Conflictos matrimoniales originados por el uso indebido de Internet

Autor:Milagros E. Hernández Ramos
Cargo:Universidad Santa María, Abogado
Páginas:209-226
RESUMEN

La autora reflexiona sobre el impacto que el Internet tiene en las relaciones de pareja y como por medio de las redes sociales y el ciberespacio se puede llegar a generar vínculos afectivos entre uno de los miembros del vínculo y un tercero, deviniendo en un perjuicio para el nexo matrimonial, al grado de incluso generar la ruptura o divorcio.

 
EXTRACTO GRATUITO
Conflictos matrimoniales originados
por el uso indebido de Internet
Milagros E. HERNÁNDEZ RAMOS *
«La infidelidad mata el amor»
Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ
Sumario
Introducción 1. Aspectos positivos y negativos de las relacio-
nes por Internet 2. Relaciones por Internet 3. La infidelidad
conyugal por Internet 4. ¿Cuáles son los motivos de la infide-
lidad? 5. Efectos jurídicos. Conclusiones
Introducción
Desde que existe el ser humano, ha sido una constante en su vida el espíritu
de superación y progreso. Por ello, para no permanecer marginado en la
sociedad, el hombre impulsa el desarrollo social, político, cultural, tecnológico,
etc. Este último con gran impacto en la sociedad, modificándola en mayor o
menor intensidad. Por tanto, el Derecho como ciencia no puede quedar mar-
ginado de ese desarrollo, debe participar en él, tomarlo para sí, explotarlo,
porque lo necesita para cumplir con su fin, para regular íntegramente la vida
en sociedad y para sobrevivir.
En la década de los 60 y en plena expansión de las telecomunicaciones, surge
un dispositivo netamente militar, Internet. Este no solo se convirtió en una
herramienta de transmisión de información, sino en un portal de búsqueda.
*Universidad Santa María, Abogado; Doctorado en Derecho Civil y Mercantil,
y Ciencias Penales, Especialización en Docencia Universitaria; profesora en pre- y
postgrado. Universidad Central de Venezuela, profesora de Derecho de Familia.
Revista Venezolana de Legislación y Jurisprudencia • No 10 • 2018
210
Este medio de comunicación masiva conecta a millones de personas, quienes
pueden interactuar, conversar, intercambiar ideas, gustos y negociar, entre
otros aspectos. En fin, compartir con personas de cualquier parte del mundo;
siendo usado para relacionarse con otras, conocer gente nueva o mantenerse
en contacto con las ya conocidas. Es una forma ideal, proporcionando ven-
tajas para la comunicación del hombre, además de colaborar con sus activi-
dades laborales, profesionales, educativas, recreativas y culturales. Estos
avances, unidos a la tendencia globalizadora de los medios de comunicación
han hecho posible redes como Facebook, Instagram, Whatsapp, YouTube o
Twitter, adaptándose a ellas tanto las nuevas como anteriores generaciones en
el uso de estos medios.
Ahora bien, es indiscutible los beneficios que nos brindan tanto Internet, así
como las redes sociales antes mencionadas y vale la pena preguntarse: ¿De
qué manera estas pueden influir negativamente en la sociedad, familia y en el
matrimonio, capaz de provocar conflictos en este último? Acceder a ellas es
fácil y en algunos casos brinda privacidad; encontrando las personas una forma
sencilla de relacionarse: No existe más la plaza pública de antaño. En la
actualidad, las relaciones se desarrollan a través del ciberespacio, que rompe
las barreras psíquicas del individuo.
El problema surge cuando esas relaciones establecidas por dichos medios
comienzan a afectar las relaciones de parejas dentro o fuera del matrimonio.
Entonces comenzamos a preguntarnos: ¿Qué ocurre cuando personas casadas
entran en Internet a buscar idilios amorosos con otras personas? ¿Puede con-
siderarse esta actividad como infidelidad? ¿Puede ser motivo de divorcio?
Son innumerables los artículos y sitios que se consiguen en la red sobre la
«infidelidad en Internet». La mayoría plantea el asunto desde la perspectiva
psicosocial; otros, constituyen lugares para foros y discusiones; otros forman
una guía de cómo ser infiel y no morir en el intento. También se encuentran
páginas que ofrecen servicios de espionaje para detectar «la ciberinfideli-
dad», además de los sitios de chats típicos para conocer personas, así como
de citas y pornografía.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA