De valores y antivalores

Es difícil explicarse lo que viene ocurriendo en el país. Vamos de sorpresa en sor presa, del asombro a la incertidumbre, del desconcierto a la incredulidad. Resultan insuficientes los análisis desde la política, la economía, los estudios sociales. Dudan los historiadores. Dudan los planificadores. Resulta demasiado riesgoso para cualquiera aventurarse a la anticipación del futuro cercano.¿Qué nos está ocurriendo, hacia dónde marcha el país? El meollo de nuestra con vulsa realidad de hoy tiene que ver con valores. La reflexión se impone muy especialmente a la vista del camino al que estamos siendo empujados por la prédica excluyente, por un lado, y por la aceptación o la tolerancia de los antivalores, por el otro.En efecto, parecieran haberse despertado dentro de nuestra colectividad posiciones, actitudes y conductas cercanas a la aceptación pasiva, al acomodo, a la dependencia, a la culpabilización del otro, a la irresponsabilidad, al dejar que sea un tercero el Estado o el partido quien tome las decisiones.Ya en el año 2012 el Foro Cerpe Centro de Reflexión y Planificación Educativa se refería a estos temas cuando, al abordar los asuntos educativos como pilares de la transformación del país, señalaba la importancia de que la formación de los individuos se blindara en torno a valores y a competencias. En el trascendente trabajo que publicaron hace ya un quinque nio, estos estudiosos ponían de relieve elementos esenciales que nos hacen una falta enorme en esta hora libertad, responsabilidad, solidaridad, espíritu democrático, emprendimiento valores vitales cuando se evidencia que, de parte y parte, es imperativo aprender desde los propios errores y exhibir una generosa capacidad de rectificación.El espíritu democrático, co mo valor, se expresa en la disposición para buscar el bien común, la convicción sobre la igualdad de derechos y deberes, el respeto por las diferencias y la aceptación de la diversidad, la práctica del diálogo, la deliberación y la negociación para alcanzar consensos, el rechazo a los fundamentalismos extremistas, a los abusos y a la violencia. Pensar en el emprendimiento como un valor es...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba