El desarrollo del Derecho del Trabajo y su decadencia

Autor:Efrén Córdova - Néstor De Buen
Cargo del Autor:Profesor de Derecho del Trabajo de la Florida International University - Profesor Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Páginas:323-389
 
EXTRACTO GRATUITO
323
El desarrollo del Derecho del Trabajo
y su decadencia
1. LAS LEYES DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN EL PORFIRIATO.1. LAS LEYES DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN EL PORFIRIATO.
1. LAS LEYES DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN EL PORFIRIATO.1. LAS LEYES DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN EL PORFIRIATO.
1. LAS LEYES DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN EL PORFIRIATO.
Las preocupaciones de Ignacio Ramírez «El Nigromante», de Ponciano
Arriaga e, inclusive, del entonces joven jurista Ignacio L. Vallarta en el sentido
de poner de manifiesto en el Constituyente de 1856 la cuestión social cayeron
en terreno poco propicio. Tan poco propicio como la Constitución misma,
combatida a los tres años de su nacimiento por el mismo presidente de la
República que la había promulgado, Ignacio Comonfort. La frase que acabó
con las esperanzas sociales alimentadas con el encendido discurso de «El
Nigromante» fue el famoso «aún no es tiempo», algo que en los actuales
parecería sustituido por el muy neoliberal de «ya no es tiempo».
Muchos años tuvieron que transcurrir, exactamente sesenta, para que el
Derecho del trabajo alcanzara en México la máxima expresión de su
reconocimiento constitucional. Pero antes de que eso sucediera seguramente
las influencias europeas, tan de moda en el Porfiriato, inspiraron el pensamiento
de juristas al servicio de gobernadores con estilo. El 30 de abril de 1904 el
del Estado de México, Vicente Villada, puso en vigor una ley sobre accidentes
de trabajo que merecidamente llevó su nombre. Poco más de dos años después,
el 9 de noviembre de 1906, Bernardo Reyes, general y gobernador en el
Estado de Nuevo León, hizo lo propio. En ambos casos se siguió el modelo de
una ley belga de 24 de diciembre de 1903, promulgada por Leopoldo II.
La ley neoleonesa inspiraría después, ya en plena Revolución, a otra ley
semejante para el Estado de Chihuahua, de 29 de julio de 1913 y sirvió también
de inspiración para la Ley del trabajo del Estado de Coahuila, de 1916.
El Derecho del trabajo, sin embargo, no tenía ni tuvo a partir de esas
leyes, personalidad especial. Se aplicaban a las relaciones de servicio las
disposiciones del Código civil de 1884, absolutamente inspiradas en el
liberalismo del Código francés de 1804 y en el Proyecto español de Florencio
García Goyena y no pasaba por la mente de nadie, ni en organismos académicos
ni legislativos que pudiera concebirse una manera diferente de hacerlo.
2. EL IMPULSO POLÍTICO DE LOS FLORES MAGÓN Y SU GRUPO.2. EL IMPULSO POLÍTICO DE LOS FLORES MAGÓN Y SU GRUPO.
2. EL IMPULSO POLÍTICO DE LOS FLORES MAGÓN Y SU GRUPO.2. EL IMPULSO POLÍTICO DE LOS FLORES MAGÓN Y SU GRUPO.
2. EL IMPULSO POLÍTICO DE LOS FLORES MAGÓN Y SU GRUPO.
El pensamiento social antes de la Revolución tuvo en México un
324
Néstor De Buen
desarrollo evidentemente anarquista, influido por las corrientes dominantes
en Cataluña a donde había llegado el enviado de Bakunin, Giuseppe Fanelli y
que desembarcaron en nuestro país seguramente a través de los puertos del
Golfo para arraigar en un grupo reducido y reprimido que tuvo que emigrar a
los Estados Unidos de Norteamérica donde fundó el Partido Liberal.
Ricardo y Enrique Flores Magón, Juan Sarabia, Antonio I. Villarreal, Librado
Rivera, Manuel Sarabia y Rosalío Bustamante le dieron a la Revolución, unos
cuantos años antes de que se iniciara, el sentido social. El 1o. de julio de 1906
lanzarían el Programa de su Partido, en la ciudad de Saint Louis, en el Estado
de Missouri, Estados Unidos de Norteamérica que contenía un capítulo especial
denominado «Capital y trabajo». Evidentemente inspirado por la Declaración
de principios de la Segunda Internacional (Paris, 1889), proponía la jornada
de ocho horas, la reglamentación del servicio doméstico, protección a los
destajistas, prohibición del empleo de menores de catorce años, obligación
empresarial de establecer buenas condiciones de seguridad e higiene,
alojamiento adecuado a los trabajadores rurales, pago de indemnizaciones
por accidentes de trabajo, anulación de las deudas de los jornaleros del campo
con sus patrones, pago del salario en dinero efectivo y, entre otras cosas,
preferencia de empleo para los mexicanos sobre los extranjeros y descanso
semanal.
La influencia del Plan de Saint Louis fue notable en la Revolución
mexicana. En parte por su divulgación en «Regeneración», periódico publicado
entre 1900 y 1918 y en parte también por la presencia activa de representantes
del grupo magonista en los cuadros de mando de las fuerzas revolucionarias
entre los cuales destaca el nombre del michoacano Francisco J. Mújica. La
huelga de Cananea (1906) obedecería a la inspiración del magonismo y allí
aparecieron el reclamo de la jornada máxima de ocho horas y la preferencia
en la contratación de mexicanos para los que se exigió entonces la igualdad
de condiciones de trabajo con los extranjeros. Y nadie puede dudar de su
presencia evidente en las discusiones del Constituyente que dieron origen al
art. 123.
3. LA INEFICACIA DE MADERO.3. LA INEFICACIA DE MADERO.
3. LA INEFICACIA DE MADERO.3. LA INEFICACIA DE MADERO.
3. LA INEFICACIA DE MADERO.
El Plan de San Luis (5 de octubre de 1910), en ese caso San Luis Potosí,
que dio contenido ideológico a la etapa primera de la Revolución, no contenía
ninguna plataforma social. No es raro que así haya sido ya que Madero, por
herencia y por vocación, era un hombre de la alta burguesía. Se ocupó sólo de
la política y tuvo la curiosa característica de que convocó a una revolución, con
día y hora. En el punto 7o., aunque hoy nos parezca increíble, diría que «El día
20 del mes de noviembre, de las seis de la tarde en adelante, todos los
325
El desarrollo del Derecho del Trabajo y su decadencia
ciudadanos de la República tomarán las armas para arrojar del Poder a las
autoridades que actualmente gobiernan. (Los pueblos que estén retirados de
las vías de comunicación, lo harán desde la víspera)».
La puntualidad revolucionaria le costaría la vida a los hermanos Serdán,
representantes en Puebla del maderismo, que tuvieron que adelantar
acontecimientos como también lo hicieron, ante semejante inocentada, las
fuerzas federales.
Madero triunfó por dos razones fundamentales. La primera, porque
luchaba contra un régimen excesivamente tiránico, dirigido ya por un dictador
físicamente decadente como también lo era el sistema que había impuesto.
Algo parecido ocurre en estos tiempos. La segunda, porque junto a Madero
surgieron las figuras más puras de la Revolución: Emiliano Zapata y Francisco
Villa. Pero el problema de Madero es que quiso mantener las mismas
instituciones de su predecesor y, para remate, ya presidente, se convirtió en
represor de sus antiguos aliados y aliado de sus antiguos enemigos. Eso le
costó la vida.
De su tiempo sólo queda el recuerdo de la formación del Departamento
de Asuntos de Trabajo (1911), una especie de agencia de empleos y transporte
de los trabajadores, con relativa intervención conciliatoria en algunos conflictos
que no falta quien sostenga fue el origen de la actual Secretaría del Trabajo.
Es posible.
4. LOS GENERALES LEGISLADORES Y EL ANTIOBRERISMO4. LOS GENERALES LEGISLADORES Y EL ANTIOBRERISMO
4. LOS GENERALES LEGISLADORES Y EL ANTIOBRERISMO4. LOS GENERALES LEGISLADORES Y EL ANTIOBRERISMO
4. LOS GENERALES LEGISLADORES Y EL ANTIOBRERISMO
CARRANCISTA.CARRANCISTA.
CARRANCISTA.CARRANCISTA.
CARRANCISTA.
Está aún por escribirse su historia. Porque los generales de la segunda
etapa de la Revolución, a partir del inocuo Plan de Guadalupe de Carranza
(26 de marzo de 1913), no sólo se dedicaron a avanzar hacia el sur, combatiendo
contra las tropas de Huerta sino que además, muchos de ellos, ya convertidos
en gobernadores militares, dictaron leyes de trabajo, obra y gracia de juristas
desconocidos, al menos desconocidos por quien esto escribe, que evidenciaban
la notable influencia de los magonistas.
Me cito a mí mismo:
El día 15 de agosto (de 1914), victorioso Alvaro Obregón entra en la ciudad de
México. Venustiano Carranza lo hará cinco días después. Pues bien, el 23 de agosto
del mismo año, Alberto Fuentes D., gobernador y comandante militar del Estado de
Aguascalientes, establece el descanso semanal y la jornada de ocho horas. A su vez,
el general Eulalio Gutierrez, gobernador y comandante militar de San Luis Potosí,
mediante Decreto fechado el 15 de septiembre, instituye el salario mínimo para el

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA