La triste y verdadera historia de Marriot Talko Silt Bah

 
EXTRACTO GRATUITO

Marriot Talko siempre andaba empolvado Silt Bah fue un cargador.Le cargaba el maletín, los tabacos, una muda de ropa y el celular al Barón de Armas Tomar. Ay, cómo lo obedecía. Era un perkins perfecto. Sólo le faltaba la cola para ser absolutamente feliz y poder moverla en señal de agradecimiento.Luego, por un accidente des graciado en la vida de Ladronzuela, inició un programa ba jo el patrocinio del Viejo Brujo y Malvado. Allí emboscó a un tal Nestt La France y a una dama que expresa tantos horrores de Marriot que ni siquiera yo, el Vulgar Dixit, puedo mencionar.Al cabo, les robó un Teatro de Horrores y Fantasmas llamado Le Guillete. Dios, qué cosas tan terribles salieron de su boca humeante, halitosa. Era purulenta. Vomitiva. Llagosa. Pero los tiempos pasaron. Marriot se acostumbró a ser una figura. Era protegido por el Finado.Nadie lo tocaba. Pero el Finado, finado está y no volverá. Y el manto de protección se acabó. Quedó desguarnecido.Recuerdo que en la Comarca de la Vengadora Amarilla Linean Ronan tenían a Marriot como un enemigo. Frecuentemente, la atacaba como una forma disfrazada de molestar al Príncipe de los Malt Ahndros. Le tenía hecha la cruz.Supe que el Terrible Azote del Caribe, el feroz y despreciable Lobo del Petróleo, llamó urgente al Heredero del Bigote Turbio para informarle de una serie de grabaciones que el JEDOS tenía. El Heredero las oyó todas. Especialmente las que le hicieron a Marriot. Ay, Dios.Eran tres entregas. Tres capítulos. Tres historias. El Azote del Caribe le dio copia certificada al Heredero y el plan se fraguó.Liquidar al Príncipe de los Malt Ahndros y a toda su pandilla.Eran 40 sujetos provenientes de Alí Baba. La Rellena Tantia destacaba. Su consorte te nía contratos de publicidad por docenas. Marriot la desenmascaró. Tantia solía pasear por Europa con las hijas del Finado para congraciarse, mientras su costilla firmaba y firmaba contratos. Muchos de ellos en el lugar donde hibernaba Marriot.El Malvado dueño de las Ca jas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA