EXTRACTO GRATUITO
FRONESIS
Revista de Filosofía Jurídica, Social y Política
Instituto de Filosofía del Derecho Dr. J.M. Delgado Ocando
Universidad del Zulia. ISSN 1315-6268 - Dep. legal pp 199402ZU33
Vol. 21, No. 2, 2014: 225 - 242
Actuar mediante Normas.
Corolarios al significado en Wittgenstein
Max Maureira P.
Universidad de Hagen, Alemania
Universidad Diego Portales, Chile
maxmaureira@yahoo.com
Al prof. Agustín Squella, en gratitud y amistad
Resumen
Cada acción configura su significado a partir de un conjunto de ellas. A éste
se remiten también todas las normas. Con esto se sugiere que la comprensión de
cada acción, y de cada norma, exige la referencia a dicho conjunto, pero, asimismo,
se afirma que tal comprensión ha de ser pública, en la medida en que tal significa-
do lo es. A desarrollar esto se consagra Wittgenstein. Así pues, si las normas explici-
tan la relación pública de las acciones con su significado, actuar por medio de aqué-
llas mienta hacerlo en virtud de su significado conjunto. Centrado siempre en
Wittgenstein, este trabajo se dedica, primero, a poner esto de manifiesto y, segun-
do, a sacar las consecuencias, sobre todo jurídicas, que se siguen de aquí, por ejem-
plo, respecto a la determinación de la responsabilidad.
Palabras clave: Acción, normas, significado, responsabilidad.
Recibido: 25-01-2013 ·Aceptado: 10-10-2013
Acting through Procedures.
Corollaries to Meaning in Wittgenstein
Abstract
Every action configures its meaning based on a set of actions. All procedures
are submitted to this as well. Accordingly, it is suggested that the comprehension of
every action and of every procedure, demands reference to the above-mentioned
set; however, it likewise affirms that such comprehension must be public to the de-
gree that such meaning is public. Wittgenstein devotes himself to developing this
concept. Thus, if procedures make explicit the public relation of actions to their
meaning, acting by means of them belies doing so in virtue of their meaning to-
gether. Always centered on Wittgenstein, this study dedicates itself first, to making
this situation manifest and second, to drawing the consequences, above all juridical,
that follow from it, for example, with regard to the determination of responsibility.
Key words: Action, procedures, meaning, responsibility.
Introducción
Quien actúa, lo hace siempre en un horizonte, el del lenguaje, en vir-
tud del que comprende sus acciones singulares. Al actuar, en efecto, lo ha-
cemos hablando, a saber, sobre la base de significados compartidos que po-
sibilitan que nos entendamos, y que, justamente por eso, no es preciso ex-
plicitar con y en cada acción llevada a cabo. Ahora bien, si nos pregunta-
mos no obstante por ellos, lo que actualizamos es la pregunta por el signifi-
cado de nuestras acciones en general. Cualquiera que sea la respuesta, ella
nos impone a su vez la necesidad de signos que aclaren tales significados
(Simon, 1989), de modo que tal aclaración tiene lugar mediante signos que
interpretan los primeros, remitiéndonos de unos a otros. De este modo, al
exigir una aclaración de los significados, ellos dejan de ser un supuesto im-
plícito, requiriéndose los mentados signos que los aclaran, y que son, por
antonomasia, también palabras. Aquí, en el lenguaje, en el uso del lengua-
je, no hay, pues, ninguna trascendencia, sino una intranscendencia del mismo
(Wohlfart, 1992). Como, visto así, no hay nada que, de alguna u otra for-
ma, no pueda ser dicho, o sea, que se convierta en lenguaje (1), Wittgens-
tein concluye que, en rigor, sus límites coinciden con los del mundo
(Wittgenstein, 1969), lo cual quiere decir que nuestras acciones encuentran
su horizonte en éste. Cuando dentro de él preguntamos por el significado,
por lo que realmente preguntamos, a saber, por medio de signos, v. gr. pa-
labras, es entonces por los márgenes del mundo.
Max Maureira P.
226 Frónesis Vol. 21, No. 2 (2014) 225 - 242
Actuando, sea en base a inclinaciones o impulsos, sea en base a normas,
no nos preguntamos, pues, por el significado de nuestras acciones particula-
res, sino que, en rigor, damos ello por supuesto, junto con, también, el senti-
do que ellas tienen. Ahora, cuando sí lo hacemos, cuando nos preguntamos
por los significados de las acciones, ellos son tantos, a veces tan distintos, tan
inabarcables, que -podría parecer- es imposible mentar un significado co-
mún. No obstante, esto no es más que una apariencia. Wittgenstein, en efec-
to, sostiene que todos ellos están unidos por un modo de hablar, por una
comprensión mutua, por una coincidencia o, en suma, por una comunión
determinada por el carácter o manera de ser compartida, a la que él, en sus
Investigaciones filosóficas, llama forma de vida [Lebensform] (vid. § 241 y 242)
(2). Conforme con ésta, por medio del lenguaje no se manifiesta meramente
un mundo en el que de hecho se vive, sino, más concreto, uno que se cons-
truye con los demás, y a saber, actuando mediante el lenguaje.
Sólo en este mundo en el que se habla es en el que el hombre puede
indicar lo conveniente y lo dañoso, lo prohibido y lo permitido, como, es-
pecialmente, lo justo y lo injusto, que es, de acuerdo con Aristóteles, lo
suyo más eminente (Aristóteles, 1997a: 1253a). Aquello que el hombre con-
sidera como justo o injusto, no es, por tanto, ninguna abstracción, sino el
resultado preciso de un quehacer en el lenguaje. Con los hábitos y con las
costumbres a que da lugar todo quehacer común revelado en el lenguaje,
los hombres se orientan por medio del significado de su quehacer compar-
tido (Aristóteles, 1997a: 1253a). Por eso, que algo sea considerado justo,
quiere decir que existe una comunidad en que ello se mienta así; en el len-
guaje común se concibe esto de un modo u otro. Luego, si, por ejemplo,
una comunidad castiga como delito una determinada acción, significa que,
brevemente dicho, la entiende como radicalmente injusta. “Delito” mienta
aquí la determinación de lo injusto, la injusticia última en la actuación con
los demás. Con esta determinación, y con la consecuente persecución de la
acción delictiva, se revela el significado de la acción, en este caso delictiva,
para la comunidad, la cual, expresada mediante el lenguaje, pone en evi-
dencia entonces su forma de vida.
Pues bien, si las acciones concretas descansan en un significado co-
mún, es decir, en una forma de vida compartida, cada norma, a través de la
que se refleja esta disposición, se remite a este significado mostrándose por
medio de ellas. De manera que el contenido de las normas viene a ser el
quehacer significante en medio del que ellas se configuran, manifestándose
a través suyo el horizonte común de las acciones de cada uno (2). Ahora
bien, y consecuentemente, por lo que uno ha de responder en primer lu-
gar no es, en función de las normas, por las propias acciones, ni tampoco
Actuar mediante Normas.
Corolarios al significado en Wittgenstein 227

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA