Acciones a propio riesgo.

Autor:L

Resumen

Para poder imputar una conducta punible ha de determinarse entre autor, víctima y terceros a quien le compete el suceso delictivo por haber administrado deficientemente su rol por si sólo o junto con otros. Pero si todos se comportaron conforme a él sólo queda la posibilidad de explicar lo acaecido como desgracia o infortunio. En el presente trabajo estudiaremos los numerosos casos en los cuales la conducta de la víctima desplaza la responsabilidad del autor, luego es a ella y sólo a ella a quien ha de imputársele objetivamente el menoscabo sufrido a sus propios bienes. Por lo tanto, es en el campo de la tipicidad y no en el de la culpabilidad donde debe resolverse el problema aplicando la teoría de la imputación objetiva, y dentro de ella el criterio normativo de las acciones a propio riesgo, como causal de exclusión de la tipicidad, con fundamento en el concepto de autoresponsabilidad.

Palabras clave: Imputación objetiva, tipo objetivo, conducta de la victima, autoresponsabilidad.

Actions taken at one's own risk.

Abstract

In order to be able to attribute criminal behavior to someone, it is necessary to specify which--of the offender, victim or bystanders --has assumed ah unacceptable role, either singly or with others. But if each person has behaved as they should, then the only way of describing the incident is as bad luck or misfortune. In the present article, we will study the numerous cases in which the victim's conduct displaces the responsibility for the act; consequently, the victim becomes responsible for the losses or damages that are incurred. For this reason, the matter must be dealt with as a question of the type of crime rather than of blame, treating the problem as an application of the theory of objective attribution, and specifically of the normative category of actions taken at one s own risk, as a cause for excluding the action as a type of crime, based on the concept of responsibility for the self.

Key words: objective attribution, objective type, conduct, victim, responsibility for yourself.

Actions à Risque Personnel.

Résumé

Pour pouvoir imputer un comportement punitif, il faut déterminer à qui correspond le fait délictuel entre l'auteur, la victime et des troisièmes, pour avoir administré son rôle de façon déficiente, par lui-même ou aidé par d'autres. Mais si tous se sont conduits comme lui, il n'en reste que la possibilité d'expliquer ce qui est arrivé comme un malheur ou d'infortune. Ce travail étudie les nombreux cas dans lesquels le comportement de la victime déplace la responsabilité de l'auteur. Après, c'est à ce comportement, et seulement à celui-ci que l'on doit imputer de façon objective le dommage souffert à ses propres biens. Nonobstant, c'est dans le cadre de la typicité en non pas dans celui de la culpabilité, oø l'on doit résoudre le problème, à travers de l'application de la théorie de l'imputation objective, et notamment dans celle-ci, le critère normatif des actions à risque personnel, comme cause de l'exclusion de la typicité, sur la base du concept de l'auto--responsabilité.

Mots cléfs: Imputation objective, type objectif, comportement, victime, auto--responsabilité.

Ações a próprio risco.

Resumo

Para poder imputar uma conduta punível há de se determinar dentre o autor, a vítima e terceiros, a quem compete o sucesso delituoso por ter administrado deficientemente seu papel por si só ou junto a outros. Entretanto, se todos se comportaram conforme a ele mesmo, só resta a possibilidade de explicar o acontecido como desgraça ou infortúnio. No presente trabalho se estudarão os numerosos casos nos quais a conduta da vítima desloca a responsabilidade do autor, logo, é a ela e só a ela a quem há de se imputar objetivamente a lesão sofrida aos seus próprios bens. Por tanto, é no campo da tipicidade e não no da culpabilidade, onde deve ser resolvido o problema aplicando a teoria da imputação objetiva, e dentro dela o critério normativo das ações a próprio risco, como causal de exclusão da tipicidade,. com fundamento no conceito de autor-responsabilidade.

Palavras chave: Imputação objetiva, tipo objetivo, conduta, vítima, autor-responsabilidade.

Introducción.

Bajo el concepto de acciones a propio riesgo han de agruparse todos aquellos casos en los que un tercero (autor) favorece, crea o facilita una situación en la cual el titular del bien jurídico (víctima) realiza una acción peligrosa para sus propios bienes. El riesgo de realización del resultado sólo se concreta por una conducta de intermediación de la propia víctima. El punto a examinar está en determinar si el comportamiento de quien se arriesga a sí mismo, convierte la conducta del tercero en una conducta atípica, pues el resultado de lesión o puesta en peligro ha de imputársele a la propia víctima, por violación al principio de autoprotección. Para poder fundamentar esta atipicidad de la conducta del tercero, ha de acudirse a la teoría de la imputación objetiva entendida bajo los parámetros de una concepción funcional estructural de la sociedad.

Como ya se ha señalado, la construcción del sistema del derecho penal ha oscilado a través de los tiempos entre el ontologicismo y el normativismo. La imputación penal se ha venido haciendo desde criterios propios de las ciencias naturales, en los que la acción era entendida como una modificación del mundo exterior, ocasionada por una manifestación de voluntad del sujeto, en la que se debía probar el nexo causal que existía entre la acción y el resultado, utilizando para ello la teoría de la equivalencia de las condiciones, hasta la introducción de las categorías dogmáticas de la tipicidad, la antijuridicidad y la culpabilidad, en las que se muestra la importancia de separar la causalidad de la imputación, porque para poder hablar de imputación se requiere algo más que una simple relación de causalidad; se requieren criterios normativos valorativos. Esta tarea fue iniciada por la teoría de la relevancia típica, de Mezger, y continuada posteriormente con la teoría de la imputación objetiva desarrollada por los profesores Roxin y Jakobs. Actualmente, la orientación de la teoría del delito es funcionalista. Se dice que las categorías dogmáticas no pueden elaborarse con fundamento en criterios prejurídicos. Se debe estudiar la teoría del delito, de conformidad con los fines y funciones que cumple el derecho penal en la sociedad.

Esto significa entonces que estamos frente a una renormativización de la teoría del delito, ya que para poder imputar un hecho punible a un sujeto de derecho no basta con la existencia de una relación de causalidad. Se requiere además, que el sujeto activo del delito haya creado un riesgo jurídicamente desaprobado y que este riesgo se concrete en la producción del resultado. Esto es lo que la doctrina ha denominado teoría de la imputación objetiva.

Siguiendo la concepción que tiene Günther Jakobs sobre la teoría de la imputación objetiva, cuando un contacto social produce una defraudación, el hecho se puede explicar por lo menos mediante una de las siguientes formas: por un comportamiento incorrecto del autor; por un comportamiento incorrecto de un tercero; por un comportamiento incorrecto de la víctima; por la simple desgracia, o por las diferentes combinaciones que se produzcan entre las anteriores explicaciones. Para determinar en cada caso concreto cuál es la solución correcta que explica la imputación hay que tener en cuenta el desarrollo alcanzado por la sociedad concreta en cuestión. En el marco de la imputación se vinculan un suceso en el mundo y un destinatario de imputación, de tal manera que el destinatario aparece como aquél a quien pertenece el suceso. Él ha creado esa situación y a él debe reprochársele en la medida en que haya violado los deberes inherentes a su rol. Por lo tanto se imputan las desviaciones respecto de aquellas expectativas que se refieren al portador de un rol.

Los seres humanos se encuentran en el mundo social en condiciones de portadores de un rol, es decir, como personas que deben administrar un determinado segmento del acontecer social, conforme a un determinado estándar. Para poder imputar un hecho punible ha de poderse determinar entre autor, víctima y terceros, según los roles que desempeñen, a quién le compete el acontecer relevante, por si solo o junto con otros, es decir, ha de determinarse quién o quienes han quebrantado su rol al administrarlo de modo deficiente, lo que los lleva a responder penalmente. Si fue la víctima quien quebrantó su rol, ella debe asumir el daño. Y si todos se comportan conforme al rol asignado, sólo queda la posibilidad de explicar lo acaecido como desgracia o infortunio. La teoría de la imputación objetiva, por tanto, rige tanto para los delitos dolosos como para los delitos imprudentes. El rol funciona como limite de responsabilidad. Quien se mantiene dentro de los límites de su rol no responde de un curso lesivo. Por esto:

a.-- No forma parte del rol de cualquier ciudadano que elimine cualquier riesgo de lesión de otro: existe un riesgo permitido.

b.-- Cuando existe interrelación entre los seres humanos, no forma parte del rol de ciudadano controlar permanentemente a todos los demás: existe el principio de confianza.

c.-- Quien asume un vínculo inocuo con otro ser humano, no quebranta su rol como ciudadano aunque un tercero incluya ese vínculo en una organización no permitida: existe una prohibición de regreso.

d.-- Un contacto social puede competer no sólo al autor sino también a la víctima. Puede que la conducta lesiva se impute a ella misma, por faltar al principio de autoprotección, o puede ser que esa víctima se encuentre en una situación desgraciada: existe una competencia de la víctima. La víctima no puede asumir un contacto social arriesgado so pena de verse lesionada por ello.

El ilícito entonces, consiste en arrogarse un ámbito de organización ajeno. En consecuencia, no hay arrogación de los bienes de otro cuando, con división de trabajo, ha sido la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba