DEATH AS DASEIN'S MOST CERTAIN POSSIBILITY: Being for Death at Being and Time/LA MUERTE COMO LA POSIBILIDAD MAS CIERTA DEL DASEIN: Ser para la Muerte en Ser y Tiempo.

Autor:Mujica, M. Andreina Graterol
Cargo:Ensayo
 
EXTRACTO GRATUITO

"con el fenomeno de la resolucion hemos sido llevados ante la verdad originaria de la existencia"

M. Heidegger, Ser y Tiempo

?Quien no se estremece ante la irrevocable verdad que postula que el hombre desde que nace es lo suficientemente viejo para morir?, ?Quien no siente erizar su piel al reconocer que desde que nacemos estamos heridos de muerte? La Muerte (asi, con mayuscula) en Heidegger es el llegadero al que conduce la pregunta que se cuestiona acerca de la naturaleza del Ser. Hacemos enfasis en que Muerte [not equal to] muerte, este ultimo lado de la desigualdad esta representado por la muerte comun, la muerte como hecho, tal como es comprendida ordinariamente por el hombre que se encuentra encandilado con el fulgor escandaloso que brota de la opinion de la cotidianidad, aquel que sin duda esta alejado de la propiedad. El Dasein, desde la impropiedad, no deja de sentir y lamentarse con pena por la muerte del vecino, pero no es capaz de asumir con valentia la posibilidad cierta de su propia Muerte, entendida esta como la certeza mas absoluta de su existencia. Para el Dasein que habita en un modo de ser impropio, siempre es el otro quien muere, la Muerte no necesariamente es comprendida desde la impropiedad como lo que ella verdaderamente es, a saber: la posibilidad que imposibilita todas las posibilidades de ser del Dasein; es decir, la posibilidad insuperable del Dasein. Para Heidegger, esta comprension de la Muerte solo puede ser alcanzada en la resolucion, que unicamente es vislumbrada desde la propiedad. Para poder exponer adecuadamente el sentido que Heidegger otorga a la Muerte como resolucion precursora, es preciso realizar un recorrido que demuestre el origen propio de la nocion, y este solo podra ser determinado a partir de una exploracion realizada en la misma fuente donde es generada, en la analitica existenciaria, desarrollada a lo largo de la obra Ser y Tiempo (1927) (2).

Antes de iniciar una discusion profunda acerca del asunto de la Muerte (como resolucion precursora) en la ontologia fundamental planteada por Heidegger, es preciso alertar que la siguiente exposicion no es mas que un intento por destacar que lugar ocupa la Muerte en el desarrollo que Heidegger presenta en torno a la pregunta que se cuestiona acerca de la naturaleza del Ser (3), pregunta que ya en si misma implica la necesidad de descomponer al Dasein en una analitica que permita desenmaranar su compleja existencia para dar cuenta de si. En este sentido, el proyecto de Heidegger, no solo debe ser entendido como un proyecto ontologico, sino, por encima de todo, metodologico. La complejidad inherente a este procedimiento hace que esta obra sea considerada por la tradicion como: tan importante como oscura, tan llena de respuestas como de minas dilematicas. Muchos autores critican a Heidegger (4) por la encartonada y rebuscada manera de presentar su propuesta; Mario Bunge lo tacho de esquizofrenico, declarando que el lenguaje que utilizo para exponer sus planteamientos es caracteristico de un "esquizoide" (5), yo misma dude de su lucidez (y de la mia) despues de entrar en un caos al intentar leer algunos extractos de Ser y Tiempo, sin el sentido y orientacion debidos. Luego, el mismo Heidegger me mostro que para hablar de estos asuntos del Ser (y aquellos relativos a el) no puede hacerse sin tartamudear, y que pensar en estas cosas no puede hacerse sin exponerse a sentir vertigo y cosquillas en los pies. Sin duda, teorizar acerca de aquello que no vemos pero que esencialmente somos, involucra el valiente compromiso de sumergirse en una dimension oscura, para la cual no necesariamente existiran palabras para describir su contenido. Es por ello que Heidegger echa mano a las maravillas del juego del lenguaje, creando su propio codigo que le permita dar cuenta de aquello para lo cual nuestro banco comun de terminos cotidianos se ha quedado corto. Entendido esto, es posible reconocer que es impecable como Heidegger descompone al Ser del hombre y nos muestra su estructura sin violar su unidad, aquello que lo constituye como Dasein. Tal vez sin pretenderlo, actua como aquel cientifico que descompone la realidad, poniendole nombre a cada una de sus partes (x, y, z, ...) y luego haciendo convivir a esas variables en una expresion algebraica perfectamente ecualizada (Dasein). Asi entiendo a Ser y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA