Fuerza Armada Nacional: Antecedentes, evolución y régimen actual

Autor:Alfredo Arismendi A.
Páginas:187-206
 
EXTRACTO GRATUITO
Sección III: Régimen de la Fuerza Armada
Bolivariana
Fuerza Armada Nacional:
Antecedentes, evolución y régimen actual
Alfredo Arismendi A.
Profesor de la Universidad Central de Venezuela
I. ANTECEDENTES
Históricamente el ejército sirve para la defensa exterior del país. Por suerte se puede de-
cir que las repúblicas en América Latina no han sido imbuidas por el espíritu militarista de
conquista. Cada república tiene un territorio extenso deshabitado que no necesita anexiones y
los conflictos armados se han limitado a agresiones fronterizas. En tal sentido Venezuela
tiene un gran respeto por sus compromisos internacionales. Y sometió todos sus litigios sobre
fronteras a convenios o tratados diplomáticos y a procedimientos jurídicos. Los Estados
Unidos declararon en 1823 que considerarían una intervención europea contra el territorio de
cualquiera de las Repúblicas de la América como hostil a los Estados Unidos (doctrina Mon-
roe). Así, la soberanía del territorio de las repúblicas de la América quedaba garantizada
contra toda agresión de potencia no americana por la declaración conjunta de las grandes
repúblicas.1
Los Estados Unidos con su gran poderío militar constituían una garantía para las re-
públicas latinoamericanas que no podían tener grandes ejércitos modernizados.
La Fuerza Armada Nacional ha desempeñado y sigue teniendo un papel relevante en las
relaciones internacionales, pero deben ser dirigidas por personas, bajo la forma de individuos
entrenados o capacitados profesionalmente que aplica la fuerza con el consentimiento del
pueblo como titular de la soberanía como una parte muy representativa de la población que
legitima la acción gubernamental del Estado.2
Por su parte los comandantes profesionales de las fuerzas armadas deben tener concien-
cia de que la utilización de la fuerza se justifica porque sirve al interés nacional o por cuanto
está de su lado una causa moralmente justa.
En nuestra historia republicana la utilización de las fuerzas armadas por una causa justa
fue la lucha por la emancipación y en algunos casos hubo muestras de institucionalidad.
Las Fuerzas Armadas en la actualidad, dentro del moderno concepto de seguridad y de-
fensa, es un elemento mas que se suma a la preservación de los fines del Estado, como son la
soberanía, el ejercicio exclusivo de sus funciones fundamentales dentro de sus fronteras, en
1 Ernesto Wolff. Op. cit., Tomo II, p. 307.
2 María Antonieta Poveda y Jesús M. Rojas Guerini. “La Fuerza Armada en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela. Centro de Estudios de Postgrado. Doctorado en derecho.
Historia Constitucional II. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Ciencias Jurídicas y
Políticas. Caracas 2005, p. 1. (Inédito)
REVISTA DE DERECHO PÚBLICO N° 115/2008
188
lo terrestre, acuático y espacio aéreo, así como también sobre los aspectos que ellos involu-
cran, sin la injerencia de cualquier otro Estado.3
Su rol en el campo internacional es determinante frente las otras naciones. No es un se-
creto que los países más desarrollados, con un armamento cada vez más poderoso, siempre
están al acoso de los más débiles económicamente par esclavizarlos y arrebatarle los recursos
que requieren y en muchos casos cuando se enfrentan entre ellos, los países en desarrollo o
subdesarrollados se ven involucrados y hasta son manipulados como piezas de ajedrez en el
campo internacional.
En algunos casos, la más leve amenaza conduce a que los presupuestos militares se ele-
ven cada vez más sin que nada evite que se pasen a los hechos donde la simple fuerza tiene
un papel preponderante, todo ellos en aras del ataque o la defensa.
No debemos olvidar que el empleo de la fuerza tiene un ingrediente físico al final, sin
embargo detrás esta el psicológico que es el poder, uno de los caracteres determinantes del
Estado, que en su esencia se traduce en algo subjetivo. 4
También debe aclararse que todo lo relativo a la fuerza va en comunión con la violencia
que se maneja a través de las armas como medios físicos que p ueden ser desde las más senci-
llas hasta las más sofisticadas, para alcanzar determinados fines o propósitos para satisfacer
ciertas aspiraciones.
En Venezuela el binomio poder-fuerza por tradición puede afirmarse, por suerte y con
excepciones, en los últimos tiempos su empleo ha sido tan sólo disuasivo. 5
Una evolución de las Fuerzas Armadas, a diferencia de otras instituciones políticas, no
puede estudiarse tan sólo a través del texto constitucional que ha regido en determinada épo-
ca para el país, por cuanto existe una brecha muy grande entre lo que consagran las constitu-
ciones y el poder y la acción que ha ejercido nuestra Fuerza Armada en cuanto a su compor-
tamiento social y su influencia en la vida política del pueblo venezolano. Sin embargo, se
hará un análisis de todas nuestras constituciones pero poniendo énfasis en sus principios a
partir de 1936, cuando Venezuela advino al mundo moderno, después de padecer una larga
dictadura militar, que llenó al país de tristeza, penuria y estancamiento social y económico.
La Constitución federal de 1811, en su Capítulo III, Sección Tercera, en cuanto a las
atribuciones del Poder Ejecutivo establecía que este” (…) tendrá en toda la Confederación el
mando supremo de las armas de mar y tierra y de las milicias nacionales cuando se hallen en
servicio de la Nación (…). En tal sentido puede afirmarse que desde el nacimiento de la
República, el Poder Ejecutivo ejerció el monopolio del uso y control de las armas del Estado,
para la defensa de sus mandatos soberanos, como es lo más saludable en cualquier país del
mundo. 6
La Fuerza Armada es objeto de trato constitucional en la Constitución de 1830, cuando
en su Título XXV (Arts. 180-184) consagraba sus componentes (Ejército permanente, fuerza
naval y la milicia nacional) y les ordenaba a sus miembros obediencia y no deliberación.
3 María Antonieta Ayube Poveda y Jesús M. Rojas Guerini. Op. cit., p. 3.
4 Idem.
5 Ibídem, p. 5.
6 Ibídem, p. 6.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA