cil, porque el padre Plaza tenía un amor grande por el teatro, pero no consideraba que debía ser algo permanente.Nadie quería hacer teatro, los profesores no daban los permisos para faltar a clases, se presentaron todas las dificultades de una actividad extracátedra en una casa de estudios que no veía el teatro como algo formal, recuerda Virginia Aponte, quien estuvo al frente de la compañía durante 35 años.Dice que la primera pieza co mo grupo fue El malentendido de Albert Camus. Luego vivieron otras como La casa de Ber narda Alba , Medea , Tric Trac , Corona de sombras y Las bru jas de Salem.

Por sus filas pa saron nombres que ahora resuenan en el medio: Javier Vidal, Julie Restifo, Carlota Sosa, Alba Roversi, Ignacio Serrano, María Isabel Párraga y Unai Amenábar.Marcar la línea. Durante sus primeros 20 años la agrupación estuvo dedicada a formarse en lo teatral, pero mantenían una inquietud por el interior del país. Así que realizaron numerosas giras. Andábamos de autobús en autobús.Y pasábamos las noches en lugares insólitos. Una vez llegamos a Mérida y nos quedamos donde la recluta, dormíamos en las barracas y comíamos de su comida. Todo el mundo protestaba. Una vez cuando hicimos Diálogos de Carmelitas en Ejido la gente les daba mandarinas y refresco a las monjas; las iban a decapitar en la obra y las personas estaban...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA